La pistola del servicio de seguridad de Putin

Sergey Mamontov/RIA Novosti
El Ejército ruso podría adquirir próximamente una modificación de la legendaria pistola semisecreta SPS.

El ejército ruso pronto recibirá una nueva pistola en sustitución de los modelos PM (Makárov) y la PYA (Yariguin). El nuevo modelo ha sido diseñado en el Centro de Investigación y Desarrollo de Ingeniería de Precisión, según un comunicado del propio centro.

Aunque no se ha citado el modelo de la pistola, podría tratarse de una modificación de la pistola más mortífera y compacta de la historia, la SPS (pistola semiautomática Serdiukov).

Por sus características de combate, la SPS se considera una de las mejores pistolas contemporáneas diseñadas desde cero. Solo los expertos en armas conocen este ejemplar, aunque en realidad no es un arma secreta.

Las pistolas Serdiuk (cuyo nombre se debe a su desarrollador, Anatoli Serdiukov, exministro de Defensa de Rusia) forman parte del equipamiento del Servicio Federal de Protección de Rusia (FSO, por sus siglas en ruso), que acompaña al presidente Vladímir Putin en sus viajes oficiales por todo el mundo.

La fuerza mortífera de esta compacta arma es tal, que se prohibió su introducción en EE UU. La administración estadounidense solo permitió a los guardias de seguridad del presidente ruso llevar un arma de servicio menos potente.

Características técnicas

Calibre: 9 mm
Munición: 9 х 21 mm SP-10   o   9 х 21 mm SP-11,   o   9 х 21 mm SP-12   o   9 х 21 mm SP-13
Peso: 0,995 kg (descargada)
Longitud: 225 mm
Longitud del cañón: 120 mm
Alcance: 200 metros
Cargador: desmontable, con capacidad para 18 balas.

La SPS soporta condiciones climáticas extremas, como las temperaturas árticas de -50 ºC o el calor extenuante del desierto. Un tirador medio puede obtener unos resultados muy precisos disparando con esta arma, que tiene una variación de 6,5 cm a una distancia de 25 metros y de 32 cm a 100 metros.

En los agitados años 90, década que se caracterizó por el auge de la delincuencia en Rusia, se dotó a los cuerpos de policía del país eslavo con la Serdiukov. Los delincuentes solían llevar entonces chalecos antibalas, por lo que se hizo necesaria un arma capaz de abatir a personas dotadas con este tipo de protección.

Una SPS cargada con la munición diseñada especialmente para ella (las balas SP10) puede atravesar un chaleco antibalas con una protección de titanio de 1,4 mm y 30 capas de kevlar, o bien con chapas de acero de hasta 4 mm.

La SPS se somete a mejoras constantemente: en agosto de 2012, se presentó una nueva modificación bautizada como SR1MP. Este modelo se caracteriza por la presencia de ranuras laterales en la parte delantera y adaptadores Picatinny, un mecanismo que permite instalar en el arma varias miras colimadoras, indicadores láser y luces tácticas. Además, al modelo DR1MP también se le puede instalar un silenciador.

Las fuerzas armadas rusas aún no han adquirido esta pistola, que se fabrica en la planta Mayak solo para las unidades de élite del FSB y otros cuerpos de seguridad estatal, ya que estas no necesitan grandes partidas de armamento.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies