Crimea busca convertirse en el destino favorito de los niños rusos

Fuente: TASS / Alexéi Pavlishak

Fuente: TASS / Alexéi Pavlishak

En 2014, un año antes de conmemorar su aniversario, el campamento Artek, situado en la península de Crimea, cambió de nacionalidad. El 16 de junio de 2015 celebra los 90 años de su fundación. El campamento Artek ha sobrevivido a la Primera Guerra Mundial y la desintegración de la URSS, ha sido ucraniano, y tras la adhesión de Crimea a Rusia, su proceso de remodelación se ha acelerado.

En otoño de 2014 se iniciaron unas profundas labores de construcción en todo el territorio del centro. Acudieron expertos para examinar los edificios de los ocho campos que integran Artek.

“Todo presentaba un estado lamentable”, dice el director general de Artek, Alexéi Kasparzhak, y hace una pausa dramática. “Abrieron los edificios del campamento Morskói. Estaba completamente podrido”, explica. Kasparzhak critica a los constructores ucranianos porque colocaron unos pesados bastidores en el edificio del campo Yantarni que, con los rachas de viento, cedieron y se desplomaron hacia el interior de los dormitorios, haciendo añicos los cristales.

Fuente: Mijaíl Mordásov

Durante todo el invierno Artek ha experimentado una profunda remodelación. Su director general eligió personalmente el mobiliario. “Después de Año Nuevo me llamaron para que pusiera a prueba las camas de los niños. ¿Y de dónde iba a sacar los niños? Tuve que coger a mis hijos y llevarlos allí. Primero saltaron ellos sobre los colchones, y después lo hicimos el proveedor y yo mismo.

Fuente: Mijaíl Mordásov

Entonces pudimos dar nuestro visto bueno”, recuerda Kasparzhak, padre de cinco hijos.

El precio del campamento ronda los 60.000 rublos (unos 1.100 dólares). Actualmente los extranjeros se pueden contar con los dedos de una mano. “Por ahora los niños que vienen son de Bielorrusia y Kazajistán. De cara al turno del aniversario habíamos previsto ofrecer únicamente plazas gratuitas. Y después, por supuesto, también invitaremos a niños de otros países”, explica, Alexéi Kasparzhak, director general del campamento.

El 26 de abril, para cuando debía llegar el primer turno de niños, el Lazurni era el único campo que estaba listo. Pero de cara al segundo, el turno que empezaba el 7 de junio y que coincidiría con la celebración del aniversario, ya se pudieron inaugurar seis campos más. Los edificios, que en otro tiempo habían sido de colores vibrantes, se han repintado todos de beige. Pero los uniformes de los niños los han llenado de colorido.

Durante el turno que coincide con los festejos del aniversario, 2.170 niños, todos rusos, estarán de campamentos en Artek. Durante los últimos 20 años las plazas para el centro infantil han sido de pago, pero a partir de ahora se retomará la tradición soviética, es decir, que los niños con mejores aptitudes podrán pasar las vacaciones de verano en Crimea de forma gratuita.

Fuente: Mijaíl Mordásov

Este año, de 19.327 plazas, solo el 5% (1.027) se pondrán a la venta, tanto en Rusia como en el extranjero. “Los niños extranjeros también tienen que venir a Artek, y no solo por cupos o convenios, los particulares también podrán hacer sus reservas”, dice Kasparzhak.

Por ahora ha trascendido que los tres hijos del vicepresidente de Yandex, que es ciudadano norteamericano, vendrán a Artek durante alguno de los turnos de verano. “Me envió un mensaje por Facebook porque le interesaba mucho solicitar una plaza para ellos”, explicó Kasparzhak.

Fuente: Mijaíl Mordásov

El año pasado visitaron Artek niños de España, Suiza, Suecia, Holanda, Francia, los Emiratos Árabes y EE UU.

Todos los extranjeros que viajen a Crimea pasarán una prueba de iniciación para convertirse en artékovets, el nombre que recibenlos niños que pasan los campamentos en Artek. Esta prueba se celebra en la montaña de Ayu-Dag. Los niños extranjeros también recibirán clases de lengua rusa, y podrán disfrutar del mar azul transparente, tal como lo definió el poeta ruso Alexander Pushkin. Él mismo estuvo en Gurzuf, y en el Cuento del Zar Saltán relató la historia de los 33 caballeros del mar y su maestro Chernomor, que emergieron de las profundidades del Mar Negro.

Por su parte, las obras se prolongarán cinco años más.

Fuente: Mijaíl Mordásov

El plan de ampliación del centro infantil debe culminar en 2020, y se destinarán 5.400 millones de rublos (99 millones de dólares) del presupuesto para su reconstrucción.

Alexandr Pímenov, subdirector de Artek, explica que se ha previsto ampliar el centro con dos campamentos más y reformar el puerto marítimo. Ahora los muelles se encuentran en un estado decrépito, y la herrumbre ha corroído las piezas metálicas. También se modernizarán las infraestructuras, los sistemas de depuración y la instalación eléctrica.

Fuente: Mijaíl Mordásov

La vicepresidenta Olga Golodets supervisa el campamento Artek. De pequeña, ella misma pasaba aquí los veranos. “El campamento Artek será el centro de desarrollo más importante de la educación rusa y una de las propuestas más notables para la infancia”, declaró Golodets antes de que empezara el turno del aniversario.

El ministro de Educación, Dmitri Livánov, añadió entonces que Artek será la tarjeta de visita de la educación rusa y un lugar de recreo al que querrán acudir no solo los niños rusos, sino también los del resto del mundo.

Lea más: La batalla de Crimea durante la Segunda Guerra Mundial>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies