Las prioridades de seguridad en el Cáucaso Norte de cara a Sochi 2014

Fuente: Nina Zótina / Ria Novosti

Fuente: Nina Zótina / Ria Novosti

Las cuestiones relacionadas con la garantía de la seguridad en Sochi y en las regiones adyacentes a la ciudad siguen acaparando la atención. Las autoridades han realizado un amplio despliegue de tropas.

Según los expertos del Carnegie Center de Moscú, el número de víctimas del conflicto del Cáucaso Norte se redujo en 2013 en comparación con el año anterior, aunque la amenaza terrorista no ha perdido relevancia.

El portal Kavkazki Uzel (El nudo caucásico), dedicado a supervisar la situación en el Cáucaso Norte y en cuyos datos se basa el Carnegie Center para elaborar sus estimaciones, ha presentado el balance del año 2013. El número total de víctimas en todo el Distrito Federal del Cáucaso Norte se redujo de 1.225 personas en 2012 a 986 en 2013, es decir, en un 19,5%. El punto más convulso de la región sigue siendo la República de Daguestán, seguida por Ingushetia; dos regiones que no comparten frontera directa con Krasnodar, la región donde se están celebrando las Olimpiadas.

La seguridad de los Juegos Olímpicos de Sochi 2014 está en manos de miembros de la policía, el ejército y otros cuerpos de seguridad. El Ministerio del Interior de Rusia indicó que se han desplegado 37.000 miembros del personal de seguridad nacional, una cifra que dobla al número de fuerzas desplegadas en los pasados Juegos Olímpicos en Londres en 2012.

El director de Kavkazki Uzel, Grigori Shvedov, considera que sí hay probabilidades de que se produzca un ataque terrorista durante la celebración de las Olimpiadas, pero no en la misma ciudad de Sochi. “Hay que prestar especial atención a los ferrocarriles, cuya vigilancia es ahora insuficiente”, dice Shvedov.

El exdirector del Instituto de investigación de las tropas ferroviarias, el mayor general Víctor Poplavski, admite que reforzar la vigilancia en la red ferroviaria es difícil, pero señala que las autoridades tienen medios suficientes para hacerlo con eficacia. “Por ejemplo, existen unos sensores especiales capaces de rastrear cualquier incidencia que se produzca en las vías; estos no son tan caros como las cámaras de vídeo que proponen los ferroviarios, y además son más eficaces”, explica el experto.

“En la región de Sochi se está trabajando constantemente con la población local, que colabora en la identificación de extraños en las aldeas cercanas a la carretera, etc.”.

El copresidente del programa ‘Religión, sociedad y seguridad’ del Carnegie Center de Moscú, Alexéi Maláshenko, señaló que la situación en el Cáucaso mantiene el mismo grado de tensión desde hace cerca de 25 años y ahora resulta difícil lograr un cambio real.

Por otra parte, la gente está tan acostumbrada a esta situación, que hasta han aparecido bromas sobre el terrorismo. El experto también cree en la necesidad de dejar a un lado los métodos administrativos y trabajar más con la población mediante medios de persuasión encaminados a consolidar los esfuerzos en la lucha contra el terrorismo. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.