Aparece en Rusia la Unión de Refugiados de Ucrania

La ONU ha confirmado que más de un millón de personas se han desplazado a Rusia desde Ucrania. Fuente: TASS.

La ONU ha confirmado que más de un millón de personas se han desplazado a Rusia desde Ucrania. Fuente: TASS.

Hay alrededor de un millón de personas procedentes de Ucrania que han llegado a Rusia. Se vieron obligadas a abandonar sus hogares debido a la actividad militar. Con el fin de ayudarles a lidiar con la burocracia rusa, conseguir un trabajo y empezar una vida normal, nace la Unión para los Refugiados de Ucrania.

Sólo han pasado un par de semanas desde que apareció en Rusia la Unión de Refugiados de Ucrania, fundada por el exmiembro del Parlamento y defensor de la cooperación con Moscú, Oleg Tsarev.. En mayo de este año anunció su candidatura para las elecciones presidenciales anticipadas en Ucrania y, un mes más tarde, se convirtió en el líder del Parlamento de la autoproclamada Unión de las Repúblicas Populares Novorossía, que se compone de la República Popular de Lugansk y la República Popular de Donetsk.

La iniciativa de Tsarev fue bien recibida en Moscú. En declaraciones oficiales, las autoridades rusas negaron la existencia de problemas con los refugiados ucranianos (ya que reciben asilo temporal, un permiso de trabajo y un lugar para vivir, y sus hijos ingresan en colegios y guarderías evitando listas de espera). Pero, en realidad, sus dificultades continúan. 

Según la ONU, más de un millón de personas han abandonado Ucrania este año para trasladarse a Rusia, debido a la guerra en el este del país. Un 87 % de estos emigrantes forzosos procede de las regiones de Lugansk y Donetsk. A principios de junio, el número de refugiados que llegaba de Ucrania oriental era de 2.600. El 1 de agosto ascendía a 102.600 personas.

El Servicio Federal de Inmigración ruso informa de que actualmente hay unos dos millones de ucranianos en Rusia, de los que 600.000 son del sureste del país. 36.000 de ellos viven en centros de acogida temporal.

En Rusia hay centros de acogida temporal para refugiados ucranianos en los siguientes lugares: Simferópol, Sebastopol, las regiones de Bélgorod, Briansk, Vorónezh, Kursk, Leningrado, Moscú y Rostov, además de en las ciudades de Moscú y San Petersburgo.

"Si los propios refugiados han creado una alianza para comenzar a resolver sus problemas, entonces eso es fantástico," dijo a RBTH Evgueni Bobrov, miembro del Consejo de Derechos Humanos de la presidencia de Rusia, que durante mucho tiempo se ha dedicado a las cuestiones de reasentamiento de desplazados.

El Consejo de la Federación, equivalente al senado, apoyó también la idea de creación de la Unión. "Supervisamos la situación de los refugiados. Y si la creación de esta formación contribuye a formular las peticiones de los afectados, entonces vamos a pedir a nuestros senadores que se coordinen y aporten toda clase de ayuda”, declaró a finales de septiembre el vicepresidente del Consejo de la Federación, Yuri Vorobiov.

Asimismo, Tsarev también obtuvo el apoyo de los diputados de la Duma Estatal. Como resultado, a mediados de octubre llegaron a Moscú un centenar activos refugiados procedentes de diferentes regiones de Rusia y se han convertido en la columna vertebral de la organización.

"Ahora todavía estamos en la fase de formación. No se puede conseguir crear algo tan rápidamente. Estamos trabajando en la construcción de una base de todos los refugiados”, informó a RBTH Alexéi Yarovoi, presidente electo de la Unión de Refugiados de Ucrania. Él mismo es un desplazado de Slaviansk.

Con las autoridades rusas ya existe un acuerdo de cooperación. "Al consejo de administración de la Unión se han incorporado Alexander Totoonov, miembro del comité de apoyo público a los habitantes del sureste de Ucrania del Consejo de la Federación; Serguéi Obukhov, vicepresidente del Comité de la Duma Estatal para asociaciones públicas y organizaciones religiosas; Kazbek Taisaiev, vicepresidente del Comité de la Duma para política económica, innovación y desarrollo empresarial; Ruslán Gostev, miembro del Comité de Nacionalidades y la Comisión de Auditorías de la Duma; y Yana Lantratova, miembro del Comité de Derechos Humanos y del grupo de trabajo para el seguimiento de los derechos humanos en Ucrania, y presidente de la "Unión de voluntarios de Rusia",” enumera Yarovoi. “Todos ellos se comprometieron a ayudar ".

Una vez que la Unión se ponga en pie se aclararán las cuestiones que preocupan a los desplazados para luego transferirlas a las autoridades rusas y llegar a soluciones integradas. "El problema más urgente es la complejidad de los documentos en las regiones cerradas a los refugiados", explica Yarovoi, en referencia a Moscú, la región de Moscú, la región de Leningrado y San Petersburgo. "Estas personas están dispuestas a mantenerse con su trabajo. No necesitan subsidios. Muchos refugiados tienen experiencia profesional, son especialistas cualificados. Pero al final no trabajan en sus áreas y pierden habilidades", señala.

Confusión con los documentos

Los desafíos a los que se enfrentan los refugiados son diferentes según la región. "Por ejemplo, en Volgogrado no disponían de formularios oficiales para el registro de personas desplazadas, así que les dieron otros. Ahora, sin embargo, estos documentos no son válidos”, explica Yana Lantratova a RBTH.

“Los refugiados no pueden obtener ninguna prestación, ni percibir salarios, ni utilizar los servicios de los bancos. Se pueden cambiar los documentos, pero eso significa más tiempo de espera”. Hay problemas de calendario en la recepción de la condición oficial de refugiados.

Los que presentaron los documentos en Crimea y partieron para el centro de Rusia, en Tver, no podrán recibir los papeles hasta pasados dos meses y medio. "Como consecuencia, no pueden conseguir un trabajo, ir al hospital o llevar a los niños a la escuela”, apunta Lantratova. “Y si se organizan para trabajar ilegalmente, se enfrentan al engaño por parte de los empresarios, que pueden no pagarles su sueldo". Lantratova explica que la Unión debe sistematizar estos problemas, ya que sólo entonces se podrán abordar de manera integral.

Yarovoi comenta que la también ayudará a aquellos desplazados que deseen regresar a su patria, a pesar de que aún es demasiado pronto para hablar de ello. Oleg Tsarev predice que este invierno llegarán a Rusia otros dos-tres millones de ciudadanos procedentes de Ucrania y que, a finales de 2015, su número podría alcanzar los cinco millones.

Lea más: Cómo viven los refugiados ucranianos en Rusia >>>