El turismo ruso cambia de destino

Fuente: Ria Novosti / Konstantín Chalabov

Fuente: Ria Novosti / Konstantín Chalabov

Los rusos están cambiando sus lugares de vacaciones, los que fueron a Europa ahora escogen Turquía y cada vez son más los que deciden destinos en el propio país. Se calcula que este año viajarán al extranjero entre un 25-30% menos.

Según datos de Frontur, la encuesta que elabora el Instituto de Estudios Turísticos (IET) sobre las visitas de turistas a España, en marzo los turistas llegados de Rusia fueron 31.485, un 33,9% menos que un año antes. El descenso en el primer trimestre del 2015, en comparación con el mismo periodo del 2014 es del 24,9%. Con la caída de marzo, son ya 11 meses consecutivos con el turismo ruso en números rojos.

Alexandra, de 34 años, lleva varios años viajando junto a su familia a Turquía, pero este año ha decidido limitarse a pasar las vacaciones en el sur de Rusia.

“Hemos hecho números y hemos visto que este año el viaje a Turquía nos saldría muy caro, así que pasaremos las vacaciones en Guelendzhik, en la costa del Mar Negro. Si de pronto los precios se ponen por las nubes, siempre nos queda la opción de pasar las vacaciones en la casa que tenemos en la región del Volga, a orillas del río. Pero ya nos habíamos acostumbrado a pasar el verano en el mar, así que trataremos de organizar unas vacaciones más baratas, pero en el sur del país”, explica la chica a RBTH.

La directora de proyectos de la escuela náutica AMC Yacht Training Center, Bella Bzhíjatlova, se encarga de organizar travesías en yate por todo el mundo. Ha explicado a RBTH que no se registrado una caída de las reservas, pero sí cambios en los destinos.

“La gente no renuncia a viajar, pero eligen países más económicos. Antes Italia y Croacia eran destinos muy frecuentes. Ahora los clientes optan por Turquía. Pero no todo el mundo quiere ahorrar, hemos ofrecido un viaje a las Azores bastante caro y en una sola semana hemos vendido todas las plazas –explica Bella Bzhíjatlova–. Aun así, la demanda ha caído. Este año nuestros clientes no han hecho reservas para la popular regata europea Pelican Cup. En vez de eso han optado por Sebastopol”.

Es evidente que los complejos turísticos rusos resultan cada vez más atractivos, si bien es cierto que allí los precios también han subido. Tal como explica la directora de la división de Sochi de la Asociación de Organizaciones Turísticas y Excursiones, Natalia Pochánskaia, ahora mismo la ocupación hotelera para la temporada de verano ya oscila entre el 70 y el 90% en los balnearios y los principales hoteles.

“La administración municipal de Sochi prevé la llegada de cinco millones de visitantes. Esto significa 1,5 millones de personas más que en 2014”, dice. La experta cree que la causa de ese aumento de la demanda es que, por motivos políticos y económicos, a la gente le preocupa viajar al extranjero.

“La relación con los demás países ha cambiado, y también la percepción que se tiene de los rusos en el extranjero, pero también es cierto que nuestra industria turística no se ha estancado. Hemos sabido aprender de la experiencia de los Juegos de Sochi, y el nivel de los servicios ha subido. Ahora somos más atractivos y versátiles, estamos más organizados, y han surgido nuevas propuestas de turismo  extremo”.

Pochánskaia explica que una delegación de la administración de Sochi viajó a China para cerrar acuerdos con algunas empresas turísticas de ese país. Ahora esperan la llegada de turistas chinos. “Nuestros jefes nos han informado de que hasta dos millones de turistas chinos podrían visitar nuestro país. Por eso estamos preparando material informativo en ruso, inglés y chino”, concluye.

La directora ejecutiva de la Asociación de Turoperadores de Rusia (ATOR, por sus siglas en ruso), Maya Lomidze, explica que este año habrá entre un 25 y un 30% menos de turistas rusos que optarán por pasar las vacaciones en complejos turísticos del extranjero. Se trata del mismo porcentaje en que crece el número de rusos que pasarán las vacaciones en centros vacacionales de su país.

“Turquía será el principal destino turístico de los rusos. Pero este año Egipto ha escalado de la cuarta posición a la segunda. Es un destino que antes no era tan popular en verano, pero debido a la diferencia del curso de las divisas, en 2015 supera a destinos europeos como España, Grecia, Chipre, Bulgaria”, dice.

Los expertos destacan, en primer término, que el turista ruso se está volviendo más autónomo. Según datos de la ATOR, aproximadamente un 15% de los turistas rusos que antes utilizaban los servicios de las agencias de viajes, este año organizarán ellos mismos sus propias vacaciones. 

Lea más: Cuando las playas españolas se convierten en un lujo>>>

Algunos se preguntan si irán de vacaciones el próximo verano y qué destino se podrán permitir. ¿Será un lujo ir a una playa española?

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.