¿Por qué Gorbachov acabó con el coche soviético más bonito?

Ekaterina Chesnokova/Sputnik
El último líder soviético, detuvo la producción del Chaika, el coche más bello del país, destruyéndose además toda la documentación técnica y equipo. El daño producido fue tan grande que todos los intentos posteriores de restablecer la producción fracasaron.

GAZ-13 en Moscú, 1974.

Entre los pocos coches de lujo de la Unión Soviética, los GAZ-13 y GAZ-14, conocidos colectivamente como los Chaika (Gaviota), eran considerados los coches más hermosos del país.

GAZ-13.

Chaika no era un nombre aleatorio para este coche. La intención al bautizarlo así era subrayar el estatus especial del vehículo. Antes de la aparición del GAZ-13 en 1959, la fábrica de automóviles de Gorki (GAZ) ya había iniciado la producción de automóviles Volga, que llevaban el nombre de uno de los principales ríos de Rusia. Así como las gaviotas siempre vuelan sobre los ríos, el GAZ-13 siempre estaría por encima del Volga en términos de prestigio, solían decir los diseñadores del coche.

El GAZ-13 se inspiró en gran medida en los modelos Packard Patrician y Packard Caribbean estadounidenses. Sin embargo, a pesar de las similitudes, el coche soviético no era una copia de los norteamericanos.

Líder soviético, Leonid Brézhnev, cerca de un Chaika, región de Moscú.

Uno de los coches Chaika, conocido como “doctor negro”, fue utilizado como vehículo ambulancia para la élite del Kremlin y sus familiares. Sin embargo, a primera vista, este coche negro se parecía más a un coche fúnebre.

GAZ-14.

Un ciudadano soviético de a pie no podía comprar un Chaika, pues no estaba en venta. Era un coche de lujo, solo al alcance de funcionarios de nivel medio. Sin embargo, el pueblo tenía la oportunidad de ver cómo era el famoso vehículo por dentro. Los coches Chaika retirados se entregaban a las oficinas de registro civil y eran muy populares entre los recién casados.

Actriz italiana Sophia Loren y actor soviético Sergó Zakariadze cerca de un coche Chaika, Moscú.

Además de a los políticos, a los famosos (artistas, escritores, atletas, etc.) también se les concedía a menudo un Chaika. Por ejemplo, uno de estos coches, de color blanco, fue regalado a la primera mujer en el espacio, Valentina Tereshkova. Era algo simbólico, ya que su código de llamada en el espacio era precisamente Chaika.

Cabina de un Chaika.

Un Chaikaperteneciente al jefe de la Iglesia ortodoxa rusa, el patriarca Pimen, fue decorado por el mismísimo Pierre Cardin. Este visitó Moscú en 1979 con motivo de una exposición de moda y conoció al patriarca. Sorprendido por el coche de Pimen, Cardin se ofreció a diseñarle el interior de la berlina. Esto, claro, con su personal estilo, dándole el color propio de un helado. 

Presentado en 1977, el GAZ-14 tenía una versión cabriolé (GAZ-14-05), que se utilizó activamente durante los desfiles de la victoria en la Plaza Roja. 

El Chaika se convirtió en el coche oficial de los embajadores soviéticos en el extranjero. Además, muchos diplomáticos extranjeros en Moscú también usaban este automóvil, a pesar de que normalmente preferían viajar en vehículos americanos y europeos.

GAZ-14 Chaika de siete plazas.

En 1988, durante la campaña de “lucha contra los privilegios” de Mijaíl Gorbachov, se ordenó a los funcionarios soviéticos que abandonaran el Chaika por el menos prestigioso Volga. La idea de Gorbachov era demostrar que la élite política soviética ya no disfrutaría de artículos de lujo, sino que sería más cercana a la gente normal. La “lucha contra los privilegios” fue demasiado lejos: no sólo se detuvo la producción del GAZ-14, sino que se destruyó toda la documentación técnica del mismo. Como resultado, la idea de reestablecer la producción del Chaika en los años 90 fracasó por completo.

Pincha aquí para ver cómo era la publicidad de los coches soviéticos en Occidente. 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies