¿Qué imagen tienen los rusos de los extranjeros?

Fuente:  Lori/legion Media

Fuente: Lori/legion Media

Las representaciones de otras naciones son a menudo equivocadas, dado que no todos consiguen tener una impresión personal. Así, en Rusia sólo uno de cada cinco ha estado en el extranjero (sin contar los viajes a los antiguos países de la URSS). El 81 % de los rusos (según datos del FOM de junio de 2014) nunca ha viajado tan lejos del país.

Europa: Romanticismo, espaguetis y fútbol

Los países más populares y que querrían visitar en primer lugar los rusos son Francia e Italia (según una encuesta del FOM -Fundación de Opinión Pública- de junio de 2014). “Mi novio y yo planeamos un viaje a París”, dice la moscovita Irina Danilkina. “Queremos hacer las cosas que se ven en la películas: comer queso, probar una baguette crujiente, beber vino cerca de los Campos Elíseos. Probaremos las ranas y los caracoles”.

Cualquier chica sueña con pasear por las tiendas y comprarse una boina, pues así van todas las francesas, al menos según los rusos.

Si los franceses son los fundadores de la moda, los italianos son los legisladores del estilo. Italia es el país de las mujeres hermosas y de los hombres sensuales. Suscitan admiración y envidia la buena forma de los italianos, que conservan a pesar de los espaguetis, la pizza y la lasaña.

A finales del siglo XX, el detective más famoso en Rusia fue el comisario siciliano de Catania. Luego llegó a las grandes pantallas El padrino y resultó claro que la mafia rusa sólo se podía comparar a la italiana.

España es el país del fútbol, al que juegan todos los que no bailan flamenco ni participan en una corrida de toros. La palabra “macho” se traduce para muchos en el prototipo de español apasionado y fogoso de pelo moreno. Los españoles son una nación muy jovial, es difícil imaginarse a alguien que no quiera cantar o bailar.

América Latina: “mañana, mañana” y los bailes

Durante años el turismo ruso a México, Cuba y la República Dominicana creció y así los rusos pudieron acercarse a una región que había sido bastante desconocida. Hoy todavía la mayoría sigue sin conocer muchos de los países pero esta distancia no es un problema para sentir simpatía. Entre otras cosas, se siente que la región ha sido un área de influencia de los EE UU y hay deseos por colaborar con estos países. Los recientes acercamientos de los gobiernos han puesto este tema encima de la mesa.

Cabe destacar que en los últimos años se han popularizado bailes como el tango, la salsa o la bachata y hay decenas de escuelas por todo el país.

Los mexicanos, en la imaginación de los rusos, tienen una resistencia infinita a la hora de comer picante, sobre todo chile. Y el rasgo que une a los españoles con los latinoamericanos es el “mañana” – la tradición de postergar todas las decisiones y asuntos pendientes para un tiempo indefinido en el futuro. En cuanto a los cubanos, las mujeres rusas sueñan con los habitantes de este país, imaginándoselos como hombres morenos y musculosos, aunque poco fieles.

Hay bastante poco contacto con los habitantes de otros países de Sudámerica, pero los rusos siempre tienen curiosidad por conocer más sobre las culturas indígenas que habitaban Latinoamérica antes de la conquista, y los países de América Latina siguen pareciendo destinos exóticos.

Asia: sushi y amor al trabajo

El 54 % de los rusos (según la encuesta del FOM de junio de 2014) considera que en el mundo no hay un país más amistoso en la actualidad con Rusia que China

Los rusos ven a los chinos como una nación muy disciplinada y laboriosa, rasgos de los que hablan sus éxitos deportivos y la cantidad de mercancías con la etiqueta made in China.

Además, en China viven sólo personas sanas, pues se alimentan a base de té verde y arroz y recurren a la medicina antigua. A propósito, el 15 % de los rusos (según la encuesta del VTsIOM -Centro de Estudio de la Opinión Pública de Rusia- de noviembre del año pasado) considera que a sus hijos les será útil en el futuro el estudio del chino.

Japón es uno de los países más enigmáticos del mundo, el 27 % de los rusos muestra un evidente interés por este país, el 14 % siente una simpatía profunda por la cultura nipona (encuesta del VTsIOM de marzo de 2011). El manga, los samuráis, las geishas, y principalmente el sushi, son sólo una pequeña parte de lo que los rusos saben de Japón.

Descanso en los países musulmanes

Los lugares preferidos para pasar unas vacaciones para los rusos son los países árabes. Según datos de Rosturism, la agencia federal de turismo de Rusia, en 2014 visitaron Egipto más de 2,5 millones de personas, los Emiratos Árabes casi 600.000 y Túnez cerca de 250.000.

“A los turistas les atrae la hospitalidad, los generosos agasajos y los dulces árabes”, dice la empleada de la agencia de viajes Olga Vólkova. “Es el exotismo que leímos en los cuentos de Sherezade, por eso los turistas admiran los hoteles con forma de palacios lujosos”.

Por los cuentos sabemos que cada árabe tiene un harén, les gustan los caballos de carreras y que sólo los jeques árabes pueden permitirse fumar narguile (pipa turca) sobre almohadas de seda.

Lo más frecuente es que los rusos pasen la luna de miel en islas, señalan en las agencias de viajes, entre ellas, la indonesia Bali. No le va a la zaga en cuanto a popularidad se refiere la isla de Java.

En la época soviética eran muy populares en Rusia unos cigarrillos del mismo nombre; por eso, son muchos los rusos que están convencidos de que en Indonesia crecen plantaciones de tabaco por todas partes y que en la isla de Sumatra todos los indonesios coleccionan mariposas.

Así, el deporte, el cine y la literatura forman estereotipos que no siempre coinciden con la realidad. Por ejemplo, un habitante de Sri Lanka, Gayán, considera que en Rusia “sólo viven mujeres hermosas y todos los hombres juegan al hockey”.

Lea más: Cómo son los rusos...según las encuestas>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies