El mercado de trabajo ruso necesita mano de obra

Según cifras oficiales hacen falta más de 150.000 personas para puestos no cualificados y 100.000 en empleos especializados. Fuente: PhotoXpress

Según cifras oficiales hacen falta más de 150.000 personas para puestos no cualificados y 100.000 en empleos especializados. Fuente: PhotoXpress

Las autoridades del país intentan elevar el prestigio de los oficios entre la juventud y reformar el sistema de formación profesional. Los expertos proponen solucionar este problema trayendo inmigrantes de países asiáticos, sobre todo de China y Vietnam.

El mercado de trabajo ruso necesita urgentemente trabajadores. El problema no solo afecta a Moscú sino a otras regiones del país donde se la industria está desarrollada. Por ejemplo en ciudades como San Petersburgo, UliánovskVladivostok, Riazán o Perm

El Servicio Federal de Trabajo y Ocupación de Rusia analiza la oferta y la demanda de los oficios más solicitados por los contratantes. De acuerdo con los datos de noviembre, en Rusia hacen falta alrededor de unos 100.000 trabajadores cualificados, 62.000 conductores, 37.000 albañiles, 31.000 trabajadores en hormigoneras y unos 28.000 yesadores, estibadores, cocineros, carpinteros y costureros.

Leonti Bizov, trabajador del Instituto sociológico de la Academia de Ciencias de Rusia, apunta que este problema está enmarcado dentro de una tendencia general mundial en la que las grandes ciudades desarrolladas "dentro de la revolución postindustrial se liberan de la industria en todo el mundo y se dedican a diferentes tipos de servicios y no a la producción en sí de productos".

"La juventud no quiere trabajar en la producción, del total de la población en edad laboral tan solo están dispuestos a dedicarse a esta ocupación aquellos que tienen más de 40 años", dice el sociólogo. "Hoy en día el trabajo de peón es reducto de aquellos que no tienen muchas posibilidades”.

En su opinión, la juventud que vive en ciudades de más de un millón de habitantes se ha malacostumbrado a sueldos relativamente altos y a unas condiciones de trabajo cómodas en la oficina, donde no hay polvo ni suciedad ni frío.

"El sueldo medio por un trabajo de oficina es equiparable al de la fábrica y es de unos 900-1200 dólares al mes. Ante esta situación es evidente que los jóvenes eligen la oficina. Por este dinero tan solo están dispuestos a pasarse el día delante de una máquina la gente de generaciones más mayores", resume Bizov.

Por su lado, las autoridades tratan de popularizar los oficios. Por ejemplo, ya es el segundo año que en Moscú se realiza el programa "La fábrica para los niños", dentro del cual se lleva a los escolares a las fábricas para enseñarles cómo se montan los motores, cómo se producen los cosméticos, cómo se cose la ropa o se preparan las tartas. 

Mientras tanto en la práctica, encontrar un trabajo bien pagado en una especialidad resulta bastante complicado. A pesar de que según el Banco Federal, en el país hay puestos de trabajo de sobra.

El vecino de San Petersburgo, Iliá Lille, ha trabajado cinco años para una importante empresa privada de la ciudad.

"Teníamos una plantilla de seis personas. Todos cobrábamos unos 2.400 dólares mensuales de media, algunos meses cobrábamos incluso más de 3.000", nos cuenta. "El año pasado la empresa decidió despedir a todos y externalizar los servicios de trabajos industriales. Ahora en caso de que sea necesario la empresa contrata este servicio a trabajadores de Bielorrusia o de otros países de la CEI. Hasta donde yo sé, se les pagan dos veces menos, alrededor de unos 900 dólares al mes".

Muchos de los inmigrantes trabajan de forma irregular y en una condiciones laborales mucho peores.

El vicedirector de la cátedra de economía regional y geografía económica de la Escuela Superior de Economía, Alexéi Skopin, opina que Rusia ha pasado la etapa de desarrollo industrial, por eso hace hincapié en que no es necesario que la juventud tenga un oficio.

"Es mejor solucionar la necesidad de puestos de trabajo del país con inmigrantes de países del sudeste asiático, sobre todo de China y Vietnam. Son fuentes de trabajo ideales ya que allí desde pequeños se prepara a la juventud para trabajar en la industria", dice Skopin. 

Según este experto, el único área de la economía donde hacen falta trabajadores es en las empresas militares de defensa, donde ahora mismo se concentra la alta tecnología industrial. Señala que en estas fábricas de tecnología de seguridad no se permite la entrada de inmigrantes, por eso en el país cada año hace falta preparar con este fin a unos 40.000-50.000 trabajadores.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.