Las iniciativas legislativas rusas más curiosas

Alina Kabáieva, diputada de la Duma Estatal. Fuente: TASS

Alina Kabáieva, diputada de la Duma Estatal. Fuente: TASS

La actividad legislativa pretende regular los derechos y las obligaciones de la ciudadanía con arreglo a una determinada realidad social. En ocasiones las leyes de otros países nos resultan muy extrañas e incluso grotescas, en muchos casos porque desconocemos el contexto que ha motivado su creación y a simple vista nos parecen carentes de sentido y cómicas. En los últimos años en Rusia ha habido varios proyectos de ley (y también alguna ley aprobada), que no dejaron indiferentes a los rusos, convirtiéndose en motivo de chiste.

“La Tierra Media, país de hobbits y elfos”

Hace más de diez años, durante la realización del censo el gobierno ruso afirmó que los ciudadanos tenían la libertad para poder marcar la nacionalidad con la se sintieran más  identificados. Así, el jefe del Comité Estatal de Estadística comentó: “El ciudadano quedará inscrito tal y como se identifique, ya sea kazajo,  pomor o marciano”. Rusia es un país multicultural y plurinacional y el objetivo del mensaje era claro: afirmar la tolerancia y evitar la discriminación. Sin embargo, en el censo aparecieron elfos y hobbits (para que luego digan que los rusos no tienen sentido del humor), convirtiendo Rusia en la verdadera Tierra Media.

“No es país para gordos”

Hace un año, preocupado por la salud y la imagen de la nación, el líder del partido nacionalista  LDPR, Vladímir Zhirinovski, propuso establecer un estándar de peso para todos los funcionarios y diputados, según su sugerencia el peso máximo no podía superar los 80 kg. Cabe señalar que el político pesaba 98 kgen el momento de la propuesta. Finalmente, la propuesta no prosperó.

“Mujeres al ataque”

Vitali Milónov, diputado del partido gubernamental Rusia Unida, propuso un proyecto de ley cuyo objetivo era obligar a todas las mujeres mayores de 23 años, que no hubieran sido madres,  a cumplir el servicio militar.

Detrás de esa medida está el deseo de fomentar la natalidad en el país, cuya población decrece un 0,03% según los resultados del año 2014. De momento la propuesta sólo ha quedado en una sugerencia.

La ley sobre “el pataleo de los gatos”

En San Petersburgo, la necesidad de proteger a los ciudadanos de excesivo ruido a ciertas horas, promovió la reforma del Código de Faltas Administrativas. El objetivo era sancionar con  multas a aquellos vecinos que durante la noche fuesen muy ruidosos. Se creó un grupo de trabajo para categorizar las posibles fuentes de ruido. Entre las opciones barajadas, aunque finalmente no aprobadas, aparecieron: los fuertes ronquidos, el sexo escandaloso, arrastrar neveras y pataleo de los gatos, convirtiéndose  este último en el nombre popular de esta ley.

Moda en peligro de extinción

Hace unos seis meses el diputado del partido Rusia Justa, un partido socialdemócrata con presencia parlamentaria, Oleg Mijéiev, propuso prohibir el calzado plano y de tacón alto. Según él, las bailarinas, los ugg o los tacones de aguja producen daños en los huesos. La propuesta quedó pendiente de estudio y quién sabe, tal vez, los tacones y las bailarinas tendrán el mismo destino que la lencería de encaje sintético, que ha desaparecido del mercado ruso tras la prohibición.

A pesar de tratarse de iniciativas legislativas anecdóticas,  reflejan la realidad social rusa: sus necesidades y preocupaciones por muy inusuales que sean las formas de regularlas.

Alina Bondarenko es abogada y técnico de comercio exterior.

Lea más: Cómo son los rusos...según las encuestas>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies