La lucha sindical en Rusia

Fuente: Vladímir Astápkovich / Ria Novosti

Fuente: Vladímir Astápkovich / Ria Novosti

El 1 de mayo es un día de reivindicación de los trabajadores. En la actualidad las manifestaciones no son tan multitudinarias como en la época soviética y los sindicatos han cambiado mucho desde entonces.

Tras la caída de la URSS surgió una nueva estructura, heredera de la soviética, la Federación de Sindicatos Independientes de Rusia (FNPR por sus siglas en ruso). Ahora este es el mayor sindicato del país y cuenta con 21 millones de afiliados. “Al principio, el sindicato era partidario de la nueva ola democrática y del nuevo gobierno ruso. Pero más tarde tuvo lugar la reforma económica, los precios subieron y la calidad de vida de la población empeoró, por lo que los sindicatos comenzaron a oponerse al presidente”, comenta Shershukov.

En este periodo el movimiento obrero fue muy activo: se organizaban manifestaciones multitudinarias y los sindicatos participaban en las elecciones parlamentarias. Más tarde, algunos representantes de los sindicatos, como parte del Movimiento Unión del Trabajo, entraron en la Duma Estatal, donde siguen trabajando hoy en día. “A partir de la llegada de Putin, las relaciones con el gobierno se normalizaron, y la favorable situación económica tampoco benefició a la lucha activa por los derechos de los trabajadores”, señala el secretario. 

Nuevos e independientes

Al principio de la perestroika surgieron varios centros de movimientos sindicales que no estaban relacionados con la FNPR. Estos habían aparecido como resultado de las multitudinarias huelgas de mineros que tuvieron lugar en dos regiones de extracción de minerales: Kuzbass y Vorkut. Además, se crearon grupos independientes de activistas en otras regiones de Siberia.

Ahora todos estos activistas trabajan juntos en la Confederación del Trabajo de Rusia, que cuenta con cerca de un millón de afiliados. Existen también pequeños sindicatos a nivel de empresa, según comenta Shershukov.  

Qué impide su desarrollo

Últimamente están aumentando las causas penales contra los líderes de los sindicatos por infracciones financieras.

“El año pasado el presidente del consejo regional de sindicatos de Volgogrado fue condenado a nueve años de cárcel por malversación de fondos y recientemente los directivos del sindicato de pilotos del aeropuerto de Sheremétievo se han enfrentado a condenas de seis años y medio y cinco años y medio años, - comenta Shershukov. – Nuestra papel es el de controlar, y las acciones de la policía nos parecen una intromisión en los asuntos internos de los sindicatos”.

Pável Kudiukin, activista de varios movimientos rusos y bielorrusos, señala que el mayor obstáculo para el desarrollo del movimiento sindical en Rusia es la legislación, según la cual resulta prácticamente imposible organizar una huelga o llegar a un acuerdo con el empresario.

“Si un sindicato cuenta entre sus afiliados con menos de la mitad de los trabajadores de una empresa, estos se ven limitados en su derecho a organizar negociaciones colectivas. Además, es casi imposible organizar una huelga legal”, comenta Kudiukin.

Cabe señalar que en estos momentos los sindicatos rusos están reconocidos a nivel internacional, mientras que en la época soviética estas organizaciones no se tomaban tan en serio.

Vea también: Manifestación del 1 de mayo en la URSS>>>

Durante la época soviética se organizaban grandes manifestaciones en la Plaza Roja. El 1 de mayo se denominaba "Día de la Solidaridad Internacional de la Clase Trabajadora". En 1997 se le cambió el nombre, pasando a llamarse "Día del Trabajo y la Primavera". En la actualidad se siguen celebrando manifestaciones que recorren el centro de la capital rusa.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies