Embargan animales domésticos para pagar deudas

Un gato de raza Maine Coon. Fuente: AFP / East News

Un gato de raza Maine Coon. Fuente: AFP / East News

La policía judicial rusa ha comenzado a vender los animales domésticos embargados por las deudas de sus propietarios. Las causas de estos embargos suelen estar relacionadas con el impago de los gastos comunitarios o con daños provocados a los vecinos.

Hace poco tiempo, en Yakutia, tras el embargo por impago de una deuda de 1,5 millones de rublos (32.000 euros), se vendió por 23.000 rublos (487 euros) un gato de raza Maine Coon.

El animal, requisado por la policía judicial en septiembre del año pasado, después de varios meses en venta, fue comprado a finales de diciembre. El caso tuvo una gran resonancia en los medios y sentó un precedente: la policía comenzó a 'arrestar' de forma masiva animales hace ya cinco años, aunque hasta el momento nunca había llegado a venderlos. La historia del Maine Coon no es ni mucho menos la única: ahora mismo existen como mínimo siete animales domésticos a la venta. 

LaesfingedeKémerovo

Los primeros arrestos de gatos se produjeron en Kuzbass, Siberia. En 2009 la policía judicial requisó un gato de cinco meses llamado Lexus, de raza Sphynx. Los propietarios eran un matrimonio que vivía en el pueblo de Metallploschadka, a 15 kilómetros de la ciudad de Kémerovo.

Según las autoridades de la región, la familia vivía en un apartamento de dos habitaciones y debía el pago de los gastos comunitarios de varios meses, un importe que ascendía a unos 15.000 rublos (317 euros). La empresa de suministros los demandó y el tribunal los declaró culpables.

La policía judicial intervino cuando el matrimonio no cumplió el plazo del pago: los agentes redactaron un inventario con todas las posesiones que se hallaban en el apartamento. El gato, que no era de pura raza, fue valorado únicamente en 1000 rublos (21 euros). El animal quedó temporalmente bajo la custodia de sus dueños. Los propietarios del Sphynx pagaron la mayor parte de su deuda a los pocos días. En la dirección de la policía judicial se atribuyó este favorable desenlace al gato: según fuentes del departamento, el matrimonio pagó su deuda tan rápidamente gracias a él.

Dos años y medio más tarde, en septiembre de 2013, la policía judicial de Kémerovo se volvió a encontrar con un caso similar. En esta ocasión se trataba de un hombre que debía 45.000 rublos (953 euros) a sus vecinos. El tribunal estimó que este importe correspondía a los daños provocados por una inundación de la que el acusado había sido responsable.

Cuando la policía judicial intervino, no pudieron redactar el inventario de posesiones: todo lo que había en el apartamento estaba a nombre de su madre y de su esposa. El único objeto sin dueño resultó ser un joven gato de raza Sphynx. Los agentes lo valoraron en unos 500 rublos (10 euros). A pesar de que el coste estimado no se acercaba al importe total de la deuda, tras la inclusión del gato en la lista de posesiones a embargar su propietario decidió pagar la deuda a sus vecinos. 

Gatos cojos y periquitos

 

Un guacamayo azulamarillo (Ara ararauna). Más fotos y vídeos aquí. Fuente: Román Kiselev

En muchas ocasiones se requisan otros animales que únicamente poseen un valor sentimental. En el distrito Volski de la región de Sarátov, en una ocasión se 'arrestó' requisar un gato persa de 11 años. La propietaria del animal no podía pagar una deuda de 5.000 rublos (105 euros) por impago de gastos comunitarios. El animal fue requisado junto con un antiguo televisor. El coste establecido para la subasta del gato ascendía a 50 rublos (1 euro). Según los medios de comunicación de Sarátov, tras el arresto del gato su dueña pagó la deuda y sus propiedades le fueron devueltas.

Menos suerte tuvo un pequeño gato pelirrojo de dos años. A finales del año pasado se interpuso una demanda a su dueño, un habitante de la ciudad de Astraján de 50 años de edad, por una deuda de 280.500 rublos (5.946 euros). El amo del gato no podía pagar su deuda a una mujer a la que se le había quemado la casa por un descuido de este.

A principios de noviembre del año pasado, la policía judicial procedió al 'arresto' del gato. Además del animal, se le requisó un ionizador de aire, un televisor, una lámpara de mesa, una plancha y un teléfono móvil. En la actualidad el gato se encuentra oficialmente a la venta. La venta del animal es responsabilidad de la Agencia Federal de Administración de la Propiedad Estatal. El precio de salida del 'gato pelirrojo con pata derecha rota' es de 200 rublos (4 euros).

Los gatos no son el único animal doméstico que se requisa por las deudas de sus dueños. La venta de animales de granja (gallinas, vacas, cabras y caballos) es una práctica habitual desde hace tiempo. Muy a menudo, en las subastas se exponen perros de raza y animales exóticos. Según datos del departamento de ventas de propiedad requisada, en este momento se encuentra a la venta un cachorro de pointer alemán de seis meses por 300 rublos (6 euros), dos tortugas y tres papagayos de distinto tipo.  

Artículo publicado originalmente en ruso en Argumenti i Fakti.