Se abre el primer proceso en Rusia por no comunicar la doble nacionalidad

Fuente: Ígor Akímov / TASS

Fuente: Ígor Akímov / TASS

Según un comunicado del Comité de Investigación de Rusia, un ciudadano de 51 años de la región de Leningrado que había recibido el permiso de residencia en Estonia y no informó de ello al Servicio Federal de Migración ha sido imputado en un proceso penal.

El imputado del caso es un ciudadano de la región de Leningrado de 51 años que en 2011 recibió el permiso de residencia en Estonia y después de dos años no lo notificó al Servicio Federal de Migración (SFM), según informa el Comité de Investigación de la Federación de Rusia. 

Según la investigación, en septiembre de 2014 el ciudadano viajó a Rusia, pero no entregó una notificación por escrito en la sección del SFM sobre su permiso de residencia en Estonia. Al intentar salir hacia Estonia a través del paso fronterizo Ivangorod, el habitante de la región de Leningrado fue detenido por los agentes del FSB.

La ley sobre la doble nacionalidad entró en vigor el 4 de agosto de 2014 y obliga a todos los rusos que posean la nacionalidad de otros países u otro tipo de documentos que les otorguen el derecho a residir indefinidamente en el extranjero a notificar su situación al Servicio Federal de Migración.

Los ciudadanos que poseían la doble nacionalidad o el permiso de residencia en el momento de entrada en vigor de la ley tenían de plazo hasta el 4 de octubre para informar a los órganos estatales.

A principios de diciembre, una fuente en la Duma Estatal informó de que en Rusia se había multado a 43.000 personas por no notificar su doble nacionalidad o su permiso de residencia. Las multas van desde los 500 hasta los 1.000 rublos (entre 10 y 20 dólares).

Pero si un ciudadano esconde conscientemente su segunda nacionalidad, tendrá que pagar una multa de hasta 200.000 rublos (5.500 dólares) o ser sentenciado a 400 horas de trabajos sociales. Además, también se tendrá que informar a las autoridades de la segunda nacionalidad de los hijos.

Según se ha aclarado, el proceso penal se ha abierto de conformidad con el artículo 330.2 del Código Penal, “incumplimiento de la obligación de notificar la ciudadanía (nacionalidad) de un estado extranjero o un permiso de residencia (…) que demuestre el derecho a la estancia indefinida en dicho estado extranjero”.

Ahora el ciudadano ruso se enfrenta a una multa de hasta 200.000 rublos (3.700 dólares) o bien a 400 horas de trabajos para la comunidad.

Lea más: Ocultar la doble ciudadanía se convierte en delito en Rusia>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.