Rusia desarrolla un nuevo sistema de defensa antimisiles

Mikhail Metsel / TASS
Rusia está desarrollando un escudo de defensa antimisiles, según anunció Andréi Cheburin, comandante de las Fuerzas de Defensa Aeroespacial, el pasado 23 de enero. Rusia quiere poner a punto sus sistema de defensa de misiles y para ello desarrollará un nuevo escudo.

Cheburin explicó que el sistema de defensa antimisiles lleva unos años renovándose. "Creo que en el futuro cercano nuestro país contará con un sistema de defensa de misiles ultramoderno", explica.

En 2012 se anunció que el sistema A-135 iba a actualizarse completamente. Entonces, el jefe de las Fuerzas de Misiles Estratégicas, el coronel retirado Víktor Yesin, declaró que los misiles se estaban reemplazando por otros nuevo y que se iba a mejorar su diseño. También explicó que el resto de los elementos del sistema, incluyendo la renovación de los componentes de detección y seguimiento.

Los misiles utilizarán silos misilísticos actualmente en desuso, añadió.

La amenaza de una expansión de escudo de defensa de los EE UU en los últimos dos años ha provocado que Rusia agilice su trabajo para desarrollar un escudo antimisiles propio. El nuevo sistema reemplazaría al A-135 y se llamará A-235. Cuenta con dos componentes: el sistema RTT-181M, que es el propio A-235 y el avión Samolyot-M, que incluye el diseño de nuevas cabezas de misiles para los equipos antibalísticos. El trabajo avanza en secreto, por lo que se conocen muy pocos detalles. 

Según la información conocida, el nuevo sistema incluirá una versión actualizada de los receptores radar Don-2NP y las unidades de transición serán pronto reemplazadas por radares Don-2M. RTI Systems realizó el trabajo de puesta a punto en 2009. Los centros de control recibirán una nueva supercomputadora Elbrus-3M, que sustituirá a la desactualizada Elbrus-2. Se espera que este sistema se utilice con el sistema de aviso temprano, el Taiga, que actualmente está en fase de desarrollo.

El A-235 contará con diferentes tipos de misiles: de medio alcance, basado en el 51T6 y capaz de destruir objetivos a 1.500 km y hasta 800.000 m de altura; de medio alcance, una actualización del 58R6, diseñado para alcanzar objetivos a una distancia de hasta 1.000 km y 120.000 m de altura; y de corto alcance, el 53T6M o 45T6 (en base al 53T6), con un rango de actuación de 350 km y un techo de altura de 40.000-50.000 m.

Lo más probable es que los misiles de largo alcance estén equipados con cabezas nucleares, mientras que el resto contará con cabezas de energía cinética. En agosto de 2012, durante el comienzo de las pruebas de los nuevos misiles para el A-235, se anunció el sistema Samolyot-M.

El actual escudo anitimisiles de Rusia, en funcionamiento desde 1971 y que forma parte del sistema de defensa de Moscú y la región central, cuenta con un radar 5N20 Don-2N, dos computadoras 5K80 y centros de control equipados con los sistemas Elbrus y Zarya y conectados a los satélites de alerta temprana Oko y Oko-1, así como a los sistemas de defensa antimisiles de largo alcance 32 51T6 y 68 53T6, de corto alcance.

El 51T6 (A-925) Azov (que según los códigos de la OTAN se llama SH-11/ABM-4 GORGON es capaz de abatir objetivos situados fuera de la atmósfera. Desafortunadamente se retiró del servicio en 2002- 2003 ya que había expirado su tiempo de vida útil. Sin embargo, se mantienen los silos misilíticos y se podrían utilizar para nuevos misiles de defensa antimisiles. Los 53T6 (PRS-1) de corto alcance, sigue en servicio.

 

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pinche en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.