Rusia revela qué torpedo sustituirá al más rápido de la era soviética

Futliar

Futliar

Vladímir Galperin/Sputnik
Puede destrozar las naves enemigas más formidables, pero incluso este monstruo submarino de la Guerra Fría necesita un sustituo, que entrará en pruebas de servicio este mismo año.

A principios de los años 60, el arma submarina más rápida de su época, el torpedo Shkval (Tempestad), se unió a las filas de la marina soviética. Sin embargo, a pesar de su impresionante capacidad, la tecnología sigue avanzando, por lo que el Shkval está a punto de ser sustituido por el sistema Futliar (Vaina).

El invencible Shkval

Shkval

Al detectar un objeto submarino o de superficie, el portador del misil submarino (navío o lanzador costero) calcula su velocidad, distancia y dirección, y envía estos datos al piloto automático del torpedo.

“Notablemente, a diferencia de las armas modernas, el Shkval no tiene una cabeza de búsqueda. El torpedo simplemente ejecuta el algoritmo del piloto automático y se dirige al punto marcado por la computadora. Esto significa que ni siquiera los sistemas modernos de guerra electrónica tienen efecto sobre él, porque funciona cegando y desviando los misiles que están en su curso”, dijo a Russia Beyond Viktor Murajovski, editor en jefe de la revista Arsenal de la Patria.

Este añadió que el torpedo fue creado sobre la base de los principios físicos de vanguardia de entonces.

“Fue el primer misil submarino cavitante de alta velocidad del mundo, lo que significa que a medida que el torpedo avanza, forma una burbuja de vapor de gas a su alrededor que le permite alcanzar una velocidad de 100 m/s incluso bajo la presión del agua”, explicó el experto.

Según Murajovski, durante la Guerra Fría el torpedo Shkval se consideraba parte de la disuasión nuclear soviética, ya que una de sus versiones estaba equipada con una ojiva nuclear de 150 kg.

“A finales del siglo XX, el Shkval fue retirado de los submarinos como parte de la distensión en las relaciones internacionales. Sus características técnicas lo hacían capaz de transportar armas nucleares tácticas, por lo que los dirigentes del país decidieron retirarlo de los submarinos”, señaló Murajovski.

Sustituto de Shkval

Futliar

El Shkval será reemplazado por el sistema Futliar, que entrará en pruebas de servicio en 2020.

Exteriormente, el nuevo torpedo se asemeja a un tubo verde de 7 metros con una nariz aplanada (no muy diferente al bombardero Su-34, apodado ornitorrinco por su “pico”). Además, está equipado con aletas de cola para maniobrar bajo el agua.

Por las declaraciones de militares rusos, se sabe que el Futliar será capaz de alcanzar a buques y submarinos enemigos a una distancia de 60 km. Esta vez, el torpedo se deslizará a través del agua hacia el objetivo a una velocidad más lenta, de 65 nudos (casi 120 km/h). Aunque el Futliar es más lento que su predecesor, es más silencioso y sigiloso, lo que hace más difícil que el enemigo lo detecte y lo destruya con un antimisil.

Murajovski aclaró que el Futliar está destinado a los submarinos de tipo Boréi (Proyecto 955) y de tipo Yasén (Proyecto 885). Cada uno está equipado con compartimentos de torpedos para unas 40 o 30, respectivamente, de estas armas. Por consiguiente, cada submarino de nueva generación estará equipado con 30-40 torpedos de la clase Futliar.

LEE MÁS: Lo que se sabe de las nuevas armas rusas para submarinos nucleares

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies