El 49% de los rusos a favor de restablecer la pena de muerte, según encuesta

Fuente: Alexander Urivsky/RIA Novosti

Fuente: Alexander Urivsky/RIA Novosti

El 49% de los rusos está a favor de la pena de muerte, en comparación con el 80% en 2001, según una encuesta realizada por la Fundación de Opinión Pública.

Al ser preguntados si debería restablecerse la pena de muerte en Rusia, el 49% respondió afirmativamente, el 5% considera que se debería anular completamente, el 27 % cree que la moratoria del Tribunal Constitucional se debería mantener y el 19% se mostraba indeciso.

Sin embargo, las cifras son diferentes al ser preguntados por delitos concretos. El 71% de los encuestados declaró que la pena de muerte solo debería ser aplicable a las personas que hayan cometido violencia sexual contra menores, el 57% a los asesinos, el 55% a los terroristas, el 46% a los violadores y el 34% a los traficantes de drogas.

Entre otros crímenes que merecían las pena capital se encontraba la alta traición y la revelación de secretos de Estado (15%), el espionaje (9%), los sobornos (8%), el robo y el bandidaje (5%), la profanación de reliquias religiosas (4%) y la evasión fiscal (1%).

Entre los que defienden que esta pena se vuelva a imponer, los argumentos más comunes son el alto índice de criminalidad actual y la necesidad de castigar con firmeza los crímenes (un 13%, cada uno). Otros (9%) creen que la población temerá a la pena de muerte, que se está utilizando dinero de loas impuestos para mantener a criminales en las prisiones y que en muchas ocasiones eluden sus penas (4%).

Entre el pequeño grupo que aboga por la completa abolición se argumenta que se cometen errores judiciales, que nadie tiene derecho a matar o que la pena capital es inhumana. “Se ha extendido el mito de que el endurecimiento de las penas puede reducir el número de delitos. Sin embargo, la experiencia mundial demuestra que es imposible solucionar cualquier problema de esta manera”, explicó a RBTH activista por los derechos humanos Lev Ponomariov. “La ONU ha realizado estudios en decenas de países que confirman esta tesis”, subrayó.

La encuesta se realizó los pasados 11 y 12 de abril entre 1.500 personas en 100 localidades de 43 regiones. El 22% declaró que la pena de muerte es inaceptable, frente al 16% de 2001. El 17% se mostraba indeciso.

La pena de muerte no está legalmente prohibida en Rusia. En 1996, cuando el país se unió al Consejo de Europa, se impuso una moratoria sobre la pena de muerte y se reemplazó por la cadena perpetua. Esta moratoria expiró el 1 de enero de 2010, sin embargo el Tribunal Constitucional la extendió en noviembre de 2009 a la espera de que se ratificase el protocolo que prohíbe la pena capital.

Para el 41% la moratoria de la pena de muerte es una decisión errónea. El 33% estaba a favor, mientras que el 26% se mostraba indeciso.

Breve historia de la pena de muerte en Rusia

A principios del siglo ХХ en solo tres años (de 1905 a 1908) cerca de 2.200 personas fueron privadas de su vida durante la represión de las revueltas revolucionarias. El zar respondió con violencia a los movimientos que pedían reformas o su retirada.

Sin embargo, tras la revolución, la guerra civil y la instauración del régimen bolchevique la violencia estatal superó con creces estos números. Fue un periodo muy violento y los historiadores les resulta difícil dar cifras concretas. Aunque se abolió en 1917 se volvió a restablecer poco tiempo después.

Los condenados a la pena capital se contaban por cientos de miles; algunos historiadores coinciden en cifras que superan las 600.000 personas. Otros afirman que diariamente se ejecutaban cerca de 1.200 personas a lo largo de todo el país. El periodo más sangriento fue en los años 1937-38, conocidos como el Gran Terror, donde los órganos de seguridad estatal configuraban listas de fusilamientos.

El 26 de mayo de 1947, Iósif Stalin abolió la pena de muerte, pero a principios de los años 50 se volvió a introducir para espías, traidores y saboteadores.

En la década de los 60 se empezó a aplicar en la URSS la pena capital por delitos económicos como la ‘especulación monetaria’. Según los datos disponibles entre 1962 y 1990 fueron fusiladas 24.000 personas.

Estos números se redujeron drásticamente con la desaparición de la URSS, entre 1991 y 1996 hubo 163 condenas. La última sentencia de muerte que se practicó en Rusia tuvo lugar el 2 de septiembre de 1996.

Según Amnistía Internacional en 2014, fueron ejecutadas 607 personas en 22 países, lo que supuso una reducción de casi el 22% respecto a 2013. La mayoría de las ejecuciones tuvieron lugar en China, Irán, Arabia Saudí, Irak y Estados Unidos, por este orden. Se registraron al menos 2.466 condenas a muerte en 55 países, un incremento del 28% respecto a 2013. A finales de año había al menos 19.094 personas condenadas a muerte en todo el mundo.

Basado en información de Interfax  e información  propia.

Lea más: La pena de muerte en Rusia, un debate abierto>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies