Aumenta el turismo asiático a Rusia mientras desciende el occidental

El número de visitantes chinos, japoneses y coreanos superó al de europeos y estadounidenses. Fuente: photoxpress

El número de visitantes chinos, japoneses y coreanos superó al de europeos y estadounidenses. Fuente: photoxpress

En total visitó el país un tercio menos de turistas. Esta tendencia no ha mejorado ni con la devaluación del rublo, que ha hecho de Rusia un destino más atractivo para los extranjeros.

Según los resultados de los tres primeros trimestres de 2014, el número de turistas procedentes de China creció en un 10% hasta alcanzar los 358.200, según el informe de Rosturizm, la agencia federal de turismo de Rusia.

Conforme a datos oficiales, el segundo lugar lo ocupa Alemania, de donde llegaron 318.700 visitantes, que representa el 8% menos que el año pasado. En tercer lugar, figuran los Estados Unidos, país del cual llegaron 120.900 turistas, es decir, el 34% menos con respecto a 2013.

“Por ahora el deterioro de las relaciones en la política exterior no ha influido sobre el flujo turístico debido a que se ha producido un trasvase en la procedencia de los turistas, que ha dejado de ser marcadamente occidental para acoger a visitantes procedentes de oriente y el sur”, afirma Dmitri Bedenkov de la compañía de inversión Russ-Invest.  Además, según el experto, en Rusia ha crecido el volumen de turismo interno.

En conjunto, según datos de Rosstat, se ha registrado una tendencia generalizada en todos los países de Europa a no escoger Rusia como destino turístico. Por ejemplo, de España llegaron 56.000 turistas, que representan el 13 % menos que el año pasado, y, de Francia, 83.000 turistas (un 2% menos).

El flujo de Corea del Sur, por el contrario, creció en un sorprendente 57% hasta alcanzar 70.000 turistas, y de Japón en un 4%, lo que supone 49.000 visitantes.  A pesar de las complicaciones en Rusia durante los primeros nueve meses del año se registró la entrada de 2.495.000 ciudadanos extranjeros, es decir, un 4% más que en 2013. De ellos, 2.240.000 eran turistas: un 3% menos que en el mismo periodo del año pasado.

Debido a la devaluación del rublo, Rusia se ha convertido en un destino más atractivo para los extranjeros. Los precios con respecto al dólar se redujeron más del 50%.

“A primera vista, como resultado de la depreciación del rublo, crece el atractivo de los viajes a Rusia, dado que los precios, convertidos a divisa extranjera, se ven reducidos”, comenta el analista principal de UFS IC, Alexéi Kozlov.

Sin embargo, según el experto, en el sector turístico las tendencias se suelen formar a partir de la demanda de consumo. “La devaluación de la moneda es ventajosa para los turistas extranjeros, dado que su capacidad adquisitiva crece”, dice Dmitri Bedenkov. Pero acarrea también un aumento de la inflación que se refleja en la subida de precios en servicios de la industria turística, incluidos los hoteles, el transporte y demás servicios, apunta.

Según datos del Rosstat, el descenso del flujo turístico se refleja en el segmento del turismo tanto de entrada como de salida. La cantidad de turistas rusos que salieron al extranjero en los primeros nueve meses del año disminuyó en un 2%, hasta alcanzar los 14.600.000.

El país más visitado fue Turquía: 3.056.000 ciudadanos de Rusia visitaron ese país. En segundo lugar, Egipto, donde desembarcaron 1.900.000 turistas rusos, y, en tercer lugar, Grecia, que fue el destino elegido por 976.000 viajeros del país eslavo.

“En el contexto de la grave devaluación del rublo, la industria del turismo, que ya ha soportado todo este año una serie de quiebras sonadas, se encuentra sometida a una fuerte presión: la demanda de consumo para los viajes al extranjero, que se han encarecido para los ciudadanos rusos, continúa en descenso”, dice Maxim Kliaguin, analista de la consultora Finam Management. Según el experto, hay razones para prever que en un futuro cercano el tráfico de turismo se reduzca en un 15-20%.

Lea más: Lev Tolstói y las religiones orientales>>>