“La situación en Liberia a causa del ébola es un auténtico infierno”

El escritor y periodista Eduard Baguírov comparte sus impresiones tras una visita al país africano. Fuente: Reuters

El escritor y periodista Eduard Baguírov comparte sus impresiones tras una visita al país africano. Fuente: Reuters

El escritor y publicista Eduard Baguírov ha vuelto recientemente de Liberia, donde ha participado en el rodaje de un documental para el programa “Con tus propios ojos” del Primer Canal de la televisión rusa. Baguírov ha compartido sus impresiones sobre el país y sobre las personas que viven en unas condiciones en las que la vida humana parece imposible.

¿Cómo se vive en Liberia?

Haz click en la imagen para abrir la infografía

La epidemia del virus del Ébola surgió en África Occidental en febrero de este año. Los primeros casos de contagio se registraron en Guinea, en menos de un mes el virus se extendió a Liberia, más tarde a Sierra Leona, Nigeria, República del Congo y Senegal. Según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud, a causa del virus han fallecido más de 3.000 personas.

Se vive mal. El sentimiento subyacente es de una profunda ansiedad, en algunos casos incluso de desesperación. En el aeropuerto de Monrovia te encuentras a los epidemiólogos con monos protectores que inspeccionan cuidadosamente a todos los que salen. Junto a ellos hay tanques con una solución de cloro. En Liberia, estos tanques están por todas partes. Ni siquiera en una tienda se puede entrar sin lavarse las manos en ellos.

¿De qué vive la gente allí, a qué se dedica?

Allí reina la pobreza más absoluta. Comercian con basura o con cosas que roban en algún lugar. Eso es lo que pude observar. Hay muchas chabolas y suciedad. Las condiciones higiénicas dejan mucho que desear.

¿Y qué hay detrás de las chabolas?

No hay agua corriente y beben el agua que se acumula en el tejado durante la lluvia. También carecen de baño. La gente utiliza bolsas de plástico que tiran en su propio patio. Cada uno de los habitantes de estos barrios conoce a alguien que ha muerto de ébola o que está a punto de morir.

¿Y qué pasa en los barrios más pobres?

Allí es donde reina el auténtico infierno. Los servicios sanitarios apenas entran, por lo que no existe ningún tipo de control. Además, tienen unas costumbres funerarias distintas. Los cuerpos permanecen mucho tiempo fuera de la casa, en ocasiones durante semanas, hasta que comienzan a descomponerse. La gente tiene un contacto constante con estos cuerpos, los besan, comen junto a ellos… Los cuerpos de los fallecidos por el virus del ébola son robados por sus familiares de las morgues de los hospitales.

¿A todos los enfermos los llevan a estos hospitales?

Desgraciadamente, no. Fuimos a las chabolas justo cuando llegaban los epidemiólogos y el transporte de cuerpos. Poco antes habían muerto dos personas y alguien había llamado a los especialistas. Los cadáveres estaban dentro de una chabola. Alrededor de ellos se encontraban sus familiares. La mitad de ellos estaban también enfermos y el resto, moribundos. Una niña pequeña agonizaba en brazos de su madre, los labios cubiertos de una espuma sanguinolenta.

Usted habló allí con especialistas. ¿Cuál es la opinión de estos sobre la posibilidad de pandemia del ébola? ¿Podría esta enfermedad extenderse a Europa y a Rusia?

La pandemia en Eurasia, en Rusia, es imposible. No se descartan casos aislados, porque el contagio de esta enfermedad es muy fácil físicamente. Pero no podría haber una pandemia. Las condiciones son diferentes y si el virus no muta, es controlable.

Lea más: Rusia recalca que no existe aún una vacuna eficaz contra el ébola>>>

Adaptado de la entrevista en ruso en Lenta.ru.