Hallan misteriosa capa de oxígeno en el manto terrestre

La concentración supera a la de la atmósfera en ochos veces

La concentración supera a la de la atmósfera en ochos veces

Shutterstock / Legion-Media
Un grupo internacional de científicos que incluye a físicos y geólogos de Rusia, EE UU, Alemania y Francia, anunció a principios de febrero el descubrimiento de una capa previamente desconocida en el manto de la Tierra. Según sus estimaciones, en la capa hay entre ocho y diez veces más oxígeno que en la atmósfera.

“Fue una gran sorpresa para nosotros y aún no sabemos qué está pasando con estos 'ríos de oxígeno' en las entrañas del planeta”, dijo Elena Bíkova, miembro del grupo de investigación. Opinan además que los ríos del oxígeno pueden oxidar las rocas así como subir a las capas más altas del manto.

Los científicos han encontrado una gran concentración de oxígeno en las entrañas de la Tierra al observar las reacciones de varios tipos de óxido de hierro, uno de los componentes principales de las rocas profundas.

¿De dónde viene el oxígeno del manto? “Como se sabe, el oxígeno que todos necesitamos para vivir, se produce durante el proceso de fotosíntesis de las plantas”, explica a RBTH Inokenti Kantor, investigador del Departamento de Física en la Universidad Técnica de Dinamarca.

“Hace unos mil millones de años, cuando la Tierra estaba cubierta por el océano, el agua estaba llena de compuestos de hierro reducido. Cuando la fotosíntesis empezó a desarrollarse, el oxígeno se liberó a la atmósfera y de inmediato entró en reacción con el hierro reducido. Así en el fondo del océano aparecieron depósitos de hierro oxidado. En otras palabras, óxido.”

Según Kantor, muchos de estos “yacimientos” se formaron hace aproximadamente 2.000 millones de años, cuando en la atmósfera de la Tierra apareció el oxígeno libre. Los depósitos tenían unos cientos metros de espesor y cientos de millas de largo. Más tarde, lentamente se hundieron en las profundidades de la Tierra, hasta el manto.

“Luego una parte salió a la superficie como, por ejemplo, la conocida anomalía magnética de Kursk, la cuenca con los mayores yacimientos de hierro del mundo. Sin embargo, la mayoría de ellos quedó atrapada para siempre en las profundidades de la Tierra”, explica Kantor.

Lea más:

Científico ruso se somete un experimento para vivir 140 años

La bacteria Bacillus F prolonga la vida, aunque se estudia su viabilidad

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.