Centro meteorológico espacial ruso-chino inaugurado en Beijing

Pixabay

Se ha abierto en la capital china un centro meteorológico espacial global de un consorcio ruso-chino, que operará bajo la supervisión conjunta de organizaciones de ambos países.

“Esperamos que ambas partes profundicen su cooperación en el intercambio de datos, la integración de productos y la validación de pronósticos para proporcionar productos meteorológicos espaciales más precisos y prácticos para la aviación civil en todo el mundo”, declaró Yu Zhutsun, subdirector de la Oficina Meteorológica de China.

Liu Ersue, subdirector de la Dirección General de Aviación Civil de la República Popular China, hizo hincapié en la necesidad de mejorar continuamente la capacidad de pronóstico del tiempo espacial y la calidad de los servicios ofrecidos para garantizar la protección de los intereses nacionales y el desarrollo de la industria.

El clima espacial afecta los sistemas de alta tecnología, incluido el movimiento de satélites, la seguridad de los vuelos, las comunicaciones de la aviación y la fiabilidad de la electrónica de la aviación, así como la salud humana.

El Centro de Meteorología Espacial funcionará bajo la supervisión conjunta de la Administración Meteorológica de China, la Administración de Aviación Civil de China y el Servicio Federal de Vigilancia Hidrometeorológica y Ambiental de la Federación de Rusia (Roshidromet).

La Oficina Meteorológica de China comenzó a realizar varias pruebas de clima espacial a fines de la década de 1990. En 2002, las autoridades del país aprobaron el establecimiento de un centro nacional de vigilancia del clima espacial. En 2018, China y Rusia presentaron una solicitud conjunta para establecer un centro regional de meteorología espacial, y en 2020, el consorcio ruso-chino se convirtió en el cuarto centro mundial de información sobre meteorología espacial.

LEE MÁS: Cómo los rusos tomaron Pekín a comienzos del siglo XX

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies