Modelos de tallas grandes en la industria de la moda rusa

Fuente: Ria Novosti / Antón Denísov

Fuente: Ria Novosti / Antón Denísov

El negocio de la moda en Rusia, como en el resto del mundo, no acepta a chicas que no se ajusten a determinados estándares de glamour. Las chicas se ven obligadas bien a agotarse a base de dietas, bien a olvidar la carrera de modelo. La solución llega de la mano de Diliara Lárina. Según el libro ‘En un cuerpo no estándar’, ella se dedica a promover la carrera de modelos con formas y ha abierto su propia agencia de modelos Plus-size Model Agency.

Diliara Lárina intentó adelgazar para mantener la relación con su novio. Y consiguió lo que quería: acudió a una cita con su ex vestida con un traje ceñido con el que causó impresión. Pero su relación, de todos modos, se acabó. Entonces Diliara comprendió que debía serle fiel a su propio cuerpo. Así comenzó su carrera de modelo de tallas grandes.

Los estándares de la moda acomplejan a millones de rusas. Uno de los principales motivos es el repertorio que se pone a la venta en las tiendas: “Las colecciones de tallas grandes están escondidas, repartidas por las esquinas. Los diseñadores no utilizan maniquíes con ropa de tallas grandes para reflejar normalidad de la gordura, sino la libertad: tu cuerpo es tu principal activo y puedes cubrirlo con lo que quieras”, se indigna Diliara Lárina.

Los ideales impuestos por la sociedad son difíciles de cambiar. Catalina Gorskij, una modelo de tallas grandes de San Petersburgo, dice que la mejor manera de acabar con los estereotipos es demostrando que se puede tener una figura fuera de los estándares y tener una vida plena.

“Las modelos de tallas grandes pueden crear una imagen realmente singular; ellas inspiran cierto instinto ancestral, mientras que las delgadas despiertan más bien un deseo de alimentarlas”, cuenta a RBTH un famoso fotógrafo ruso conocido con el pseudónimo de Beliy Den.

Lárina explica que, para una modelo de tallas grandes, lo que más importa no es tener unas formas exuberantes, sino un rostro hermoso e inusual, además de la fuerza interior. “Una mujer guapa y cuidada atrae la atención de los hombres”, asegura. “Estoy contenta con mi peso porque es mío y en él me encuentro yo; ¿qué puede ser más importante que el cuerpo de una misma que, a su vez, contiene el alma?”. 

Las tallas grandes en el mundo de la moda

De momento, el mundo de la alta costura se muestra reticente a incluir en sus filas a modelos de tallas grandes. Quienes, a pesar de todo, alcanzan el pódium o logran aparecer en famosas revistas de moda, más que la regla constituyen la excepción. “Para la industria de la moda somos unas 'frikis', no una alternativa”, afirma Lárina.

Sin embargo, en el extranjero aumenta año tras año la demanda de modelos de tallas grandes. Catalina Gorsij cuenta que recibe ofertas de trabajo del extranjero continuamente. Aunque los requisitos para las modelos de tallas grandes son completamente diferentes en Europa, más exigentes que en Rusia. “Da la sensación de que en Europa los diseñadores no salen a la calle y no ven a las mujeres reales de talla 50. Queremos ser como son nuestras compradoras y las futuras clientas de los productos que nosotros anunciamos”, declara Lárina a modo de crítica contra los estándares europeos.

Estas chicas tratan de mostrar a la sociedad por todos los medios que la gordura también tiene un lugar en el mundo de la moda. “Yo organizo el concurso de belleza para chicas de tallas grandes Aurora norte, imparto clases magistrales en San Petersburgo y Moscú y, en 2011, gané el concurso de belleza La Donna Dolce”, cuenta Alexandra Sherbakova, una modelo de tallas grandes de San Petersburgo.

El objetivo principal de estas chicas es conseguir la igualdad de derechos en cuestiones de belleza. Las sesiones fotográficas, la seguridad en sí mismas y la liberación de los complejos les permitirán acabar con las representaciones estereotipadas de la belleza femenina.

Diliara no se cansa de repetir: “no me dan miedo las dificultades; no quiero ir a otros países donde ya esté todo hecho, sino profundizar aquí y cambiar lo que no me gusta. En lugar de enfadarme por nuestro atraso, yo actúo. Y, teniendo en cuenta la cantidad de fans que tenemos de otros países, creo que no lo estoy haciendo mal”.

Lea más: La belleza rusa según las mujeres extranjeras>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.