Instan a Rusia a que continúe apoyando los valores tradicionales de la familia

En la sociedad moderna, la búsqueda del hedonismo empieza a predominar sobre los valores familiares. Fuente: ITAR-TASS

En la sociedad moderna, la búsqueda del hedonismo empieza a predominar sobre los valores familiares. Fuente: ITAR-TASS

Los participantes del foro ‘La familia numerosa y el futuro de la humanidad’, celebrado recientemente en Moscú, han manifestado su preocupación por la situación demográfica del mundo. La sociedad moderna, incluida la rusa, se ha decantado por la búsqueda del placer personal en detrimento de los lazos familiares. Al mismo tiempo, la política estatal rusa en el campo de la familia constituye para muchos países un modelo de apoyo al fortalecimiento demográfico.

El foro ‘La familia numerosa y el futuro de la humanidad’, celebrado en Moscú del 10 al 11 de septiembre, ha logrado reunir a más de mil quinientos participantes de 45 países.

En cooperación con el Foro Internacional "Familias Numerosas y el Futuro de la Humanidad"

Representantes del clero, funcionarios, sociólogos, pedagogos y científicos especializados en el campo de la familia y de la demografía, a pesar de sus divergencias políticas, religiosas y sociales, han coincidido en que la familia actual se está alejando de las costumbres tradicionales y está adoptando una tendencia altamente negativa. Un fenómeno que se está desarrollando en diferentes países.

Al mismo tiempo, Rusia constituye la avanzadilla y la principal esperanza para la humanidad en la defensa de los valores tradicionales de la familia, según anunció en el foro Aymeric Chauprade, diputado del parlamento europeo por el partido francés ‘Frente Nacional’ y asesor de política exterior de la presidenta del partido Marine Le Pen.

“Gracias al presidente de Rusia, Vladímir Putin, los pueblos del mundo tienen ahora la esperanza y la posibilidad de defender los valores de la familia”, declaró.

Los asistentes al foro internacional de Moscú ‘La familia numerosa y el futuro de la humanidad’ también han hecho un llamamiento a la ONU para se posicione en defensa de la familia tradicional. Los autores del documento han manifestado su preocupación por la puesta en marcha en una serie de países de “unas políticas altamente tendenciosas y una campaña propagandística sin precedentes que conducen al debilitamiento definitivo de la institución de la familia natural, considerada desde siempre en las sociedades civilizadas la base para la prosperidad del Estado”.

Tendencia al hedonismo

Los expertos que han participado en el foro opinan que, a pesar del apoyo estatal a los valores familiares tradicionales, una década después de la perestroika los valores de la sociedad internacional —incluida la rusa— han sido desplazados sustancialmente por el hedonismo. Tal como ha declarado el investigador jefe del Instituto de Sociología de la Academia de las Ciencias rusa, Alexánder Zhávoronkov, aunque distintos grupos sociales han mostrado diferentes prioridades, la tendencia hacia el hedonismo es palpable. Sin embargo, conceptos como el interés por el trabajo, la familia y la salud han empezado a pasar a un segundo plano. Últimamente muchas familias jóvenes posponen la paternidad incluso del primer hijo.

El diputado del parlamento griego Anastasios Nerantzis ha detectado problemas demográficos similares en su país. “Los principales motivos de la disminución de la población no son las guerras, las enfermedades ni las catástrofes naturales, sino el descenso de la natalidad”. Según sus palabras, si antes en Grecia cada mujer tenía de media 3,7 hijos, ahora esta cifra se queda en 1,2. “Las parejas del mismo sexo distorsionan el concepto de familia”, opina Nerantzis.

La presidenta de la fundación ‘Maternidad Sagrada’, Natalia Yakúnina, está convencida de que el Estado debería prestar apoyo a la familia a lo largo de todo su ciclo vital y no solo en determinados periodos. Según Yakúnina, hoy en día el concepto de ‘familia’ se utiliza cada vez más para referirse a unos formas de relación que no pueden considerarse familia en el sentido natural de la palabra bajo ningún concepto.

“Esta tendencia está encarnada expresamente en las representaciones culturales, que inculcan pautas de comportamiento principalmente a los jóvenes. Sin la familia, la humanidad dejará de existir como la conocemos”, señala Yakúnina.

Los problemas demográficos

El subsecretario de Estado de Hungría para los asuntos internacionales y de cooperación con la Unión Europea, Guerguei Prole, llevó al foro pruebas de que las políticas destinadas a la destrucción de los valores tradicionales de la familia generan problemas demográficos.

“Hungría se ha visto muy afectada por este ‘invierno demográfico’. El descenso de la natalidad comenzó en los años 60 del siglo pasado y ha continuado hasta nuestros días. En 2010 se superó la barrera psicológica de los 10 millones de habitantes”, cuenta Prole. Según sus palabras, la mayoría de los países europeos y de la CEI están experimentando problemas similares. Prole cree que el individualismo está creciendo y que la gente huye de las responsabilidades en las cuestiones sociales.

“Está cambiando mucho el papel de la mujer también en los países en vías de desarrollo”, opina el profesor de demografía Yan Tsui Hua, de China. “Aunque la mujer siempre ha estado en situación de desventaja, ahora la discriminación en el mercado laboral conduce principalmente a su desplazamiento al papel de ama de casa”, señala Tsui Hua. Según sus palabras, también se mantiene la concepción de la mujer como un miembro débil de la sociedad.

Como medida para revertir la decadente situación demográfica y aumentar el grado de fertilidad, el representante de la Asamblea Consultiva Islámica de Irán, Abdolreza Azizi, ha propuesto que los Estados apoyen a las instituciones de la familia y del matrimonio, a las madres y a las mujeres embarazadas.

Lea más: ¿Formar una familia o buscar éxito profesional?>>>