Los múltiples y beneficiosos usos de la radiación

Puma Punku, un conjunto de estructuras megalíticas situado a 72 km de La Paz, cerca de la orilla oriental del lago Titicaca.

Puma Punku, un conjunto de estructuras megalíticas situado a 72 km de La Paz, cerca de la orilla oriental del lago Titicaca.

Brattarb / wikipedia
Además de la energía se utiliza para la potabilidad del agua, para la exploración espacial o para la arqueología.

La humanidad ha logrado dominar la radiación y utilizar en su beneficio las propiedades de la radioactividad. Se suele pensar que el principal ámbito de uso de las fuerzas que se encierran en el núcleo del átomo es la energía nuclear.

A grandes rasgos una central nuclear funciona de la siguiente manera. El calor que desprende la división de un átomo de uranio convierte el agua en vapor, que entra en una turbina y un generador transforma en energía eléctrica, tan necesaria para la industria y la vida cotidiana. Así funciona a grandes rasgos cualquier central nuclear.

Pero el uso de las propiedades de la radiación no se limita al ámbito energético: existe toda una serie de ámbitos en los que no se puede prescindir de ellas. La exploración del espacio, la agricultura, la arqueología, el estudio de los procesos químicos y biológicos son solo algunos puntos de la larga lista de cuestiones en los que las propiedades de la radiación son esenciales.

Como es sabido, Bolivia es uno de los principales centros arqueológicos del mundo. Científicos de todo el mundo investigan en este país civilizaciones antiguas. Uno de los edificios antiguos de mayor belleza de Bolivia es Puma Punku, un conjunto de estructuras megalíticas situado a 72 km de La Paz, cerca de la orilla oriental del lago Titicaca.

Los investigadores tratan de esclarecer para qué fue construido y gracias a las propiedades de la radiación algunos secretos del Puma Punku ya han sido aclarados. Desde su descubrimiento los científicos han tratado de determinar su antigüedad. El análisis por medio del radiocarbono de la capa inferior del suelo han permitido datar  las primeras obras de construcción en la zona entre el 535 y el 600 d.C.

La datación por radiocarbono, inventada en 1946, se utiliza actualmente en todo el mundo y permite determinar la edad de los restos biológicos a través de la medición de la cantidad del isótopo radioactivo carbono-14. No solo es un método absolutamente seguro para determinar la antigüedad de los objetos, sino que también es el más eficaz, ya que se basa en las propiedades naturales de la radiación.

Además, con su ayuda se pueden descubrir obras de arte falsificadas. Supongamos que alguien le vende un valioso objeto antiguo que data del siglo XVII. Si tiene dudas, puede solicitar una prueba de datación por carbono-14 y el objeto será analizado en un laboratorio que establecerá la fecha en la que se creó.

Radiación para salvar una momia

En Egipto se salvó una momia del faraón Ramsés II con la ayuda de la radiación. En 1974 en el museo nacional de El Cairo, donde se conserva la momia, descubrieron que esta se estaba deteriorando.

 Jorge Royan / Wikipedia Jorge Royan / Wikipedia

Para evitar el desastre la trasladaron con carácter de urgencia a Francia, con un pasaporte egipcio. El ciudadano egipcio, de profesión faraón (fallecido), fue recibido solemnemente en el aeropuerto de París con música y honores. Un examen del paciente descubrió que estaba infestado de bacterias y hongos de todo tipo. El tratamiento de la momia con infiltración de rayos gamma permitió destruir todos los microorganismos peligrosos y conservar la momia intacta. Es perfectamente posible que en Bolivia sea necesario en algún momento salvar una de sus innumerables antigüedades con la ayuda de las tecnologías de radiación. Y es que estas no solo son seguras, sino que ejercen un efecto 100 % positivo.

Radiación y potabilidad del agua

En 2010 el presidente de Bolivia, Evo Morales, propuso a la comunidad mundial declarar el acceso al agua como uno de los derechos fundamentales. Hoy en día, según distintas fuentes, al menos 1.000 millones de personas en todo el planeta no tienen agua potable a su alcance. En los países de Latinoamérica y la cuenta del Caribe son 85 millones de personas. Cada año mueren en el mundo varios millones de personas por culpa de la contaminación y la falta de agua.

¿Qué puede haber en el agua natural no contaminada con sustancias perjudiciales que sea peligroso? Puede haber microorganismos y productos de la vida cotidiana. Para que el agua sea potable hay que limpiarla de microbios que causan el desarrollo de varias enfermedades. El método más extendido es el uso de cloro, pero existe también otro método que permite evitar el uso de agentes químicos: la radiación.

Las reacciones químicas que fluyen en el agua irradiada provocan la descomposición de sustancias orgánicas perjudiciales y la muerte de microbios. Además se incrementa su transparencia, se mejora su sabor y lo más importante: se desinfecta el agua. Durante el tratamiento no se forma en el agua ninguna sustancia radioactiva y tras él no queda ninguna sustancia tóxica (del mismo modo que tras la cloración). El uso correcto de la radiación puede salvar la vida de la gente, por lo que el interés por las tecnologías de radiación está en auge en todo el mundo.

Contenido patrocinado