Todo a punto para el nuevo satélite ruso con baterías solares

El aparato podrá utilizarse en la región del Ártico.

El aparato podrá utilizarse en la región del Ártico.

servicio de prensa
El primer satélite atmosférico ruso con baterías solares Sová ha terminado con éxito su primer vuelo de 50 horas. Este aparato podría utilizarse para controlar la región del Ártico.

El nuevo satélite Sová con baterías solares podría llevar a cabo un seguimiento prolongado en tiempo real de las regiones septentrionales, en primer lugar de la región del Ártico, según informan sus desarrolladores.

Estas funciones suelen desempeñarlas satélites espaciales en la órbita cercana a la Tierra. Sin embargo, un satélite atmosférico podría cumplir esta misión de forma más eficaz y con menos costes que los satélites artificiales de la Tierra, las aeronaves pilotadas o los drones que consumen combustible.

El primer prototipo está equipado con paneles solares y baterías. Pesa solo 12 kg y está fabricado con materiales de fibra de carbono. Las pruebas de vuelo del satélite han durado dos jornadas y han confirmado que sus soluciones técnicas funcionan correctamente.

El proyecto lo realiza el Fondo de Investigaciones Estratégicas, el análogo ruso de la agencia estadounidense DARPA, responsable de proyectos de innovación para las fuerzas armadas de EE UU. El desarrollador es la empresa Tiber, fabricante de sistemas de control para drones.