Jugar al escondite: 5 métodos para camuflar equipos militares

Maqueta de un lanzador 5P85TM en un simitrailer en la Exposición Internacional del Ejército de Tierra.

Maqueta de un lanzador 5P85TM en un simitrailer en la Exposición Internacional del Ejército de Tierra.

Marina Lystseva / TASS
El camuflaje del equipo militar permite que éste llegue a la batalla con pérdidas mínimas. Incluso si el adversario cuenta con los medios de inteligencia militar más avanzados, un uso creativo del camuflaje de armamento lo confundirá y hará que resulte más difícil localizar el equipo, fijarlo como blanco y destruirlo. RBTH explica cómo ocultan los rusos los sistemas de lanzamiento de misiles y las baterías antiaéreas estratégicas en el campo de batalla.

Pintura

La pintura de enmascaramiento, es decir, el famoso camuflaje, es uno de los métodos más extendidos para ocultar temporalmente a los ojos del enemigo la maquinaria que se encuentra a cubierto.

Al cambiar el color de un objeto, se reduce su capacidad de ser detectado y se distorsiona su aspecto. La maquinaria, como un camaleón, se mimetiza con el entorno.

Tanque T-90. Fuente: Valdímir Astapkovich / Ria Novosti

Es por este motivo que la mayoría de tanques T-72 rusos tienen un color marrón verdoso, predominante en las zonas centrales del país, mientras que el T-90, probado en Perú en 2013, fue dotado especialmente de un camuflaje gris amarillento para el desierto y la estepa.

Envolver en una red

Un método mucho más rápido y menos costoso, aunque no siempre conveniente, consiste simplemente en lanzar sobre el equipo una cobertura de camuflaje en forma de red, con cintas trenzadas de una película de polietileno coloreada.

Fuente: Aleksander Krizhev / Ria Novosti

El color depende del terreno en el que se desarrollen las acciones militares: del blanco “ártico” al marrón. Las propiedades de este tipo de red se conservan incluso a temperaturas extremas. Las redes de camuflaje resisten el fuego, la humedad, el moho y los rayos solares directos.

Sin embargo, tienen un serio inconveniente: sólo protegen el equipo contra la detección óptica por parte del enemigo. La cámara fotográfica de un drone espía no detectaría nada sospechoso, pero si éste estuviera equipado, por ejemplo, con un visor térmico, detectaría sin problemas los tanques o sistemas de misiles ocultos (ya que sus motores y componentes pueden tener una temperatura mayor que la del entorno).

Cortina de humo

Para que el enemigo no pueda averiguar dónde se sitúa la maquinaria militar, las cortinas de humo deben sobrepasar en varias veces las dimensiones de los objetos camuflados. Como resultado, la maquinaria se oculta en una gran nube.

Fuente: Artiom Zhiteniov / Ria Novosti

Las cortinas de aerosoles (así llaman al camuflaje mediante humo) se combinan de forma ideal con el camuflaje del equipo mediante pintura o redes.

Sin embargo, como método de enmascaramiento son volubles y poco fiables, ya que solo es posible con una baja velocidad del viento y con tiempo claro y seco. Cuanto mayor sea la velocidad del viento, más rápidamente se disipa la cortina, y el humo penetra a una menor profundidad. No obstante, una ausencia total de viento tampoco es deseable. Por otro lado, la lluvia fuerte disipa completamente la cortina de humo, sin dejar ni rastro del camuflaje.

Maquetas hinchables

Son más seguras que las cortinas de humo y pueden confundir al enemigo de forma mucho más efectiva. Tan solo hacen falta unos minutos para preparar un tanque, avión o sistema antiaéreo hinchable.

Desde el aire es imposible distinguirlos de sus “parientes” metálicos. Las maquetas constan de una carcasa cubierta por una envoltura hermética. Cada una está dotada de imitadores térmicos y de radiolocalización, así como unidades de alimentación y ventiladores.

La masa de cada maqueta, dependiendo de su clase, puede estar entre los 30 y los 100 kilos. Las maquetas pueden ser transportadas tanto por vehículos terrestres como por transporte aéreo o marítimo, y algunos modelos caben fácilmente en una simple mochila de mano. El Ministerio de Defensa planea adquirir maquetas hinchables en el marco del programa estatal de armamento diseñado hasta 2020. Para ello se ha incluido el punto “adquisición de maquinaria de camuflaje e imitación”.

Imitación

En la exposición “Días de Innovación” del Ministerio de Defensa, que tuvo lugar los pasado 5 y 6 de octubre, se hizo público que, para el camuflaje de los sistemas de misiles estratégicos Yars, se está creando un método totalmente nuevo de cobertura.

Mediante láseres especiales, se crearán hologramas enormes que simularán sistemas de lanzamiento. Además, según sus creadores, este efecto visual permitirá confundir al enemigo mostrándole las baterías antiaéreas allí donde en realidad no se encuentran, y camuflando los propios sistemas de misiles con el fondo del entorno o simulando que se trata de objetos de otro tipo. Por ahora no hay datos sobre la incorporación de hologramas a las tropas.

 

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.