Debate en Rusia acerca de la educación sexual en las aulas

Fuente: RG

Fuente: RG

Una encuesta realizada por el Ministerio de Salud muestra que la tasa de embarazos adolescentes en Rusia es menor que en EE UU, pero más alta que en Europa occidental. Al parecer, la mayoría cree que sería conveniente que hubiese una educación sexual en las escuelas, aunque las discrepancias empiezan al definir cómo y cuándo.

El concepto de “niña madre” y  de “matrimonio infantil” suena absurdo e incluso incivilizado. Sin embargo, hoy en día forman parte de una realidad. La edad en que se inician los contactos sexuales entre chicas y hombres es cada vez más baja. 7,3 millones de chicas adolescentes en el mundo se convierten en madres cada año antes de los quince años. Dos millones de ellas dan a luz incluso antes, cuando aún no han cumplido los 14 y entablan  relaciones sexuales incluso con anterioridad a esa edad. Las chicas rusas, como demuestra la primera investigación realizada a escala global, no son una excepción.

En Rusia se realizó por primera vez en la historia una encuesta nacional representativa a gran escala sobre la salud reproductiva de las rusas, recogiendo datos en 60 regiones. La iniciativa fue organizada conjuntamente por el Rosstat (Servicio Estatal de Estadística de la Federación Rusa) y el Ministerio de Salud de la Federación de Rusia, en colaboración y con el apoyo financiero del Fondo de las Naciones Unidas para Actividades en materia de Población.

En Rusia las mujeres pueden abortar por propia voluntad hasta las 12 semanas de embarazo; hasta las 22 semanas en caso de violación y en cualquier momento por cuestiones médicas. Los abortos (al menos los quirúrgicos y los miniabortos) están incluidos en el seguro de salud obligatorio y son gratuitos para las mujeres.

Según el estudio, la tasa más alta de embarazo infantil entre los países desarrollados se encuentra en los Estados Unidos. En Rusia este índice también es bastante elevado, pero menor que en Europa del Este y más alto que en Europa occidental.

“Como demuestra la encuesta, el grupo más joven de encuestadas tienen una visión distinta en relación con su salud, incluida la salud reproductiva, con respecto a encuestadas de otras franjas de edad”, dice Irina Troitskaya, investigadora de alto rango en el Centro de Estudios de Población de la Facultad de Economía de la Universidad Estatal Lomonósov de Moscú. “Sólo la mitad (53%) de las encuestadas visitaron el médico en los doce meses anteriores a la encuesta; el 13% había pospuesto su visita al médico”.

En Rusia se ha debatido sobre si se debe enseñar educación sexual en las escuelas o no. Las encuestas han demostrado que esta información es necesaria para los alumnos. El 88% de los encuestados se manifestó a favor de la educación sexual en la escuela para saber cómo ocurre el embarazo  (87,8%), qué  tipo de infecciones se transmiten por contacto sexual (87,6%) y qué métodos de anticoncepción existen (87,4%).

Hay división de opiniones respecto a cuál es la edad adecuada para empezar esta educación.  Por lo que respecta a las cuestiones relativas a la procreación uno de cada dos encuestados se muestra a favor de empezar antes de los 14 años; el 43,5% sugiere empezar este curso cuando los niños tengan entre 14 y 15 años; y al 6,5% optan por brindar este tipo de educación  a mayores de 16 años.

Sólo casi una de cada diez mujeres cree que en las escuelas no se debe enseñar educación sexual, por las siguientes razones: los profesores no están lo suficientemente capacitados para impartir estos conocimientos (8,1%); la educaciónsexual animará a los jóvenes a entablar relaciones sexuales más pronto (7,1%); la educación sexual debe llevarse a cabo sólo en casa (6,2%); la educación sexual es contraria a las creencias religiosas (1,1%).

Los expertos señalan que los adolescentes claramente adolecen de falta de conocimientos sobre cómo prevenir los embarazos y que ellos son conscientes de su ignorancia.

“La escuela debe convertirse en la principal fuente de información sobre las relaciones de género”, dice Troitskaya. “El estudio indica que el 85% de los encuestados apoya la inclusión de las cuestiones de género en los programas escolares”.

Los argumentos de los opositores de la educación sexual en la escuela también tienen sus argumentos. La disponibilidad de profesores cualificados, como el desarrollo de un currículo de alta calidad y la creación de libros de texto, es una condición necesaria para la inclusión de una asignatura sobre las relaciones de género en los programas escolares.

Las cifras de aborto también son un indicador de la cultura sanitaria y el bienestar material de la población, según los expertos. En Rusia, en 2011, había 26,7 abortos por cada 1.000 mujeres en edad fértil. Según datos del Rosstat, el número de abortos ha comenzado a declinar. La tasa de natalidad ha aumentado por primera vez en la última década y es equiparable a la tasa de mortalidad.

El estudio ha demostrado que en las zonas rurales y en Moscú las chicas (de media) se inician sexualmente, se casan y tienen hijos a una edad más temprana que en otras metrópolis y ciudades.

Además, cuanto menor sea el nivel de educación y de recursos económicos, más pronto se inician en estas actividades. Y a la inversa, cuanto mayor sea el nivel de educación y de prosperidad económica, más cuidadosas se muestran: entablan relaciones sexuales, se casan y dan a luz más tarde.

Artículo publicado originalmente en ruso en Moskovski Komsomólets.