La moda de las pegatinas en los automóviles de Moscú

Fuente: servicio de prensa

Fuente: servicio de prensa

En los automóviles de los rusos cada vez se ven más pegatinas que la gente usa para bromear, expresar sus ideas políticas o incluso ganar dinero. RBTH ha decidido investigar las particularidades de las pegatinas en los coches de Rusia.

Sticker Ride es una joven startup de Moscú creada hace un par de años que ofrece a los propietarios de automóviles la posibilidad de ganar dinero llevando en sus coches pegatinas con publicidad.

Sticker Ride posee una aplicación móvil que permite realizar un seguimiento de los lugares y los kilómetros que recorre el automóvil con la publicidad. Dependiendo de la distancia recorrida y del número de gente que se encuentre en las calles por las que pasa el automóvil, se establece el pago para el propietario. Según el fundador del proyecto, Mijaíl Márchenko, no es que se ganen importes estratosféricos, pero da para compensar el gasto en gasolina. Los propietarios deciden la publicidad que llevarán en su coche. La elaboración de la etiqueta es responsabilidad de los empleados de Sticker Ride.

Sticker Ride no es un monopolio en este sector: si se busca en ruso “publicidad en el coche por dinero”, aparecen decenas de páginas web que ofrecen cientos de servicios distintos.

Pero no todos los moscovitas pegan en sus coches adhesivos para ganar dinero. Muchos lo hacen de forma desinteresada, escogen pegatinas que se correspondan con sus convicciones, valores o sentido del humor (o lo que ellos entienden por sentido del humor). En muchas tiendas online se pueden comprar pegatinas de prácticamente cualquier tamaño y contenido por muy poco dinero. Es perfectamente posible llenar el coche de pegatinas, aunque por lo general, los rusos se suelen limitar a una pequeña pegatina en la luna trasera.

Slideshow audio: Viaje en el tiempo a bordo de automóviles soviéticos

Y puede tratarse tanto de algo funcional, como una letra “U” rusa en un triángulo rojo que quiere decir que hay un novato al volante o la inscripción “bebé a bordo”, como cualquier otra cosa más libre, como una afirmación que el propietario del coche desea compartir con el mundo que le rodea.

Por ejemplo, a menudo se puede encontrar jeeps gigantes en los que aparece escrito en letras enormes Fuck fuel economy. Otra opción son bromas que se encuentran en el límite de la corrección política, como la famosa frase “Yahoooeyu s etij dorog” (que en ruso hace un juego de palabras entre el famoso buscador en internet y una palabrota rusa para expresar el descontento por el mal estado de las carreteras rusas) o la pegatina “cantidad de abuelas atropelladas”, en la que las imágenes de ancianas se asocian a las estrellas que dibujaban durante la Segunda Guerra Mudnial los pilotos en sus aviones para llevar el recuento de enemigos abatidos. 

Pegatinas políticas

También es bastante típico colocar cerca de la tapa del depósito una pegatina con Simon’s Cat. Generalmente este gato aparece hambriento con un plato vacío, como indicando que el coche también “quiere comer”. La pegatina indica en primer lugar dónde se encuentra la tapa del depósito y en segundo lugar qué tipo de combustible “prefiere” el automóvil. Todo esto ahorra a los conductores más perezosos tiempo en conversaciones con los empleados de la gasolinera, ya que todo está indicado en el coche y además de forma divertida.

Recientemente, las pegatinas se han convertido también en una herramienta de agitación política. Hace un año, cuando las elecciones al alcalde de Moscú se convirtieron en el tema principal, en la capital se veía frecuentemente automóviles con una pegatina en la que se leía “Navalni” en la luna trasera. Los adhesivos fueron uno de los métodos de los partidarios del candidato de la oposición Alexéi Navalni para compensar la poca cobertura que le brindaron los canales estatales, y obtuvieron cierto resultado. El opositor obtuvo un 27% de los votos en las elecciones y su popularidad se incrementó drásticamente.

Ahora que Navalni, que permanece bajo arresto domiciliario, ha desaparecido del campo de visión de los medios de comunicación, quedan pocos coches en Moscú con su nombre. En cambio, en las tiendas online han aparecido adhesivos con la imagen de los “hombres amables” (es decir, los soldados rusos en Crimea). Una muestra algo peculiar del espíritu de los tiempos. 

Símbolos de la Gran Victoria

Una vez al año se produce un sensible incremento del número de pegatinas en los automóviles de los moscovitas. Sucede a principios de mayo, poco antes de la celebración del Día de la Victoria, que tiene lugar el 9 de mayo, cuando se homenajea a los veteranos de la Segunda Guerra Mundial. Esto se refleja también en los automóviles: para esta festividad se colocan imágenes de estrellas rojas, cintas de San Jorge e inscripciones como “¡Abuelo, gracias por la victoria!” o “¡Recuerdo con orgullo!”. En ocasiones puedes encontrar un coche de marca extranjera con el llamamiento “¡A Berlín!”: durante los años de la guerra se escribía esto en los laterales de los tanques y aviones que se enviaron hacia Occidente.

12 automóviles soviéticos de diseño

Generalmente, las pegatinas del Día de la Victoria se retiran cuando pasa la fiesta, aunque también hay excepciones. Hace cerca de un año salió por televisión un moscovita que, tras llenar el coche entero de pegatinas con símbolos del 9 de mayo, decidió no retirarlas y siguió circulando con ellas todo un año: “Desde entonces, la policía no me ha parado ni una sola vez, cuando me ven únicamente se ríen”, comenta el propietario del coche satisfecho.

Pegatinas por aparcar mal

Algunas pegatinas aparecen en los automóviles sin el permiso de sus propietarios. La organización Stopjam, que lucha contra los conductores que no cumplen las normas de aparcamiento, a menudo decora los cristales de los coches mal aparcados con gigantes pegatinas redondas con la inscripción “Me da igual todo el mundo, aparco donde quiero”.

 

El presidente de Chechenia Ramzán Kadírov destituyó al representante permanente del presidente Tamerlán Mingaev. La causa para el cese fue el comportamiento de la mujer de Mingaev (1' 27") en una discusión en el centro comercial Evropeiski de Moscú.

En muchas ocasiones, los propietarios del vehículo que pillan in fraganti a los activistas pegando los adhesivos intentan despegarlos e incluso buscan pelea. Los miembros de la organización, por su parte, graban todo en vídeo y lo cuelgan en internet. De modo que las pegatinas pueden servir también como estigma, aunque librarse de este estigma, según aseguran en Stopjam, es muy fácil: sus pegatinas se quitan fácilmente y no dejan huella.

Lea más: Una carrera entre automóviles deportivos y aviones de combate>>>