Las mujeres rusas prefieren casarse con alemanes, belgas o italianos

Las estadísticas muestran que son las nacionalidades extranjeras más populares entre los matrimonios mixtos. La herramienta más accesible para conocerse es internet. Fuente: AP

Las estadísticas muestran que son las nacionalidades extranjeras más populares entre los matrimonios mixtos. La herramienta más accesible para conocerse es internet. Fuente: AP

Los matrimonios mixtos, entre una mujer rusa y un hombre extranjero ,se popularizaron en los años 90, tras la caída del telón de acero. Internet, las agencias matrimoniales o el turismo son las maneras más populares para conocerse.

Una encuesta del centro de opinión pública VTsIOM, realizada para el Día de Rusia, el pasado 12 de julio, reveló que más de la mitad de las rusas (el 62%) consideran que se puede ser patriota y al mismo tiempo querer contraer matrimonio con un extranjero. En su opinión, el amor a la patria no debe resultar un impedimento para conseguir la felicidad familiar en el extranjero.

“Me marché con mi hija y mi marido ruso a vivir en Alemania cuando tenía 37 años”, dice la rusa Arina. “Mi marido era músico y quería hacer una carrera de éxito en el extranjero. Al cabo de un par de años nos establecimos en Berlín, empezamos a hablar en alemán a un registro coloquial. Mi marido estaba siempre de gira y acabamos separándonos. Decidí quedarme a vivir en Alemania, por mi hija”.

Arina empezó a conocer a alemanes a través de sitios de contactos en internet, acudió a algunas citas, pero no tuvo éxito. “A menudo los hombres resultan ser mayores de lo que indican en sus perfiles y no buscan una relación romántica sino una mujer que les haga las tareas de casa”, cuenta.

“Finalicé mis estudios, conseguí mi diploma ruso en Alemania y lo indiqué en mi perfil de una página web de contactos. El número de hombres que querían entrar en contacto conmigo se redujo drásticamente: pasé de recibir 10-15 contactos al día a uno o dos. Pero entre estos últimos encontré a mi futuro marido. En el primer encuentro me regaló un enorme ramo de rosas. Hace varios años que vivimos juntos en su casa. No he encontrado un trabajo fijo, pero sobre mis hombros descansa el funcionamiento y la limpieza de la casa”.

Elena Korotaeva, directora de la agencia matrimonial internacional “Sedmoe nebo” (Séptimo cielo), dice que ahora los novios más populares entre las rusas son hombres procedentes de Alemania, Austria, Bélgica e Italia. Según ella, hace algunos años eran muy populares los norteamericanos y los canadienses. Señala que este cambio en las preferencias de las rusas está relacionado con la tensión política en las relaciones entre Rusia y Estados Unidos.

La moda de los matrimonios de rusas con extranjeros surgió a mediados de la década de 1990, cuando la URSS se derrumbó y cayó el telón de acero. En 2014 el deseo de las rusas de casarse con extranjeros disminuyó un poco, algo que los expertos vinculan con la mejora de la economía del país y, respectivamente, con el crecimiento del bienestar de la población.

Según las estadísticas de las agencias matrimoniales internacionales, la principal exigencia que los extranjeros plantean a sus potenciales mujeres de Rusia es que dominen una lengua extranjera, preferiblemente el inglés, además del idioma del país donde vivirán. El que hayan tenido o no un primer matrimonio, hijos o estudios superiores en principio no es algo relevante, tal y como comentan desde las agencias.

Internet es, sin duda, la manera más popular y accesible para encontrar una pareja extranjera, se utilizan tanto las redes sociales como páginas de contactos. Algunas personas recurren a agencias especializadas. Svetlana Judiakova, directora de la agencia matrimonial internacional “Svetlana”, afirma que el 90% de clientes de su empresa son mujeres de Rusia y hombres europeos: “Las mujeres que quieren casarse con un extranjero tienen estudios superiores, trabajo y recursos materiales. Su edad oscila entre los 30 y los 50 años. En Rusia los hombres las consideran ya viejas y no se casan con ellas, mientras que en Europa a los 30 años es la edad en que los hombres empiezan a pensar en formar una familia”.

Según datos estadísticos de la agencia, el 60% de peticiones en la agencia matrimonial llegan de mujeres procedentes de las provincias y el 40% de Moscú y San Petersburgo.

Lea más: Regalos que no se deben hacer a una chica rusa>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.