Los regalos de Año Nuevo más deseados en Rusia

Qué piden los niños al Papá Noel ruso. Fuente: Evgenya Novozhenina / Ria Novosti

Qué piden los niños al Papá Noel ruso. Fuente: Evgenya Novozhenina / Ria Novosti

Cada año, al buzón de Ded Moroz, que como Papá Noel lleva a los niños regalos, llegan más de 200.000 cartas de toda Rusia. Lo que más le piden los niños son gadgets modernos, y los adultos piden salud y felicidad. Pero hay algunos que para cumplir sus sueños necesitan un pingüino vivo o una katana japonesa.

Los que creen en Ded Moroz son los niños más pequeños, de tres a cuatro años. Hasta los siete años los niños creen que a sus casas vienen sus ayudantes, ya que él vive muy lejos, en el Polo Norte. Entre los niños de diez años, pocos creen ya en la magia. Pero la experiencia demuestra que a Ded Moroz le escriben los rusos de todas las edades.

Tablets, portátiles y teléfonos

“El buzón de Ded Moroz está abierto desde 2001 y durante este tiempo ha recibido 2.660.523 cartas, - comenta Natalia, empleada de correos. – Cada año recibimos unas 170.000 cartas de remitentes de todas las edades”.

Las peticiones de los niños parecen una lista de las novedades tecnológicas. Este año, lo que más han pedido los niños son reproductores mp3, cámaras digitales o videoconsolas. Entre los tres primeros, el tercer lugar lo ocupan los teléfonos inteligentes, en segundo lugar figuran los portátiles, y lo que más sueñan con encontrar bajo el árbol de Navidad son tablets.

“Es la segunda vez que le pido a Ded Moroz una tablet, - cuenta Zhenia, un niño ruso de siete años. – Mi padre tiene una, mi madre también tiene otra, y es injusto que yo no tenga. Si Ded Moroz me trae la tablet, yo mismo decidiré cuánto tiempo jugaré con ella. Espero que este año se cumpla mi deseo”. 

Magia por correo

Este gran mago ruso sólo puede responder a las cartas más originales y sinceras. El coste de una respuesta le cuesta a Ded Moroz unos 45 rublos (algo menos de un dólar), por lo que le es económica y físicamente imposible responder a todos. “Lo bueno es que siempre hay personas dispuestas a ayudar a cumplir los deseos de los niños”, comenta Natalia, ayudante de Ded Moroz.

Existe la posibilidad de recibir una respuesta o un pequeño regalo, aunque cuesta dinero, según comenta la secretaria de prensa de Ded Moroz, Liubov Yakímova.

“En la página oficial los niños pueden reservar una carta, un paquete o un envoltorio de regalo. Los padres escogen la hoja y escriben el texto. Se pueden comprar también regalos especiales, como una caja de dulces o un gorro de Navidad con su bufanda”.

Los precios indicados en la página son accesibles para muchos: van desde los 40 rublos (80 centavos de dólar) por un dibujo, hasta los 690 rublos (14 dólares) por una caja de dulces o un juguete, más la tasa del envío de correos. El regalo escogido llega con el sello y la firma de Ded Moroz. 

Pingüinos y katanas

Además de los gadgets, los niños rusos suelen pedir juegos de construcción Lego, muñecas, juguetes blandos y animales domésticos, aunque únicamente piden perritos o gatitos, según cuenta la ayudante de Ded Moroz Natalia.

“Una niña escribe en su carta: 'Ded Moroz, tú vives en el Polo Norte, a tu alrededor hay muchos pingüinos, regálame uno, me gustaría mucho tener un pingüino en casa”.

Según reconocen los empleados de correos, esta no es la única petición inusual por parte de un niño. Muchos desearían recibir una varita mágica para cumplir sus deseos o polvo mágico para dar vida a los objetos, y muchos piden un búho como el de Harry Potter.

Algunos niños han pedido microscopios por Navidad. Uno de ellos, para poder ver el Sistema Solar, pedía un telescopio, aunque la solicitud desconcertante provenía de una niña que pedía una katana japonesa.

Papilla junto a Ded Moroz

“Quiero ir a ver a Ded Moroz, - dice Nastia, de tres años. – Me da miedo, pero si comemos una papilla juntos, ya no le tendré miedo y le pediré una bicicleta”.

Para muchos niños, conocer a Ded Moroz es el regalo más deseado por Navidad. Visitar el lugar donde vive es perfectamente posible. En su reino hay hoteles, cafeterías, pistas de patinaje, superficies de juego, atracciones e incluso un zoológico.

“El paquete estándar cuesta unos 1.000 rublos (18 dólares), y prevé un encuentro con Ded Moroz, una excursión por su casa, una visita a su buzón y otras actividades”, comenta Liubov Yakímova. “Además, por un pago adicional es posible recibir de sus manos un diploma o un saquito de dulces”.

Los adultos no se alegran tanto como los niños en estos encuentros ni suelen pedirle nada al Papá Noel ruso. Según una encuesta del Centro Ruso de Estudio de la Opinión Pública celebrada en diciembre de 2014, el top list de los regalos más deseados por los adultos está encabezado por los souvenires, solicitados por un 13% de los rusos, y un 11% prefiere encontrar dinero bajo el árbol de Navidad. Uno de cada diez prefiere productos de perfumería, cosmética, caramelos, bebidas alcohólicas o delicatessen, y un 17% no espera recibir ningún regalo.

“Los adultos piden en general cosas no materiales, como salud, bienestar, trabajo, ayuda para encontrar a su media naranja o tener un hijo, - comenta Natalia, empleada de correos. – Este año, debido a la situación actual, tanto adultos como niños piden que no haya guerra y que llegue la paz a todo el mundo”.

Lea más: Cómo se celebran las fiestas en Rusia>>>