El Moscovio busca su lugar en la tabla periódica

Reactor nuclear en el centro de investigación de Dubná.

Reactor nuclear en el centro de investigación de Dubná.

Boris Babanov / RIA Novosti
La Unión Internacional de Química Pura y Aplicada podría reconocer el nuevo elemento número 115 de la tabla periódica de Mendeléiev, descubierto por científicos rusos, antes de finales de año.

Científicos del Instituto Central de Investigaciones Nucleares (ICIN), situado en la ciudad de Dubná, cerca de Moscú, consideran que el descubrimiento del elemento 115 de la tabla periódica de Mendeléiev podría ser reconocido oficialmente antes del final de este año. La Unión Internacional de Química Pura y Aplicada está estudiando la solicitud.

 

Si se reconoce el descubrimiento, los investigadores podrán dar nombre al elemento. Según informan a RBTH en el ICIN, este podría llamarse “Moscovio”, en honor a la capital de Rusia. “Es uno de los nombres posibles, - aclara a RBTH Andréi Popekó, director adjunto del Laboratorio de Reacciones Nucleares del ICIN. El primer trabajo dedicado al descubrimiento se publicó en 2004. – La investigación tuvo que ser repetida por otros científicos: nuestros resultados fueron comprobados en Alemania y los EE UU, de modo que cumplimos con todos los requisitos”.

 

El núcleo del nuevo elemento tiene 115 protones y neutrones. Se trata de una sustancia superpesada, por lo que en la tabla periódica figura entre los últimos puestos. El elemento, señala Popekó, únicamente puede conseguirse en un acelerador de partículas, y a una velocidad de apenas un átomo a la semana. “El descubrimiento de este elemento es importante para comprender los procesos que tienen lugar en el Universo”, señalaba Popekó. Según el experto, es muy probable que el elemento 115 exista en el espacio. Y, si bien en el laboratorio el elemento existe durante aproximadamente una décima de segundo, los isótopos en el Universo pueden ser de larga persistencia.

 

Los elementos artificiales pueden ayudar a la creación de un modelo más completo del núcleo del átomo. “Ningún modelo existente está completo, - aclaraba Popekó. – Para acercarnos a comprender el núcleo del átomo, debemos ir más allá de lo que ya conocemos”.

 

Además del elemento 115, los investigadores del ICIN aspiran a ser los primeros en descubrir otros tres elementos: el 118, el 117 y el 113. El último de ellos se encuentra en disputa: los científicos del centro japonés Riken Nishina se han atribuido este descubrimiento, realizado según ellos en un acelerador de partículas cerca de Tokio. Los especialistas rusos consiguieron un elemento análogo durante las pruebas para conseguir átomos del elemento 115. Sin embargo, estos por ahora no han logrado demostrar su autoría del descubrimiento debido a la falta de una explicación adecuada de la cadena de desintegración.

 

Los científicos del Centro de Investigación de Iones Pesados alemán GSI, del centro francés GANIL y de muchos otros centros también participan en la carrera para obtener los nuevos elementos de la tabla de Mendeléiev con los números del 119 al 126. Los elementos con números atómicos superiores a 92 no pueden existir en la naturaleza. Los elementos anteriores al fermio (número atómico 100) pueden obtenerse en reactores nucleares, y los más pesados se generan en aceleradores de partículas.

 

En estos momentos, los científicos de Dubná están intentando sintetizar el elemento 118. “Seguramente este será el último elemento. El proceso cada vez es más complicado y caro, aunque estamos construyendo un acelerador especial, - informa Popekó. – Por esta razón, debemos tener mucho cuidado con los nombres de los elementos”.

Lea más

 

Mendeléiev: química, vodka y un viaje en globo >>>

Logros de científicos rusos en el siglo XXI >>>

La "nueva aspirina" que se produce en Rusia >>>

 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.