Cómo promueve el Estado ruso el patriotismo entre los jóvenes

Vladímir Putin durante su visita al foro juvenil "Seliguer-2009". Fuente: Alekséi Nikolski / Ria Novosti

Vladímir Putin durante su visita al foro juvenil "Seliguer-2009". Fuente: Alekséi Nikolski / Ria Novosti

El el último año se han lanzado iniciativas para cantar el himno en las escuelas, pruebas deportivas basadas en los estándares soviéticos y numerosos blogs y páginas webs con un claro carácter patriótico.

Esta semana, la Cámara Pública de Rusia, organismo consultivo del Kremlin compuesto por destacadas figuras sociales, ha redactado unas recomendaciones para la promoción del patriotismo entre los jóvenes rusos mediante la popularización de la música nacional.

Según los miembros de esta cámara, en las clases de música de los colegios es necesario estudiar las obras nacionales antes que las extranjeras, y el Estado debe ampliar las retransmisiones de intérpretes rusos. La Unión de Compositores de Rusia, por su parte, ha propuesto celebrar concursos estatales de composición de nuevas canciones para todas las fiestas oficiales y popularizar las canciones militares y patrióticas de años pasados con la ayuda de remezclas y arreglos modernos.

La popularización de la música rusa no es ni mucho menos el único método propuesto para incrementar el patriotismo entre los jóvenes. A mediados de junio en la Duma Estatal se introdujo un proyecto de ley sobre la reproducción semanal del himno de Rusia en las escuelas.

En algunas regiones han ido incluso más allá: en la región de Kaluga, por ejemplo, en febrero se publicó un decreto que obliga a cantar el himno cada día antes de comenzar las clases. En mayo, el gobierno aprobó la propuesta del diputado de la Duma Estatal, Víktor Vodolatski, sobre la creación de un nuevo canal de televisión federal dirigido a la juventud y de corte patriótico.

También se está dedicando una especial atención a la educación patriótica militar y a la promoción de un estilo de vida saludable. En 2014 en Rusia se recuperó el antiguo sistema soviético GTO (según las siglas en ruso, “Preparación para el Trabajo y la Defensa”), que contempla un gran número de pruebas deportivas entre los ciudadanos de todas las edades.

El psicólogo Pável Ponomariov ha valorado positivamente el uso de la experiencia soviética en la educación patriótica. “Para este tipo de educación es muy útil la imagen del héroe, - explica este a RBTH. – Durante la Unión Soviética existía un armonioso sistema educativo por el que una persona era acompañada desde la infancia, y en cada etapa de su vida le hablaban de las personas que habían destacado y debían servirle de ejemplo. Ahora no existe un sistema unificado de educación patriótica”. 

El programa del patriotismo

Esta primavera, el Ministerio de Educación ha desarrollado un programa titulado “La educación patriótica de los ciudadanos de la Federación Rusa para los años 2016-2020”.

Según los autores del documento, la situación geopolítica ha creado la necesidad de trabajar para el desarrollo del patriotismo. El programa planea ampliar la cooperación entre las instituciones educativas y las unidades militares durante los próximos cuatro años, así como reforzar la “campaña informativa para popularizar el amor a la Patria”.

Se ha propuesto crear en internet más páginas y blogs que difundan este espíritu patriótico. Los creadores del programa también intentan acercar el ejército a los jóvenes.

Se espera que hacia el año 2020 el número de rusos que se enorgullece de su país se incremente en un 8 %, mientras que el número de ciudadanos dispuestos a servir voluntariamente en el ejército debería crecer en un 10 %.

Nikolái Svanidze, historiador y presentador de televisión, ha criticado esta visión de la educación patriótica. “No es posible ponerse el objetivo de incrementar el número de personas orgullosas de la Patria en un tanto por cien. No estamos hablando de índices del sector industrial”, declara Svanidze a RBTH.

Asegura que la herramienta principal para la popularización de Rusia entre sus ciudadanos debe ser el aumento de la calidad de vida: “Podemos cantar el himno cada día, pero sólo esto no ayudará a educar en el patriotismo. Si los jóvenes son conscientes de que en Rusia les espera un futuro digno y más posibilidades, entonces está claro que amarán a su país. Si no, se irán al extranjero”. Svanidze está convencido de que en este proceso “es impensable tratar de enseñar que lo ruso es bueno y lo extranjero es malo. De la xenofobia nunca puede salir nada bueno”.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Suscríbase a nuestros boletines semanales y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.