Presentan en San Petersburgo la maqueta de un nuevo portaaviones ruso

Alexéi Dánichev/Sputnik

El modelo a escala de un portaaviones de última generación del proyecto 11430E Lamantín fue presentado el 10 de julio en San Petersburgo por la Oficina de Construcción del Nevá, que forma parte de la Corporación Unificada de Astilleros (OSK).

Como ha indicado la agencia información TASS, que ha tomado nota de los detalles del nuevo proyecto, el buque tiene por objeto garantizar el despliegue de un grupo aéreo con diversos aviones a bordo para atacar objetivos aéreos, terrestres y marítimos, garantizar la seguridad los grupos navales de combate o proteger a las tropas de desembarco contra ataques enemigos.

Según la agencia, el buque nuclear, de 350 metros de eslora, tendrá un desplazamiento de entre 80.000 y 90.000 toneladas. Con una autonomía de unos 120 días, podrá desarrollar una velocidad de hasta unos 30 nudos. Su vida útil se estima en 50 años.

La cubierta del navío, que podrá albergar a 2.800 tripulantes, acogerá hasta 60 aviones, incluidos cazas pesados y ligeros, helicópteros, así como aviones de detección y mando y unos 10 vehículos aéreos no tripulados.

Las informaciones preliminares indican que se espera que la construcción comience en 2023.

¿Para qué construye Rusia el mayor portaaviones del mundo? Pincha aquí para saber más sobre el tema.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies