Quién es la ‘Madre Heroína’

Fuente: Ria Novosti

Fuente: Ria Novosti

El título de ‘Madre Heroína’ apareció en la Unión Soviética en 1944 —en el momento más intenso de la Segunda Guerra Mundial— como grado de distinción para las mujeres que dieran a luz y criaran a diez o más niños. Actualmente este galardón se concede a la ‘Gloria de los Padres’.

El título de ‘Madre Heroína’ se entregaba cuando el último hijo había alcanzado el año de vida, siempre que el resto de los hijos aún vivieran. En los 40 años desde que se aprobó la concesión de este título, fueron galardonadas con él más de 750.000 mujeres.

Aparte de la condecoración como ‘Madre Heroína’, también se concedían otras dos medallas a la maternidad: a las madres de seis hijos —incluidos los hijos adoptados— se les entregaba una medalla de primer grado y, a las de cinco hijos, una de segundo grado. La ‘Medalla a la Maternidad’ de primer grado se entregó a más de 1,5 millones de mujeres, la de segundo grado a más de 2,7 millones de mujeres.

La última vez que se condecoró a una mujer en Rusia con este tipo de galardón fue el 14 de noviembre de 1991, durante el mandato de Mijaíl Gorbachov. El galardón dejó de existir tras la caída de la Unión Soviética. A principios de los años 90 el país sufrió graves problemas económicos y políticos, por lo que la demografía pasó al segundo plano.

El gobierno ruso retomó la cuestión de las condecoraciones a las familias numerosas más tarde. En febrero de 2008, Dmitri Medvédev (entonces primer vicepresidente del gobierno) propuso recuperar la orden soviética a la ‘Gloria Materna’ y condecorar con ella no solo a las madres, sino también a los padres, por lo que se decidió rebautizar la orden como a la ‘Gloria de los Padres’. Se empezó a conceder en 2009 “por la contribución a la consolidación de la institución de la familia y de la educación de los niños”. La orden se concede a los padres que tengan cuatro hijos o más. Hasta 2013, la condecoración preveía la entrega a uno de los padres de 50.000 rublos (1.300 dólares); actualmente, esta paga extraordinaria ha aumentado a 100.000 rublos (2.600 dólares).

Fuente: Ria Novosti

En febrero de 2013, el miembro de la comisión presupuestaria de la Duma Estatal (el parlamento ruso) y padre de familia numerosa Mijaíl Serdiuk, del partido socialdemócrata (Rusia Justa), propuso recuperar el título honorífico de ‘Madre Heroína’ y presentó el correspondiente proyecto de ley ante la Duma, pero este no fue aprobado.

En febrero de este año el presidente de Rusia, Vladímir Putin, condecoró a nueve familias de distintas regiones del país con la orden a la ‘Gloria de los Padres’. Entre los seleccionados se encontraban dos familias con 16 y 14 hijos respectivamente, una pequeña ‘célula de la sociedad’. 

No hay ninguna relación entre las medallas y la demografía

Nina Rusanova, demógrafa e investigadora del Instituto para el Estudio de los Problemas Socioeconómicos de la Población,  afirma que para las familias numerosas es importante el apoyo moral del Estado, que obtienen entre otras cosas gracias a estas órdenes. Sin embargo, según la experta, no existe ninguna relación directa entre las condecoraciones estatales y la demografía.

“Nadie va a tener cinco o diez hijos para recibir la orden a la ‘Gloria de los Padres’, eso sería completamente absurdo”, comenta Nina Rusanova.  “Pero esta condecoración no deja de ser importante, puesto que toma en consideración el trabajo de unos padres que no se han entregado por completo a su carrera profesional, sino que han optado por tener hijos y dedicarse a su educación. Bajo las condiciones económicas actuales es una decisión muy difícil para los rusos. Según las estadísticas, con frecuencia (aunque no siempre) el nacimiento de cada nuevo hijo conlleva un descenso en el nivel de bienestar. Esto se debe a que el número de personas dependientes del núcleo familiar aumenta, mientras que el número de personas que trabajan en él se mantiene igual”.

Según Rusanova, el número de familias con diez hijos o más en la Rusia actual se ha reducido sustancialmente en comparación con los tiempos de la Unión Soviética. Esto guarda relación con los cambios producidos en la coyuntura socioeconómica.

Según una encuesta social realizada por el portal Superjob el año pasado, el 31 % de los rusos encuestados en edad laboral están convencidos de que, tras el nacimiento de un hijo, a las mujeres les resulta bastante más complicado avanzar en su carrera. Entre la juventud hay más gente que comparte esa opinión, un 42 %. Solo una quinta parte de los rusos cree que la carrera de las mujeres puede desarrollarse con éxito después del nacimiento de sus hijos, puesto que en ese caso se ven incentivadas por el deseo de obtener un sueldo mayor.

De acuerdo con los últimos datos proporcionados por el centro de investigación de ITAR-TASS, el 86 % de los rusos creen que las familias deberían tener entre dos y tres hijos. El 32 % de la población cree que las familias deberían tener tres hijos o más (según la legislación rusa, las familias con más de tres hijos se consideran familias numerosas). Este indicador es alto incluso entre los jóvenes de entre 18 y 34 años (el 25 %). Pero en realidad, entre las mujeres de 40 a 49 años, el número de madres con familias numerosas es entre 2 y 2,5 veces inferior.

La presidenta del movimiento social interregional ‘Familia, amor y patria’, Liudmila Riábchenko, cree que muchas familias numerosas se enfrentan a la indiferencia cuando acuden a los organismos estatales de asistencia social en busca de ayuda. “Tienen que escuchar cosas como: ‘usted se ha dedicado a parir hijos, encárguese usted de ellos”. “Eso no puede ser”, comenta Riábchenko.

“La familia debería tener la seguridad de que se les va a ayudar, de que sus hijos son importantes para el Estado. A nivel federal, los políticos hablan de ello todo el rato, la orden a la ‘Gloria de los Padres’ es también una muestra de las prioridades de las políticas estatales, pero cuando las familias numerosas acuden a los organismos locales de asistencia social reciben un trato completamente distinto”. 

Lea más: La importancia de la familia en la sociedad rusa>>>