Los reclusos de las cárceles rusas son encuestados

Fuente: ITAR-TASS

Fuente: ITAR-TASS

En los centros penitenciarios de la provincia de Cheliabinsk se está realizando una encuesta inusual, según ha explicado Vladímir Osechkin, director de un grupo de trabajo para la protección de los derechos de los reclusos adscrito a un comité de la Duma Estatal. Osechkin espera que todos los presos rusos puedan recibir estos cuestionarios en un futuro próximo.

A juzgar por las preguntas que se plantean a los reclusos, el Servicio Federal de Cumplimiento de Penas (FSIN, por sus siglas en ruso) admite de facto que en los centros penitenciarios y las prisiones preventivas existen distintos rangos de presos. Se propone a los reclusos que expliquen cuál es su relación con los ‘espectadores’ (aquellos que de hecho controlan el orden en la celda) y las costumbres criminales.

En el cuestionario hay varias preguntas que favorecen la comprensión del estado psicológico de una persona. Así, por ejemplo, se les pregunta qué sienten (soledad, angustia, etc.), qué es lo que más temen en este momento (ser agredidos por otros condenados,  sufrir una injusticia por parte de los funcionarios de prisiones, perder la relación con los suyos, etc.).

Los expertos creen que esta investigación sociológica está relacionada con un estudio sobre la situación de los centros penitenciarios que se realizó después de un importante motín de presos que tuvo lugar el año pasado.

Osechkin ha prometido poner este documento a disposición del grupo de trabajo para la protección de los derechos de los reclusos en la Duma Estatal para que sea sometido a examen.

El FSIN no ha emitido ningún comentario oficial respecto a la encuesta. Sin embargo, a principios de septiembre el director del Instituto de Investigaciones Científicas del FSIN de la Federación Rusa, Viacheslav Seliviórstov, explicó que sus expertos habían llevado a cabo una encuesta, de la que se desprendía que las condiciones de los centros de detención forzosa han mejorado en los últimos 10-15 años.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.