Empresario ruso convierte su vida en “valores bursátiles” y los vende

Getty Images
El ambicioso empresario ruso, Borís Akímov, acaba de crear un proyecto en el que vende su tiempo en forma de tokens. ¿Se trata de una nueva oportunidad de negocio o de una manera de promocionarse?

Hasta ahora Akímov era conocido por la mayoría de los rusos como el fundador de LavkaLavka, un proyecto de venta al por menor que une a granjeros y consumidores. Aunque recientemente ha decidido recaudar fondos de una criptocomunidad. En febrero, el ambicioso empresario consiguió alrededor de 16 millones en una ICO (oferta inicial de criptomonedas).

Poco después Akímov anunció la tokenización durante dos días a la semana de su tiempo personal, lo que supone 12 millones de segundos. Así creó 12 millones de tokens con el nombre “BorisAkimov” y cada uno de ellos puede ser canjeado por un segundo de su vida.

“Tengo algunas destrezas, conocimientos y experiencia, así como el tiempo en el que me dedico a ellas”, declaró Akímov. “Los propietarios de las fichas podrán recibir los beneficios de esta experiencia durante un tiempo, dependiendo de lo cuántos tokens tengan. Cuanto más competente sea mi trabajo, habrá más demanda por mis destrezas y conocimientos, y el valor de los tokens será más alto... Este enfoque de ‘libre mercado’ a mis propias capacidades era muy atractivo y representa una de las principales fuerzas de los blockchain y de las criptomonedas”.

El inventor con base en Moscú, Arkadi Moreinis, fundador de Darkside.vc, anunció recientemente en su canal de Telegram, que apoya la idea de Akímov. “Invertimos en personas, no en ideas”, afirma Moreinis. “Las ideas cambian pero la gente no puede cambiar”.

Aunque según Moreinis hay muchos riesgos. Para asegurar la eficacia de su plan, los inversores deberían controlar todos los movimientos de dinero de la personas tokenizadas, incluyendo sus cuentas en diferentes bancos, las acciones en diversas compañías y jurisdicciones. “Deberíamos tener una procedimiento sencillo para aprobar el pago de dividendos, de demandas y para obligar a pagar en caso de incumplimiento”, declaró Moreinis.

Otros miembros de la criptocomunidad son más escépticos. “En mi opinión Akímov trata de llamar la atención sobre su nuevo proyecto principal, que es un servicio de granjas”, afirma Andréi Grache, fundador de Chypsis Holding.

“¿Podría convertirse en moda la tokenización? No lo creo. Mientras que almacenar datos en blockchain en base a la ‘eficacia’ de la vida humana, como la salud, la educación, etc., es eficiente, la compra de tokens para competencias individuales no es diferente a un salario o a las pagas a un trabajador autónomo”.

Alexánder Shevtsov, director de Jury.Online, declaró a Russia Beyond que la idea de Akímov es ridícula. “No hay información sobre cómo va a calcular su tiempo”, afirmó Shevtsov, y añadió que los criptointercambios no estará recogidos en el token BorisAkimov.

“Se trata de una falta de desconocimiento absoluta del proceso económico. El tiempo libre de una persona no tiene precio”, añadió Shevtsov. Además recordó también que el tiempo, al igual que todo en el mundo, es un concepto relativo y no absoluto.

El token BorisAkimov apareció en la plataforma Waves el pasado 20 de febrero. En el momento de escribir este texto solo 41 criptoinversores han comprado una pieza al empresario ruso por un total de 0,09 BTC (869 dólares).

CriptoRublo: ¿hasta qué punto es viable la alternativa rusa a Bitcoin? Si quieres saber más, lee aquí

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies