La mayoría de los rusos apoya el embargo alimentario

Las encuestas del Centro Ruso de Estudio de la Opinión Pública muestra que el 84% se muestra a favor de estas medidas. Fuente: Vitali Anenkov / Ria Novosti

Las encuestas del Centro Ruso de Estudio de la Opinión Pública muestra que el 84% se muestra a favor de estas medidas. Fuente: Vitali Anenkov / Ria Novosti

La guerra de sanciones ha unido a los rusos: la mayoría de los ciudadanos apoya la prohibición de la importación de productos desde los países que han impuesto sanciones contra Moscú debido a la crisis ucraniana.

Según muestra una encuesta realizada por el Centro Ruso de Estudio de la Opinión Pública, un 84% de los ciudadanos se muestra a favor de este tipo de medidas de presión sobre los socios extranjeros.

Este “patriotismo alimentario” lo demuestran principalmente los habitantes de las pequeñas poblaciones (un 88%) y de las ciudades con más de 500.000 habitantes (86%).

En cambio, en Moscú y San Petersburgo tienen una opinión algo más cauta sobre el embargo: en ambas capitales un 72% apoya las sanciones de Rusia, mientras que un 17% se muestra en contra. A los habitantes de las grandes ciudades no les seducen los futuros cambios en los artículos de las tiendas ni la posible subida de los precios.

El saber que las sanciones occidentales hará aumentar la demanda de los productos locales con la consiguiente subida de precios y aumento de beneficios ha desatado la euforia en las granjas rusas. Ver el vídeo aquí>>>

Además de Moscú y San Petersburgo, en otras ciudades también esperan que haya una subida de precios: un 63% de los rusos está convencido de que los alimentos se encarecerán y un 46% teme que los productos prohibidos lleguen a Rusia mediante contrabando, disfrazados, por ejemplo, de “ostras de Mongolia” o “salmón suizo”.

No obstante, un 73% de los rusos cree que el embargo no perjudicará a la calidad de los productos. Únicamente un 22% de los encuestados teme el regreso de la época de las estanterías vacías en las tiendas.

Sin embargo, a pesar de estos temores, los rusos siguen siendo optimistas con el futuro: un 85% de los encuestados opina que el embargo acelerará el desarrollo de la agricultura local y que la proporción de productos rusos en las tiendas se incrementará. Un 63% piensa que las medidas de respuesta a las sanciones de Rusia beneficiarán a sus socios de Asia y América Latina;  en su opinión, el embargo ayudará a los productores de estos países a afianzar sus posiciones en el mercado ruso.

Lea más: Rusia se prepara para reemplazar los alimentos de la UE y EE UU>>>

 

Artículo publicado originalmente en ruso en Rossiyskaya Gazeta.