Ofensiva saudí para hacerse con el mercado de petróleo europeo

Protesta por las extracciones de petróleo en el Ártico.

Protesta por las extracciones de petróleo en el Ártico.

Reuters
El país árabe incrementa sus ventas en el Viejo Continente con precios más baratos. ¿Hasta qué punto supone esto una amenaza para Rusia?

Las refinerías de petróleo europeas han comenzado a comprar cada vez más petróleo a Arabia Saudí, informa el periódico online ruso Gazeta.ru citando a fuentes en el sector petrolero. Según la agencia Reuters, durante los últimos meses la compañía estadounidense Exxon, la británico-holandesa Shell, la francesa Total y la italiana Eni han incrementado las compras de petróleo saudí en sus fábricas de Europa Occidental y en el Mediterráneo.

Ígor Sechin, director de la principal petrolera rusa, Rosneft, también declaraba el 13 de octubre que Arabia Saudí había comenzado a vender petróleo en Polonia, y añadía que lo hacía a unos precios de dumping.

Por ahora, los especialistas se muestran cautelosos a la hora de valorar esta tendencia. “El petróleo de Arabia Saudí ya tenía presencia en el mercado europeo. En 2010 Europa compró cerca del 10 % de la exportación de petróleo saudí, cerca de 30 millones de toneladas”, opina Alexander Pásechnik, jefe de la dirección analítica del Fondo Nacional de Seguridad Energética (FNEB por sus siglas en ruso).

Sin embargo, según el experto, es posible que se trate de la aparición de un nuevo corredor logístico y no de un nuevo reparto del mercado. “El puerto polaco de Gdansk ha comenzado a recibir partidas de petróleo procedentes de Arabia Saudí. Es posible que esto entrañe la posibilidad de un aumento de la cooperación y, como consecuencia, de determinados riesgos para Rusia”, comenta el experto.

Los expertos entrevistados por RBTH consideran que la expansión al mercado europeo es una de las medidas más lógicas para Arabia Saudí, ya que los países productores de petróleo de la OPEP no tienen previsto reducir su volumen de extracción. “En lugar de saturar los mercados de compradores con los que ya cuentan, resulta bastante más fácil ampliar sus horizontes”, explica Yuri Prokudin, analista del portal Fx Bazooka.

Otra posible causa es la entrada inminente de Irán en el mercado mundial del petróleo. “En cuanto las sanciones a Teherán se retiren, el petróleo iraní comenzará a entrar en el mercado europeo. No debemos descartar la posibilidad de que Arabia Saudí haya decidido reforzar sus posiciones en Europa por esta razón”, comenta Alexander Pásechnik.

Todavía no se conocen las condiciones exactas del suministro de petróleo, aunque podemos hacernos una idea partiendo de la situación actual del mercado y del hecho de que un barril de petróleo de Arabia Saudí cuesta a los compradores europeos 48 o 49 dólares, es decir, 4 o 5 dólares más barato que el barril de la marca Urals”, comenta Yuri Prokudin, quien añade también que Arabia Saudí podría ofrecer incluso un descuento adicional de entre 0,5 y 1 dólares.

En la actualidad, Rusia satisface alrededor de un 25 % de la demanda europea de petróleo. Este año, este volumen se ha incrementado en más de un 5,5 %, alcanzando los 97,6 millones de toneladas. Según estimaciones de Yuri Prokudin, a lo largo del año que viene Rusia podría perder un tercio de este volumen.

Sin embargo, Alexander Pásechnik opina que el incremento del suministro saudí no es tanto una amenaza real como una señal de alarma para Rusia. “Para que las refinerías europeas reorienten sus compras hacia el petróleo de Arabia Saudí necesitarían una inversión en sus instalaciones de producción y un cambio en sus cadenas logísticas, y esto conllevaría unos costes adicionales. Ni siquiera unos precios más bajos del petróleo podrían compensar la inversión necesaria”, señala el analista del FNEB.

¿Cuáles son los escenarios posibles para Rusia?

Si Rusia empieza a ver mermada su participación en el mercado petrolero europeo, en teoría los volúmenes perdidos podrían compensarse con el suministro a China, ya que según los pronósticos, el volumen de las ventas a este país crecerán en un 3,2 % al año.

De todos modos, existe el riesgo de que Rusia se encuentre con un problema de inversión insuficiente a largo plazo en la industria y se produzca una reducción en la extracción del petróleo. Este sería uno de los escenarios que prevé el Ministerio de Energía de Rusia.

La caída de la extracción amenazaría las garantías de cubrir la demanda asiática. “Además, nuestros socios asiáticos todavía no están preparados desde el punto de vista tecnológico para hacer frente a un gran consumo de petróleo ruso –señala Alexander Pásechnik- por esta razón, el mercado europeo sigue siendo muy importante para Rusia”.

 

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies