Las multinacionales Danone y PepsiCo enfrentadas con el ministro ruso de Agricultura

El Ministerio acusa a las dos empresas de uso ilegal de aceites vegetales en sus productos lácteos. Fuente: Ria Novosti / Alexéi Kudenko

El Ministerio acusa a las dos empresas de uso ilegal de aceites vegetales en sus productos lácteos. Fuente: Ria Novosti / Alexéi Kudenko

El ministro ruso de Agricultura, Nikolái Fiódorov, acusó a las multinacionales Danone y PepsiCo de utilizar aceites vegetales en la producción de lácteos. Representantes de estas empresas apelaron al primer ministro, Dmitri Medvedev. Según los expertos, el conflicto puede influir en las confrontaciones entre Rusia y Occidente.

El ministro de Agricultura ruso, Nikolái Fiódorov, acusó a las grandes productoras multinacionales Danone y PepsiCo de utilizar aceites vegetales en sus productos lácteos. El ministro declaró que el Estado subvenciona a los productores a quienes las transnacionales compran la leche y que después estas le añaden aceite de palma y la convierten en un producto lácteo, aprovechándose así del gobierno. "En esos lácteos, el 10-20% es leche y, el resto son aceites vegetales," aseguró Fiódorov a la agencia TASS. Según el ministro estas empresas reducen la cantidad de leche comprada.

"El motivo del escándalo, en primer lugar, fue el agravamiento de las relaciones entre Moscú y Occidente", dice el analista principal de UFS IC, Alexéi Kozlov. Según sus observaciones, una gran parte del mercado de productos lácteos en Rusia está ocupada por empresas extranjeras; cerca de la mitad derivados salen de granjas que son propiedad de la francesa Danone y la norteamericana PepsiCo. "Es natural que un fabricante extranjero, que posee una cuota de mercado grande, reaccione con dureza a las palabras del ministro, que podrían repercutir sobre su imagen corporativa", añade Kozlov.

En respuesta a las acusaciones del ministro, la cooperativa de grandes productores lácteos de Rusia, Soyuzmoloko, a la que pertenecen Danone y PepsiCo, se dirigió al primer ministro Dmitri Medvédev para que valorase la credibilidad y la ética de las declaraciones del ministro de Agricultura.

"En el catálogo de nuestra empresa sólo hay un producto que se produce utilizando grasas vegetales: el quark (una especie de cuajada que se utiliza en dulces), producido bajo contrato por un tercero. La información sobre su composición se presenta en el envase y está al alcance del consumidor,” afirma en un comunicado oficial la empresa Danone.

Según datos de la multinacional, la participación de este producto en las ventas totales Danone es insignificante y representa menos de un 0,4%, y ninguna fábrica de productos lácteos Danone en Rusia ha comprado ni un solo gramo de aceite vegetal.

La participación extranjera

A finales de 2010, Danone unió su negocio de productos lácteos a la empresa rusa Yunimilk. En total, la nueva empresa se compone de 30 plantas de elaboración de lácteos y de alimentos para bebés. Después de la fusión, el nuevo grupo se convirtió en el mayor productor de lácteos en Rusia y la inversión de la empresa francesa desde el inicio de las operaciones en Rusia alcanzó los 1.800 millones de dólares.

A su vez, PepsiCo entró en el mercado de los productos lácteos de Rusia en 2011, cuando compró al fabricante ruso Wimm-Bill-Dann. Casi al mismo tiempo, la empresa comenzó a dedicarse al negocio de los derivados lácteos en EE UU. En 2012 (no se dispone de datos más recientes), PepsiCo contaba con unos 500 grandes proveedores directos de leche cruda en Rusia, a los que compró alrededor de 1,8 millones de toneladas.

"La Unión nacional de productores de leche está indignada por las declaraciones del ministro de Agricultura con respecto a la calidad de los productos lácteos de las grandes empresas", dijo a RBTH el departamento de prensa de Soyuzmoloko.

Esta cooperativa fue creada en 2008 para proteger los intereses de los productores de leche en el país. En la actualidad, engloba a más de 3.000 empresas de producción y procesamiento, incluyendo Danone y PepsiCo. Soyuzmoloko, según sus propios datos, representa alrededor del 70% de la industria láctea en Rusia.

De acuerdo con la cooperativa, el Servicio Federal de Protección del Consumidor (Rospotrebnadzor) es el órgano de control principal, y está constantemente analizando los productos que existen en el mercado. "Ninguno de los análisis de Rospotrebnadzor mostró que “en estos productos [extranjeros] hay un máximo del 20% de leche y, el resto, es una mezcla de leche de coco, de palma y otros aditivos'”.

“En los últimos años, estas empresas llevan siendo un ejemplo de trabajo, en términos de cumplimiento de requisitos legales, siguen unos estrictos procedimientos internos de garantía de calidad y seguridad en la producción", señalan desde Soyuzmoloko.

Según explican, sí existe un problema de falsificación de actividades; sin embargo, tal y como demuestran los resultados de los controles, a menudo se ven anomalías en la producción de pequeñas empresas que tienen reputación en el mercado y no tratan de ganar consumidores. A las grandes empresas les resulta muy poco rentable desacreditarse a sí mismas ante el consumidor.

Lea más: Argentina, Nicaragua y Bielorrusia entre los más beneficiados por el veto ruso a los alimentos occidentales>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.