Lecciones aprendidas de la tragedia de Germanwings

La legislación rusa establece desde hace años que siempre haya al menos dos personas en la cabina. Fuente: Ria Novosti / Vitali Ankov

La legislación rusa establece desde hace años que siempre haya al menos dos personas en la cabina. Fuente: Ria Novosti / Vitali Ankov

La tragedia ocurrida en el vuelo de la compañía alemana ha provocado consternación en todo el mundo. La legislación rusa establece desde hace años que siempre haya dos personas en la cabina del avión.

Las compañías aéreas alemanas, las autoridades de aviación de Canadá, así como la compañía lowcost británica Easyjet y la letona Airbaltic han anunciado que introducirán una norma que exija que siempre haya dos personas en la cabina. Esto significa que si uno de los pilotos tiene la necesidad de salir de la cabina, su lugar deberá ocuparlo o bien un piloto de la tripulación de reserva (en los vuelos de larga distancia) o bien un auxiliar de vuelo.

Este endurecimiento de las normas es la reacción a la tragedia del avión A320 de la compañía lowcost Germanwings, cuyo copiloto, al quedarse solo en la cabina, cerró la puerta por dentro e hizo estrellar el avión.

En Rusia estas normas existen desde hace ya muchos años. La prohibición de dejar solo a un piloto en la cabina de un avión de pasajeros se establece en las normas federales de aviación, y todas las compañías aéreas rusas deben seguirlas. El piloto que abandona la cabina es remplazado o bien por un compañero de la tripulación de reserva, o bien por un auxiliar de vuelo.

Un representante de Rosaviatsia, el organismo que aprueba las normas para los vuelos de todas las aerolíneas, ha declarado que todos los operadores mantienen en sus instrucciones internas la norma que exige que haya siempre dos personas en cabina. Esta información ha sido confirmada por representantes de Aeroflot, Transaero, S7 y UTair.

La norma de las dos personas en cabina apareció en Rusia cuando las tripulaciones en los nuevos aviones se redujeron al comandante de la aeronave y el copiloto, según comenta el piloto de una de las mayores compañías aéreas del país. Si un piloto se encuentra mal, una azafata puede solicitar ayuda, comenta este. “Pero nadie puede llegar a pensar que la persona que se queda en la cabina pueda hacer algo así a propósito”, añade.

En las instrucciones internas de las compañías aéreas tampoco se indica que esta medida sirve para prevenir casos como el daño causado premeditadamente por parte de un piloto. Según las normas de Aeroflot, en la cabina debe estar presente un auxiliar de vuelo para garantizar el “control visual”.

Las normas de UTair plantean la necesidad de la presencia de dos personas en cabina “para impedir el acceso a la cabina a terceras personas”.

El copiloto del A320 que se estrelló en el sur de Francia escondió a su empresa la baja por depresión, según informaba el pasado viernes Associated Press citando a la fiscalía de la ciudad alemana de Düsseldorf.

Anteriormente, el periódico alemán Bild informaba de que el piloto que provocó la catástrofe del A320 había caído en una profunda depresión en 2009 y desde entonces se encontraba en tratamiento psiquiátrico.

“Sus compañeros o superiores no habrían podido detectar la depresión, para ello es necesario un profundo trabajo por parte del psicólogo o del psicoterapeuta”, asegura el psiquiatra y profesor del Instituto de Psicoanálisis de Moscú Vladímir Faisilberg.

Durante la época soviética, las tripulaciones eran siempre las mismas: el capitán, el copiloto y el ingeniero de vuelo siempre volaban juntos, y en muchas ocasiones sus familias mantenían relaciones de amistad, recuerda el presidente del sindicato de pilotos de Sheremétievo, Ígor Deldiuzhov. Ahora se dan casos en los que el piloto ve a su compañero por primera vez justo antes del despegue, se lamenta Deldiuzhov.

Como resultado, a menudo los pilotos se encuentran en una situación de estrés junto a un desconocido, y esto no ayuda, comenta Faisilberg. El único método para prevenir estas situaciones, según el experto, es llevar a cabo inspecciones médicas más a menudo.

En Rusia los pilotos pasan controles por parte de una comisión de pilotos y médicos una vez al año, comenta un representante de Rosaviatsia. En esta comisión existe un psicólogo, aclara un representante de Aeroflot. También existen comisiones semestrales y trimestrales, aunque estas únicamente inspeccionan las condiciones físicas del piloto.

Durante la inspección previa al vuelo se comprueba el pulso, la presión y otros índices, continúa el representante de Aeroflot, y el médico siempre pregunta al piloto por su estado de ánimo y de salud, así como por alguna preocupación que pueda tener. Los médicos con más experiencia perciben rápidamente el conflicto, por ejemplo, si un piloto dice que todo está en orden pero presenta un pulso acelerado, señala el representante de Aeroflot.

En las primeras fases de su formación, los pilotos pasan por una inspección en la escuela de vuelo, así como al terminar. Antes de entrar a trabajar para una compañía aérea, los pilotos se someten a un completo examen psicológico en forma de entrevista: las preguntas duran un día entero. Además, cada vez que un piloto quiere formarse para volar en un nuevo tipo de aeronave se somete a un nuevo examen psicológico, y esto sucede bastante a menudo, comenta el representante de Rosaviatsia.

Lea más: Cuba se convierte en un refugio para los aviones rusos>>>

Publicado originalmente en ruso en Védomosti

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.