De la ‘Muerte Negra’ a la ‘Balalaika’: récords establecidos por aviones militares soviéticos

Global Look Press
Cada uno de estas cinco aeronaves militares soviéticas supuso un hito en la historia de la aviación. Estos aparatos eran capaces de hacer cosas que antes parecían imposibles.

1. Il-2

El Iliushin Il-2 Sturmovik sigue siendo el avión militar más producido de la historia. Era  un aparato de ataque en tierra que fue diseñado a finales de la década de 1930 y producido durante la Segunda Guerra Mundial. Se fabricaron más de 36.000 ejemplares del Il-2.

La característica principal del avión es que estaba blindado. Sus homólogos, como el bombardero en picado alemán Ju 87 Stuka, sólo tenían un blindado ligero, ya que añadir armadura pesada aumentaba drásticamente el peso de cualquier avión. La solución del diseñador de aviación Serguéi Iliushin fue hacer de la armadura de acero un elemento portante del fuselaje del avión. Esto lo hizo bien defendido contra el fuego desde el suelo. El Il-2 fue apodado “tanque volador”. Los alemanes lo llamaban el “bombardero de hormigón” y la “muerte negra”. El ataque de un escuadrón de Il-2 tenía un efecto devastador y desmoralizador sobre las tropas alemanas.

Al mismo tiempo, el Il-2 era vulnerable a los ataques de aviones de combate alemanes mucho más rápidos, ya que la parte trasera de Sturmovik carecía de blindaje. Por lo tanto, durante el primer período de la guerra, cuando la Fuerza Aérea Soviética no tenía muchos cazas para escoltar a los “tanques voladores”, las pérdidas de Il-2 fueron tremendas. Se perdía un Il-2 por cada 10 misiones de combate. A partir de 1943 la situación mejoró un poco y de media, un Sturmovik sobrevivía hasta las 26 misiones.

2. MiG-15

El MiG-15, diseñado por Mikoyán-Gurévich a finales de la década de 1940, se convirtió en el avión a reacción más producido del mundo. Se fabricaron alrededor de 16.000 unidades de este modelo. 40 países lo usaron. El último en ser retirado del servicio lo hizo hace relativamente poco, en 2006 en Albania. Su periodo más exitoso lo vivió durante la guerra de Corea. En esta guerra superó a muchos jets occidentales, demostrando la eficiencia de la tecnología soviética. “No sólo es más rápido que todo lo que estamos construyendo hoy, sino que ya se está produciendo en grandes cantidades”, llegó a declarar el jefe de la Fuerza Aérea Británica sobre el rendimiento del MiG-15.

Dicen que sólo el F-86 Sabre era rival para este aparato soviético. Durante la guerra de Corea, el piloto soviético Evgueni Pepeliáiev voló en el MiG-15, convirtiéndose en el mejor piloto del conflicto. En 38 batallas aéreas destruyó más de 20 aviones, incluidos 18 Sabres. Pepeliáiev voló tres aviones MiG-15.

3. MiG-21

El MiG-21 es el avión supersónico más producido en la historia de la aviación, con  12.000 ejemplares. También ganó un récord de velocidad a principios de la década de los 60: 2.388 kilómetros por hora. Debido a sus números de producción, era barato, varias veces más que su homólogo americano F-4 Phantom. El MiG-21 fue el primer avión soviético armado principalmente con misiles.

El MiG-21 era un avión ligero que podía trepar rápidamente hacia arriba. Esto ayudó al avión a escapar de los misiles del F-4 durante la guerra de Vietnam. Fue bautizado con el nombre de “balalaika” por el parecido sobre el plano con este instrumento musical tradicional ruso. La aeronave sigue en servicio en algunos países.

4. MiG-29

Otro MiG, esta vez el MiG-29, tiene características únicas que le permiten realizar maniobras acrobáticas que otras aeronaves antes no podían hacer. En 1988, en el Farnborough Airshow, los pilotos del MiG-29 sorprendieron a los espectadores cuando realizaron una maniobra de “campana” que nadie había hecho antes en un avión a reacción. En algún momento, durante el ascenso, la velocidad de la aeronave llega a cero y mantiene una posición de parada.

Hace algún tiempo, un vídeo grabado en el Royal International Air Tattoo del Reino Unido, con un MiG-29 despegando casi verticalmente, se hizo muy popular. Dicen que mientras se probaba, a principios de la década de los 80, a los pilotos les costaba hacer que la aeronave entrara en barrena, ya que el avión dejaba por sí mismo esta peligrosa maniobra.

5. Su-27

El avión de combate supermaniobrable Sujói Su-27 fue diseñado más o menos al mismo tiempo que el MiG-29. Se fabricó para misiones de superioridad aérea y entró oficialmente en servicio en 1990. Sin embargo, ya durante las pruebas de la aeronave se establecieron algunos récords. En 1986 el piloto soviético Víktor Pugachov ascendió hasta una altura de 3.000 metros en sólo 25,4 segundos. Más tarde, el piloto llevó al Su-27 a una altura de 12.000 metros en menos de un minuto, en 58 segundos. Estos récords aún no han sido batidos.

En 1989, Pugachov realizó una maniobra complicada, la “cobra”, en el Salón Aeronáutico de Le Bourget. Después la rebautizaron con su nombre. Durante este ejercicio, el avión se mantiene sobre su cola, demostrando sus habilidades de supermaniobrabilidad. En total, se establecieron alrededor de 30 récords con el Su-27.  

¿Quieres ver fotos de los aviones más gigantescos de la historia de Rusia? Pincha aquí

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies