Jóvenes rusos se organizan contra el alcohol

Fuente: ITAR-TASS

Fuente: ITAR-TASS

El mito de Rusia como el país en el que más se bebe tiene raíces antiguas y profundas en el imaginario de los extranjeros. A pesar de que las estadísticas no siempre son unívocas, este estereotipo sigue definiendo la imagen de los rusos. Muchos rusos no están de acuerdo con estas afirmaciones y están dispuestos a luchar por la verdad, cada uno a su manera.

Un problema fundamental

“Rusia siempre ha sido el país más sobrio de Europa. El problema del alcoholismo generalizado ha aparecido durante los últimos 50 años, antes de ello el consumo de alcohol era algo poco común, nada habitual para una persona normal y corriente, - comenta el activista del movimiento “ALKO STOP!”, Aleksander Siniakov. – Pero poco a poco, la imagen del hombre cultivado, que bebe moderadamente, se arraigó en la mentalidad de los rusos. Y hoy en día lidiamos con un problema fundamental de percepción del alcohol. Cuando sale a colación el alcoholismo en una conversación, cualquier persona está de acuerdo en que se trata de un problema que hay que solucionar. Al mismo tiempo, la mayoría se permite un consumo periódico de alcohol en “pequeñas cantidades”. Nosotros insistimos en que no hay una cantidad mínima ni existen siglos de tradición de consumo de alcohol. Lo que existe es la abstención, eso es lo normal en la vida”.

El objetivo principal del movimiento “ALKO STOP!” es promover la sobriedad y un estilo de vida sano. Esta actividad se lleva a cabo en dos ámbitos: la promoción del deporte entre la juventud y un trabajo activo con la gente que bebe alcohol públicamente. Gracias a un video publicado en internet en el que los activistas de “ALKO STOP!” explican a los bebedores que están infringiendo la ley, el movimiento ha adquirido una gran popularidad.  “En realidad, el problema está en la cabeza de la gente. – comenta Aleksander. – Quien bebe alcohol en público cree que tiene derecho a hacerlo y las personas de su alrededor no ven nada malo en ello. Nosotros les explicamos que están violando la ley y que su comportamiento es inmoral”.

Una carrera contra el alcohol

Según Aleksander Siniakov, a pesar de que para muchos rusos el alcohol se ha convertido en un aspecto de su vida cotidiana, el trabajo con la juventud contribuye a cambiar esta situación.

Alcohol y tabaco en la propaganda soviética

“La sociedad debería tener sobre el alcohol la misma opinión que tiene sobre las drogas. Todo el mundo sabe que la Organización Mundial de la Salud equiparó hace tiempo el alcohol a los narcóticos, que tienen una influencia negativa en nuestra salud. Por desgracia, no podemos conseguir que el alcohol deje de venderse porque antes es necesario cambiar la mentalidad de la sociedad”.

Aleksander comenta que en el trabajo con la juventud es muy importante escoger la motivación correcta. “Para una persona joven, el alcohol suele asociarse a la popularidad en la sociedad, es una especie de confirmación de que se ha convertido en una adulto. Cuando les explicas que lo que importa es la salud y que el alcohol la destruye, ellos son capaces de entenderlo.

La moda del deporte como forma disuasoria de otros malos hábitos es muy eficaz en la lucha contra el alcoholismo.

El punto de vista femenino

Olga Nóvikova es directora del movimiento social Odintsovo Sobrio, lleva varios años dedicando a la promoción activa de la abstención.

“La imagen del bebedor y del fumador influyen de igual modo en los niños y en las niñas. En el trabajo de prevención del consumo de alcohol y tabaco se debe prestar especial atención a las niñas. En primer lugar, ellas son las depositarias del acervo genético nacional y, en segundo lugar, maduran más rápido y adoptan antes los “modelos adultos”. Y es muy importante que durante el crecimiento los niños ya tengan a su alrededor modelos de personas que no consumen alcohol”.

Lea más: Un diccionario ruso de alcohol>>>