El escudo nuclear ruso de base terrestre será invulnerable

Vitaly Kuzmin/vitalykuzmin.net
Dentro de cinco años Rusia completará la modernización de su arsenal nuclear. Habrá silos capaces de resistir un ataque y de responder.

Rusia está rearmando sus arsenales nucleares para que en 2024 no queden misiles o vehículos obsoletos de la era soviética en sus fuerzas terrestres.

Para lograr este objetivo, el Estado asignó más de 22 billones de rublos (357.400 millones de dólares al tipo de cambio del 20 de enero de 2020) a principios de la década de 2010.

Las fuerzas armadas rusas adquirirán un complemento de misiles estratégicos intercontinentales terrestres como parte de su sistema de disuasión nuclear.

Misiles nucleares rusos

Según el sitio web Strategic Nuclear Weapons of Russia, a principios de la nueva década, Rusia había desplegado 532 vehículos estratégicos capaces de transportar hasta 2.100 ojivas nucleares (en el marco del tratado START III con EE UU).

Actualmente, en las fuerzas armadas rusas están en servicio en los siguiente misiles nucleares (datos para infografía):

- 46 misiles pesados R-36M2 (SS-18)

- 2 sistemas Avangard (UR-100NUTTKh, SS-19 Mod 4 misiles)

- 45 Sistemas móviles de carretera Tópol (SS-25)

- 60 sistemas de silos Tópol-M (SS-27)

- 18 sistemas móviles Tópol-M (SS-27)

- 135 sistemas móviles y 14 sistemas basados en silos con misiles RS-24 Yars

De estos misiles, el R-36M2 y el Tópol deben ser retirados. Serán reemplazados por los misiles Yars más recientes, que estarán ubicados en los silos de los anteriores ocupantes, así como montados en lanzadores móviles sobre ruedas y portadores Sarmat de gran potencia.

Yars

“Una característica clave del nuevo misil es la imprevisibilidad de su trayectoria de vuelo para los sistemas de defensa aérea enemigos. Yars no describe una parábola típica en su camino hacia el objetivo, sino que se retuerce como una serpiente en el espacio cercano, de modo que el enemigo no puede calcular el punto de impacto de su carga nuclear”, dijo a Russia Beyond Dmitri Safónov, exanalista militar del periódico Izvestia.

Según Safonov, los motores del misil son completamente diferentes a los de su predecesor. Los Yars no solo salen del silo a una velocidad más alta, sino que pueden cambiar continuamente la altitud, la dirección y la velocidad en las capas inferiores de la atmósfera para confundir los sistemas de defensa del enemigo.

“Otra característica importante de Yars es la presencia de seis ojivas guiadas con precisión, que pueden desprenderse en vuelo y enviar su carga útil a una 'dirección personal”, añadió Safónov.

Cada ojiva tiene un rendimiento de hasta 100 kilotones. A modo de comparación, las bombas nucleares lanzadas por los estadounidenses sobre Hiroshima y Nagasaki eran cinco veces menos potentes (cada una tenía alrededor de 20 kilotones).

Sarmat

Este misil, que pesa unas 100 toneladas y tiene un alcance de al menos 17.000 km, podrá, según sus diseñadores, volar hasta el objetivo incluso a través del Polo Sur, desde donde nadie lo espera y donde no hay sistemas de defensa antimisiles.

“Esta arma puede resistir un primer ataque del enemigo, ya que su silo está protegido contra un impacto directo de misiles. Además, los sistemas de guía están protegidos de los efectos de las ondas electromagnéticas”, comenta el analista militar de la TASS, Víktor Litovkin, a Russia Beyond.

En lugar de diez cabezas nucleares, el Sarmat estará equipado con no menos de 15 cabezas guía de precisión desmontables.

“Estas ojivas están localizadas en el interior en base al principio de la metralla. Las cargas se desprenden en el momento oportuno, dejando caer al suelo un racimo de bombas nucleares con un rendimiento de hasta 300 kilotones”, añade el experto.

La terrible ‘bomba del Zar’, 4.000 veces la potencia de Hiroshima. 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies