Cómo son los rusos... según las encuestas

Los datos revelan la importancia de la familia, la desconfianza en las relaciones sociales y cierto optimismo respecto al futuro. Fuente: Mijaíl Beznósov / Ria Novosti

Los datos revelan la importancia de la familia, la desconfianza en las relaciones sociales y cierto optimismo respecto al futuro. Fuente: Mijaíl Beznósov / Ria Novosti

Según las encuestas, lo más importante para los rusos es la familia. En su gran mayoría, tienen la esperanza de que las cosas mejoren en el futuro, desean tener buenos amigos, opinan que en las relaciones sociales se debe tener cuidado y no les interesan las pensiones. Además, están seguros de que no hay nadie que les pueda proteger de los atentados terroristas y también se muestran cautelosos al hablar sobre Estados Unidos y Europa.

Sobre lo personal

Según las encuestas del Centro Ruso de Estudio de la Opinión Pública (VTsIOM por sus siglas en ruso), lo que más desea el 93% de la sociedad es crear una familia feliz, un 91% desea tener buenos amigos y un 90% ser honrado.

Un 65% de los rusos han empezado el nuevo año con una actitud positiva y un 56% con la esperanza de que en el país todo vaya bien. Únicamente una tercera parte de los encuestados prevé comenzar el año 2014 con dificultades. Los sociólogos señalan que cada año los rusos optimistas superan a los pesimistas.

Según la Fundación Opinión Pública (FOM), los rusos son bastante desconfiados. Sólo uno de cada cinco declara que confía en la mayoría de la gente, tres cuartas partes aseguran que “en las relaciones sociales hay que tener cuidado”. 

Sobre la sociedad

Las autoridades federales están cambiando la legislación sobre pensiones. Por primera vez en la historia, todos los ciudadanos tienen la posibilidad de disponer de una parte de su pensión acumulada. Pueden elegir entre entregar su pensión a un fondo privado o dejar su gestión al Estado, aunque en este caso el ahorro es algo menor.

Las encuestas sociológicas muestran que únicamente un 17% de los rusos se interesa activamente por las cuestiones relacionadas con la pensión. Se trata fundamentalmente de personas de mediana edad, de 35 a 44 años, que viven en las grandes ciudades del país y poseen ingresos altos. Un 44% de los rusos piensa en su pensión de vez en cuando, mientras que un 39% de los encuestados no posee ningún interés en este tema. Casi la mitad de los rusos prefiere que sea el Estado y no ellos quien tenga que preocuparse de sus pensiones.

Por otro lado, según los datos, los rusos sienten que viven constantemente amenazados. El 63% duda de que el Gobierno pueda protegerlos de nuevos atentados terroristas, de los cuales un 44% asegura que no hay ningún modo de salvarse del terrorismo. Los ciudadanos que más protegidos se sienten son los de Moscú y San Petersburgo.

Los rusos no perdonan a los convictos. Un 61% de los encuestados se posiciona en contra de permitir a expresidiarios ocupar cargos estatales. Los ciudadanos que se expresan su negativa más categóricamente en esta cuestión son las mujeres (65%) y las personas de tercera edad (68%). 

Sobre otros países

En materia de política exterior, el centro Levada muestra en un estudio que durante los últimos años los rusos han desarrollado una opinión negativa sobre Estados Unidos y la Unión Europea. La opinión negativa sobre los Estados Unidos se ha incrementado de un 23% en 2011 hasta un 37% en 2013; en cuanto a la UE, esta opinión ha aumentado de un 14% a un 29%.

Cuatro tipos de sociedad rusa

En general, en la actualidad los sociólogos observan que Rusia está dividida en cuatro tipos de sociedad.

La primera es la sociedad postindustrial, la Rusia de las dos capitales: Moscú y San Petersburgo. Los ciudadanos están de acuerdo con los valores occidentales actuales, su vida se diferencia poco de la del europeo medio. La segunda sociedad es la Rusia de las grandes ciudades industriales de más de un millón de habitantes (Novosibirsk, Samara, Ekaterimburgo, Kazán, Volgogrado, etc.), en las que la vida de la gente se estructura según las leyes del mundo industrial.

La tercera es la llamada 'pequeña Rusia', población agrícola que vive de la agricultura natural y de pequeñas ayudas sociales del Estado. En esta sociedad, para la gente lo importante no es el dinero ni el bienestar social, sino la opinión de sus vecinos, ya que saben que pueden contar con ellos en caso de dificultades. Y la cuarta, la del Cáucaso. Esta sociedad está basada en un sistema de clanes: la vida de cada persona depende ante todo de la decisión de su familia.