Así habría sido el Uliánovsk, el superportaviones soviético cancelado con la caída de la URSS

Captura de pantalla de Youtube
Casi 80.000 toneladas de desplazamiento, protegido con misiles de crucero antibuque y capaz de desplegar 70 aeronaves en combate, este leviatán rojo murió con el país que debía haber defendido.

Barcos como los portahelicópteros antisubmarinos de la clase Moskva (de la que se construyeron dos ejemplares), los cruceros de misiles con aviones de despegue vertical de la clase Kiev (uno, en servicio en la Armada india bajo el nombre de INS Vikramaditya, otro parte de un parque de atracciones chino) o los portaaviones medianos con rampa de despegue de la clase Kuznetsov (uno en servicio en Rusia, otro rebautizado como Liaoning y bajo bandera china) deberían haber sido los precursores de los primeros superportaaviones nucleares soviéticos de la clase Ulianovsk uno de los cuales comenzó a construirse a finales de los años 1980.

Un gigante con hoz y martillo

El denominado como Proyecto 1143.7 debería haber dotado a la Marina rusa de su primer portaaviones de propulsión nuclear, con unas impresionantes 75.000 toneladas de desplazamiento y unas capacidades ofensivas comparables a los portaaviones estadounidenses de la clase Nimitz. Su nombre, que originalmente iba a ser Kremlin, fue cambiado por Uliánovsk, en honor a la ciudad natal de Lenin, que a su vez lleva el apellido del líder de la revolución.

Según la web russiaflot.com este leviatán de los mares tendría 20 compartimentos estancos y varios pisos en el interior del casco, siendo el inferior dedicado a los grupos motrices y el resto al albergar almacenes, oficinas, camarotes y todos los espacios necesarios para la supervivencia del buque y su tripulación. El hangar proyectado debía almacenar 70 aeronaves (entre aviones y helicópteros).

Su sistema de propulsión habría consistido en cuatro reactores nucleares KN-3, un modelo utilizado originalmente para propulsar los enormes cruceros de combate de la clase Kirov, El Ulianovsk podría haber alcanzado fácilmente los 30 nudos mientras navegaba.

Una fortaleza flotante

Frente a las más casi 6.000 personas que suelen viajar en un portaaviones estadounidense, debían embarcarse en el Uliánovsk 2300 oficiales y marineros más los 1500 hombres encargados del grupo aéreo (pilotos, técnicos, personal de cubierta…), lo que sumaba unos 3800 hombres. Gracias a su propulsor nuclear podía estar en alta mar, sin reabastecerse, durante unos cuatro meses

Se había planeado que desde el navío operasen 20 MiG-29K (versión naval del MiG-29, caza multipropósito), 25 Su-33 (caza polivalente embarcado, basado en el Su-27), 8 Yak-44 (avión de alerta temprana), 15 Ka-27PL (helicóptero de guerra submarina) y 2 Ka-27PS (helicóptero de búsqueda y rescate).

En cuando a elementos de defensa, el buque debía estar dotado con 12 P-700 Granit SSMs y misiles Buk, 8 sistemas artilleros antimisiles CADS-N-1 CIWS, y cañones antiaéreos de proximidad 8 AK-630.

MiG-29K

Un titán sin suerte

Entre las novedades de este barco respecto a otros portaaviones soviéticos figuraba la disposición de cubierta doble angulada, y la sustitución de la cubierta de salto presente en el Kuznetsov por cuatro catapultas de vapor (dos a proa y dos en pista la angulada). Este punto sin embargo no está del todo claro, habiéndose barajado para el nuevo buque también un diseño mixto que incluiría una pista de salto en la cubierta de proa y dos catapultas en la angulada.

Su puesta en quilla tuvo lugar en noviembre de 1988 en los astilleros Nikoláiev y el barco debía haberse finalizado a mediados de los años 90. Sin embargo, la desaparición de la Unión Soviética hizo que el proyecto quedase paralizado, cuando estaba estructuralmente construido en un 40%. Fue desguazado, para el alivio de los antagonistas de Rusia, a partir de febrero de 1992.

¿Ha resucitado el Ulianovsk? Pincha aquí para leer sobre el Shtorm, el nuevo proyecto de megaportaaviones ruso.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies