Estas son las armas destinadas a proteger las costas de Rusia

Sistema de misiles costeros de Bal

Sistema de misiles costeros de Bal

Vitaly Timkiv/Sputnik
Los sistemas Bal y Bastión son escudos costeros diseñados para repeler incursiones enemigas y ataques con misiles en todo el perímetro costero del país.

Rusia planea rearmar completamente sus fuerzas costeras con nuevos sistemas de misiles Bal y Bastión para 2027. Ambos se han creado para proteger las costas del país de los posibles ataques de una armada enemiga.

La mejora de las defensas costeras de la era de 1970 es una prioridad nacional dada la inmensidad del litoral ruso (que supone casi dos terceras partes de la frontera total del país).

Para proteger un área tan enorme, los diseñadores de armas crearon una nueva  generación del sistema de defensa costera K-300 Bastión, armado con misiles supersónicos antibuque Oniks.

Bastión K-300 con misiles Oniks

Ejercicios tácticos de las fuerzas de misiles costeros de la Flota del Báltico

El sistema se ha construido con el objetivo de aniquilar escuadrones navales a un alcance de hasta 300 km, mientras que los misiles antibuque P-800 Oniks fueron diseñados para evadir los poderosos sistemas de radar instalados en los buques enemigos.

“Todas las naves están equipadas con sistemas de guerra electrónica que ciegan los misiles que se les acercan. Los datos sobre el objetivo se cargan en cuanto el cerebro de inteligencia artificial se fija en él. Posteriormente ya no se requiere realizar un rastreo vía satélite. El misil puede entonces volar hasta el objetivo de forma independiente, incluso en condiciones de guerra electrónica”, señaló el analista militar Dmitri Safónov a Russia Beyond.

Al mismo tiempo los misiles Oniks tendrán capacidad interactiva, algo que sorprenderá a las naves enemigas. Implica que  pueden intercambiar información sobre los objetivos y redirigirlos si es necesario. Cada uno de ellos se lanza a una velocidad de 2.600 km/h y cuenta con una carga de 200 kg de explosivos, suficientes como para abolir con creces la armadura de cualquier buque de guerra moderno.

Una batería Bastión cuenta con cuatro lanzadores que requieren solo cinco minutos para desplegarse. En total tiene 24 misiles Oniks, incluyendo los proyectiles de repuesto en los vehículos de carga.

En 2016, los sistemas Bastión fueron enviados a Siria, donde, según el Ministerio de Defensa. Entraron en acción y destruyeron varios objetivos terrestres.

“Rusia no tiene enemigos en las aguas sirias, por lo que se dispararon misiles con base en barcos contra objetivos terrestres para comprobar su rendimiento y recopilar datos sobre el ataque. Dado que no se recibieron instrucciones para rediseñar o actualizar los misiles, cabe suponer que todo el mundo quedó satisfecho con los resultados”, añadió el experto.

Bal

Sistema de misiles costeros de Bal

El sistema de misiles costeros de Bal es un “complemento” del Bastión. Funciona a distancias cercanas de hasta 120 km y está equipado con misiles subsónicos antibuque de baja altura X-35 con ojivas para destruir buques cuyo desplazamiento no sea superior a 5.000 toneladas.

“La principal diferencia entre los dos sistemas son sus objetivos en el mar. Mientras que Bastión fue creado para destruir enormes destructores, el Bal está destinado a proteger la costa de Rusia de las tropas de desembarco y los buques de clase corbeta”, explicó Safónov.

Una batería Bal contiene hasta cuatro lanzadores, dos puestos de mando y control, y varios cargadores con proyectiles de repuesto.

El Bal tiene 64 misiles por batería. El X-35 es un arma para todo tipo de climas capaz de funcionar a cualquier hora del día o de la noche, con lluvia o viento, y puede superar los bloqueos electrónicos.

Gracias a sus modernos sistemas de guía, el sistema Bal puede disparar hasta seis objetivos navales simultáneamente. Los misiles se pueden lanzar detrás de barreras naturales o artificiales de hasta 1 km de altura, por ejemplo, acantilados costeros o montañas. Esto significa que el sistema puede ser estacionado en un área protegida, lejos de la inteligencia enemiga.

Según el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, la Armada Rusa cuenta con más de 40 sistemas Bal, desplegados en torno a infraestructuras navales clave. En los últimos años se ha visto el rearme activo de las unidades de defensa costera en el Ártico, Crimea y el Lejano Oriente ruso con sistemas Bal.

Estas son las diez armas más poderosas que Rusia ha desplegado en el Ártico.  

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies