Un flashmob contra la nueva ley de bloggers llena las redes rusas de palabrotas

Fuente: twitter.com/gabrelyanov

Fuente: twitter.com/gabrelyanov

En Rusia ha entrado en vigor la ley sobre los bloggers que equipara de facto los blogs más populares con medios de comunicación. Uno de los puntos de la ley es la prohibición del uso de palabrotas en las publicaciones. La medianoche anterior a la entrada en vigor de esta ley, en las redes sociales rusas comenzó un flashmob en señal de protesta.

A finales de la semana pasada los usuarios rusos organizaron un flashmob en las redes sociales para expresar su descontento acerca de la llamada “ley sobre los bloggers”, que entró en vigor el 1 de agosto.

Según la ley aprobada en abril, los blogs con más de 3.000 visitas serán equiparados a los medios de comunicación. Se le prohibirá publicar información no contrastada, hacer publicidad de pornografía, escribir con lenguaje soez y obligar a los usuarios a introducir su nombre y dirección de correo electrónico. A cambio, los bloggers adquieren el derecho a añadir publicidad en su blog. La ley exige que las multas o los bloqueos por incumplimiento de la ley no se impongan a los propios bloggers, sino a las superficies en las que publican sus artículos.

Los usuarios lograron elevar a trending topic en Twitter un hashtag que contenía una palabrota que hace referencia al órgano sexual masculino y el nombre del departamento oficial rusa que se encarga de vigilar el cumplimiento de la nueva ley (Roskomnadzor).

En la protesta participaron una gran cantidad de usuarios de las redes sociales, incluidos aquellos que poseen blogs con más de 3.000 visitas al día. Este es el indicador que distingue a los bloggers populares de los no populares según la nueva ley, que exige a los primeros que se registren obligatoriamente como medios de comunicación y les otorga derechos y obligaciones similares.

Muchos usuarios publicaron mensajes con este hashtag en clave humorística. Alguno de ellos aseguraba que la palabrota del hashtag había aparecido por culpa de su gato andando por el teclado del ordenador: “Vaya, qué casualidad, por culpa del gato se me han colado estas letras”.

https://twitter.com/traktor_bang

La presentadora de televisión, afín a la oposición, Ksenia Sobchak escribía en su Twitter: “¡No seáis *******, prohibid el propio ******, no la palabra que lo designa!”

https://twitter.com/xenia_sobchak

El director adjunto de Roskomnadzor, Maksim Ksenzov (twitter), en respuesta a la oleada de comentarios con palabrotas que iban dirigidos a su departamento, deseó las buenas noches a todos los bloggers y citó libremente un himno de la liturgia ortodoxa: “Señor, perdona a quienes no se contienen en su hablar. Ablanda sus corazones, hazles entrar en razón y dales la paz”.

A la mañana siguiente, viendo que el flujo de mensajes no llevaba visos de interrumpirse, Ksenzov dejó otro mensaje: “A los genios que envían mensajes con palabras malsonantes a Roskomnadzor les informo que ni los leeremos ni responderemos. Ni les prestaremos atención”.

Dispuestos a registrarse

60 bloggers ya entregaron sus solicitudes para registrarse en Roskomnadzor durante las primeras horas de vigencia de la ley, según informa la agencia rusa ITAR-TASS citando al secretario de prensa del departamento, Vadim Ampelonski.

El 1 de agosto, Roskomnadzor también envió un comunicado a siete populares bloggers rusos proponiéndoles que se registraran en el departamento, según informa el periódico Izvestia. En la lista, según el diario, figuran el escritor Borís Akunin, el político de la oposición Eduard Limónov, el fotógrafo y viajero Serguéi Dolia, el actor Mijaíl Galustián, el humorista Mijaíl Zadórnov, el director ejecutivo del consorcio NewsMedia Ashot Gabreliánov y el blogger Dmitri Chernyshov.

Esta ley es una reacción de los diputados a la cobertura que dieron los bloggers a los atentados terroristas en Volgogrado (a 970 kilómetros al sur de Moscú), ocurridos en diciembre de 2013. Durante este periodo, en los blogs rusos aparecieron muchos comunicados sobre nuevas explosiones que resultaron ser falsos.

Sin embargo, numerosos expertos en internet consideran que la ley no está bien redactada. Hasta ahora no queda claro cómo funcionará el sistema de control. Es prácticamente imposible revisar uno por uno los millones de blogs. Por su parte, Roskomnadzor asegura que la revisión se llevará a cabo únicamente bajo demanda.  

Lea más: Entra en vigor la ley para desterrar el lenguaje soez>>>


Para la redacción de este artículo se ha utilizado material de TJournal, Izvestia y The Village.