El Ártico, territorio de diálogo

Fuente: La Sociedad Geográfica Rusa / Iliá Menshikov

Fuente: La Sociedad Geográfica Rusa / Iliá Menshikov

Los pasados 24 y 25 de septiembre se celebró en Salejard, a 2.000 kilómetros al norte de Moscú, el III Foro Internacional “El Ártico, territorio del diálogo”. El tema principal este año ha sido la seguridad ecológica en la región. En el marco del foro ha tenido lugar un encuentro bilateral entre Vladímir Putin y el presidente de Islandia, Ólafur Grímsson, en el que trataron cuestiones relacionadas con la colaboración en el ámbito económico y comercial así como la cooperación bilateral en el Ártico.

La elección del lugar para celebrar el foro no ha sido casual. Salejard es la única ciudad del planeta situada dentro de los límites del Círculo Polar Ártico. Además es el centro administrativo del distrito autónomo de Yamalo-Nénets, una de las zonas árticas más desarrolladas de la Federación Rusa. “Si viajas de Salejard a Noruega no notarás prácticamente ninguna diferencia”, opina Guennadi Oleinik, director ejecutivo de la Sociedad Geográfica de Rusia, que organiza el evento. 

Durante la inauguración del foro el gobernador del distrito autónomo de Yamalo-Nénets, Dmitri Kobylkin, subrayó tres principios fundamentales en los que se basa toda la actividad en la región. El primero es la preservación de la cultura, las costumbres y las tradiciones de las minorías indígenas del Norte, cuya población ha aumentado durante los últimos 10 años en un 11 % y hoy en día asciende a 42.000 personas.

El Foro Internacional “El Ártico, territorio del diálogo”, se celebra desde 2010 por iniciativa de Vladímir Putin. Se debaten cuestiones relacionadas con el desarrollo de la región. La primera edición se celebró en septiembre de 2010 en Moscú y estuvo dedicada a los problemas actuales del Ártico. La edición de 2011 tuvo lugar en Arjánguelsk, donde los participantes del foro discutieron sobre la formación de un sistema de transporte a través del Ártico. 

El segundo punto principal es la ampliación de zonas naturales protegidas y la liquidación de la contaminación acumulada. En la actualidad, uno de cada diez metros cuadrados del territorio de Yamal posee el estatus de zona protegida. 

El tercer principio consiste en garantizar la armonía y el equilibrio entre los intereses de las compañías energéticas y los de las minorías étnicas. En esta zona se extrae más del 10 % del petróleo de Rusia y cerca de un 90 % del gas natural. En estos momentos se está construyendo una fábrica de licuación de gas de la compañía Yamal-SPG y un nuevo puerto marítimo ártico en Sabetta, pero cada uno de los proyectos de las compañías petroleras debe pasar obligatoriamente por un proceso de auditorías públicas en las que también participan representantes de las minorías étnicas locales. “Para nosotros es importante que ningún proyecto industrial se lleve a cabo en Yamal sin tener en cuenta los más estrictos estándares ecológicos”, señala el gobernador de Yamalo-Nénets. 

 

Fuente: La Sociedad Geográfica Rusa / Iliá Menshikov

En el Foro Ártico han participado más de 700 personas, entre ellos se contaban representantes de organizaciones canadienses, noruegas, finlandesas y groenlandesas dedicadas a los distintos problemas del Ártico. Después de su llegada a Salejard, en la mañana del 24 de septiembre, todos ellos cumplieron con el ritual de cruzar el Círculo Polar, algo que según las creencias de los pueblos del norte sirve para demostrar que se ha llegado a la tierra de Yamal con pensamientos puros y buenas intenciones. 

Uno de los momentos clave del Foro fue el encuentro de Vladímir Putin con el presidente de Islandia, Ólafur Grímsson. La colaboración comercial ruso-islandesa muestra un crecimiento estable: en 2012 el volumen de comercio bilateral alcanzó los 211,9 millones de dólares. Durante el primer semestre de 2013 el comercio ha aumentado en comparación con el periodo análogo del año anterior en un 15,6 %. 

Además, la energía geotérmica será una nueva área de colaboración con Islandia. En estos momentos se está estudiando la posibilidad de construir centrales eléctricas basadas en fuentes de energía renovables en el Extremo Oriente. Ya se han comenzado a realizar proyectos conjuntos en la industria maderera: Norvik Group ha construido una fábrica de maderas para construcción en Syktyvkar, y la empresa islandesa Raftakan, fabricante mundial de pescado seco, ha abierto en Múrmansk una gran planta de procesamiento de pescado. El volumen de la inversión islandesa asciende a unos cuatro millones de euros.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.