Los reclutas rusos no quieren profesionalizarse

ONG denuncia que hay soldados obligados a cambiar su estatus. Fuente: Aleksandr Kriázhev / Ria Novosti

ONG denuncia que hay soldados obligados a cambiar su estatus. Fuente: Aleksandr Kriázhev / Ria Novosti

ONG rusa afirma que hay soldados rusos obligados a pasar del servicio militar al profesional. Sin embaego, la defensora del pueblo afirma que la organización no se ha puesto en contacto con ella.

La organización para la defensa de los derechos humanos ‘Madres de los soldados de San Petersburgo’ —que investiga la violación de derechos de los reclutas— ha recibido 20 instancias de jóvenes soldados que afirman haber sido coaccionados a firmar un contrato con el Ministerio de Defensa para pasar del servicio militar obligatorio al profesional. Según el secretario de prensa de la organización, Alexander Peredruk, la gente cree que la finalidad de estos traslados es realizar entrenamientos en la región de Rostov, que limita con las regiones de Ucrania en las que el conflicto armado sigue activo.

De acuerdo con los datos de la ONG, los incidentes de coacción para la firma de contratos con el Ministerio de Defensa se han producido, principalmente, en las regiones de Leningrado y Múrmansk, situadas en el noroeste del país. “Este tipo de incidentes se han dado también con anterioridad. El último tuvo lugar en noviembre de 2014 en la región de Perm; entonces los mediadores y la fiscalía solucionaron el asunto rápido y se anuló el contrato”, cuenta Peredchuk. “Esta nueva serie de incidentes se notificó entre diciembre y enero de forma oral, a través de nuestra línea directa, y  cinco declaraciones fueron escritas”.

Incluso en los casos de denuncia personal, los soldados implicados piden a los mediadores que no se revelen sus datos a los organismos oficiales, lo que dificulta el proceso de denuncia de las infracciones. “Los familiares de los soldados no nos permiten utilizar los datos personales ni siquiera cuando nos dirigimos a las autoridades reguladoras. Los padres tienen miedo de que sus hijos tengan problemas durante el servicio militar, así que nosotros apelamos a las fuerzas de seguridad a llevar a cabo un control sin indicar los nombres de las víctimas”, explica Peredchuk. “Si en el curso de la investigación ningún militar confiesa que se le está coaccionando, la investigación no dará ningún resultado”.

En la organización han informado al corresponsal de RBTH de que ellos mismos han denunciado el problema ante la fiscalía y el Ministerio de Defensa, quienes de momento no han dado ninguna respuesta. Por otra parte, afirman haberse puesto en contacto con la defensora del pueblo, Ella Pamfílova, quien se ha comprometido a colaborar.

Por su parte, Ella Pamfilova ha informado a RBTH de que no ha recibido ninguna solicitud de la organización ‘Madres de los soldados de San Petersburgo’ en relación con este asunto.

“Ellos aseguran que se han puesto en contacto conmigo, pero no es cierto. La última solicitud que me llegó de esta organización fue en noviembre del año pasado por un asunto completamente distinto”, afirma Pamfilova.

“La semana pasada, después de que apareciera en la prensa su comunicado sobre las coacciones para transferir a los soldados al régimen de contratación, me puse en contacto con las ‘madres de los soldados’ para pedirles que presentaran una denuncia y las evidencias que corroboran dicha información.  De momento no he recibido ninguna respuesta. He seguido el mismo procedimiento con otro grupo de activistas que denuncian los mismos hechos”.

En lo que se refiere al anonimato de los reclutas, se trata de una demanda que se puede respetar. “Si hay problemas con la difusión de los datos personales de las víctimas, existen mecanismos para poder realizar la inspección también en este caso”, señaló Pamfílova.

El Ministerio de Defensa informa, según el periódico Kommersant, de que el traslado de las fuerzas y equipos de las unidades militares se corresponde con los planes de entrenamiento de combate del ejército, los cuales se han negado a divulgar.

Los activistas temen que se repitan los acontecimientos de agosto de 2014, cuando varios soldados de la brigada motorizada de asalto número 18 (enviada a Rostov del Don desde Chechenia) murieron en condiciones aún inciertas. Según declaró entonces un miembro del Consejo Presidencial para la Defensa de los Derechos Humanos, Serguéi Krivenko, “existen datos que demuestran que murieron en el curso de un enfrentamiento armado, probablemente en el territorio de Ucrania”, afirma Krivenko. También entonces, el miembro del Consejo apeló al Comité de Investigación y a la fiscalía militar a que investigaran los posibles casos de envío de soldados al territorio de Ucrania, pero aún no ha obtenido respuesta. 

Lea más: Los agregados militares extranjeros descubren las novedades del Ejército ruso>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies