Se prohíbe llevar líquidos a bordo de los aviones

Fuente: Mijaíl Mokrushin / Ria Novosti

Fuente: Mijaíl Mokrushin / Ria Novosti

Las autoridades rusas prohíben a los pasajeros portar líquidos a bordo de los aviones. Esta limitación se aplicará en todos los aeropuertos de Rusia. Todavía no se sabe cuánto tiempo durará, pero los expertos afirman que se revocará una vez terminadas las Olimpiadas.

Rosaviatsia, organismo gubernamental encargado del control aeroportuario, ha prohibido portar líquidos a bordo de los aviones en todo el territorio de Rusia. Los funcionarios han declarado que esta medida tiene como objetivo garantizar la seguridad de los pasajeros. Formalmente no se trata de una prohibición, sino de una "recomendación imperiosa" de entregar todos los líquidos que se porten en el equipaje. Las nuevas medidas de seguridad están relacionadas con el creciente riesgo de atentados terroristas, explicó Rosaviatsia.

"Estas medidas serán temporales, estarán vigentes hasta que terminen las Olimpiadas. Posteriormente todo volverá a la situación anterior y puede que sea incluso más democrático porque en general el sistema de seguridad tiene todo bajo control", declaró Oleg Smirnov del órgano estatal para el control del transporte.

La limitación no afecta a medicamentos y otros elementos necesarios para la vida del pasajero durante el vuelo. Sin embargo tan solo se les permitirá subirlos a bordo después de haber sido comprobados por el servicio de seguridad del aeropuerto. No se especifica cómo comprobaran los agentes la importancia de la medicina. El portal de noticias Lenta.ru escribe que anteriormente los representantes del aeropuerto Vnúkovo afirmaban que se permitiría a los pasajeros llevar medicamentos a bordo únicamente con un certificado médico.

Los primeros en anunciar la prohibición de llevar líquidos en el equipaje de mano fueron los aeropuertos moscovitas de Sheremétievo y Vnúkovo. Según informó el servicio de información del segundo, la limitación está relacionada con las Olimpiadas de Sochi  y estará en vigor hasta el 21 de marzo de 2014.

El presidente Consejo público Rostransnadzor (órgano estatal para el control del transporte), Oleg Smirnov, está convencido de que la decisión de los gobernantes es correcta y considera que los pasajeros no necesitan cosméticos a bordo para viajar. "Esta medida tiene un gran significado. Nos estamos preparando para un acontecimiento de nivel internacional, para las Olimpiadas. El gobierno tiene en primer lugar la obligación de ocuparse de la seguridad de los participantes y los visitantes, por eso ha introducido estas medidas en los aeropuertos de Rusia. Es comprensible la indignación de los pasajeros pero hay que comprender también a aquellos que garantizan la seguridad", dijo el experto.

Smirnov señala que este tipo de medidas se han hecho necesarias después de la serie de atentados que tuvieron lugar a finales de 2013 en Volgogrado, al sur de Rusia.

"Sabemos que el objetivo de los terroristas son los civiles y lo mejor es preocuparse porque haya el máximo nivel de seguridad. Resulta muy difícil saber por qué han comenzado por los líquidos, es probable que los servicios de seguridad sepan que existen sustancias explosivas que se pueden hacer pasar por líquidos y llevar a bordo de un avión", dijo Smirnov.

El director ejecutivo de la organización social Asociación de la industria de seguridad, Alexander Ivanchenko, está convencido de que esta prohibición es redundante. "Yo tengo que volar a menudo y tengo la posibilidad de comparar el nivel de seguridad de los aeropuertos rusos y extranjeros, y puedo decir que en Rusia es bastante digno. Estos esfuerzos extras que ha aprobado Rosaviatsia, son necesarios porque era difícil pensar en alguna otra cosa, todo ha sido tenido en cuenta", nos dice.

Este experto dice que muchos países, por el contrario, no limitan el transporte de líquidos. "Creo que esta medida es más formal ya que las medidas de seguridad ya son muy estrictas y resulta bastante difícil implantar alguna más", concluyó Ivanchenko.

Antes de esta prohibición en los aeropuertos rusos se podían llevar a bordo un volumen de líquidos de hasta 100 mililitros. La limitación no se aplicará a los medicamentos o la comida infantil.