Moscú aumentará la presión sobre el empleador para luchar contra inmigración ilegal

Este mes habido detenciones masivas y se han instalado campos de detención en las afueras de la capital. Fuente: Tatiana Kravtchenko/RG

Este mes habido detenciones masivas y se han instalado campos de detención en las afueras de la capital. Fuente: Tatiana Kravtchenko/RG

La inmigración está siendo uno de las cuestiones más debatidas antes de las elecciones a la alcaldía de Moscú que tendrán lugar el 8 de septiembre. Ha habido acciones masivas contra los trabajadores irregulares, pero ahora las autoridades se comprometen a multar y perseguir a los empleadores.

"Los mecanismos existentes para luchar contra la inmigración ilegal se limitan a la elaboración de informes administrativos y a la detención de personas y no nos permiten proteger plenamente los intereses de los ciudadanos. Tenemos que cambiar nuestra táctica, centrar nuestras fuerzas en la promoción de los casos de delitos, en especial con respecto a los empleadores sin escrúpulos", declaraba el jefe de la policía de Moscú hace unos días en la última reunión de la alta dirección. 

Según datos de RBC Daily, las subdelegaciones de la policía ya han recibido la orden de iniciar la búsqueda de aquellos que dan trabajo a los irregulares. 

Desde hace varias semanas se suceden en Moscú redadas masivas contra los inmigrantes irregulares. Se han detenido miles de personas y los centro de internamiento están saturados. Muchos rusos no ven con buenos ojos a los inmigrantes y se manifiestan a favor de endurecer las leyes que regulan su entrada. Sobre todo a las personas procedentes de países de Asia Central (Tayikistán, Uzbekistán y Kirguizistán). Según algunas estimaciones en Moscú viven hasta 2,5 millones de extranjeros.

“Las redadas no van a cesar, sino que cambiará el mecanismo de actuación tras la detención: en lugar de introducirlo en las bases de datos y luego mandarlo al gueto para que sea deportado, como se hace ahora, los agentes se centrarán en aclarar dónde trabaja y a continuación buscarán a su empleador”, comentaba una fuente de RBC Daily de la Dirección General de la capital. 

Algunos podrían incluso ser liberados a cambio de su cooperación con las fuerzas del orden. “Obviamente, esto se hará de forma no oficial, pero sí podría implantarse ese sistema de recompensa”, opinan en la policía de Moscú. 

Esta nueva forma de trabajar de la policía ya ha visto sus primeros éxitos. Hace unos días, la dirección del Ministerio de Interior en los alrededores de Troitski y Novomoskovski llevó a cabo una inspección en el mercado Mezhdunarodni. Como resultado, se han presentado cargos por organización ilegal de la migración contra el director del mercado, D. Jafarov, contra la subarrendataria del taller de costura, M. Danílova,, y contra el director de dicho taller, S. Zhuráev.  Por su parte, los detenidos han sido enviados a un centro de detención. 

El jefe del Comité de la Duma de Trabajo y Política Social, Andréi Isáev, se hace eco de las acciones de la policía de la capital en una columna en el periódico Komsomólskaya Pravda, donde escribió sobre la necesidad de "reforzar las medidas contra los empleadores que utilizan mano de obra ilegal." 

"Hablo de graves penas de cárcel y de multas no grandes, sino desorbitadas. Sin embargo, es importante distinguir entre aquellos que utilizan inmigrantes ilegales a escala industrial, creando un régimen de esclavitud en nuestra economía, y los ciudadanos comunes y corrientes que optan por contratar inmigrantes para que los ayuden con la huerta o el jardín (en cuyo caso no se aplicarán medidas tan drásticas)", decía, y añadía que este otoño la Duma del Estado se encargará de hacer los cambios legislativos pertinentes. 

La presidenta del Consejo Público de la Delegación General del Ministerio de Interior en Moscú, Olga Kostina, opina que el Ministerio del Interior no debe esperar a los diputados, sino que deben desarrollar ellos mismos un proyecto de ley que endurezca las sanciones para los empleadores. "El aumento sin precedentes en la captura de los inmigrantes, así como estos campos, es todo parte de una lucha, no con la causa, sino con las consecuencias: la detención y la deportación de inmigrantes puede ser un proceso interminable y muy doloroso”, opina. 

“Es necesario que las personas que están realmente involucradas en la trata de esclavos sean privadas como mínimo de su negocio y como máximo de su libertad”. 

Los abogados señalan que la policía tiene dificultades con la base de pruebas. "La responsabilidad penal no es solo por la contratación de irregulares, sino por ayudarlos a cruzar la frontera, ofrecerles una vivienda y otros servicios, es decir, por la recepción completa del trabajador extranjero con un método de trabajo opresivo”, dice Antón Alexéiev, jefe de abogados del bufete Yakovlev y Asociados. “Registrar todo esto en documentos será problemático". 

Si, a pesar de todo, se logra hacer, según Serguéi Klimenko, abogado del bufete Jrenov y Cía, estos empleadores podrían enfrentarse a hasta siete años de prisión y una multa de hasta medio millón de rublos (15.000 dólares). 

Tampoco el sector empresarial tiene mucha fe en los éxitos de esta operación especial de la policía. “El mecanismo es unidireccional. No creo que vaya a generar el efecto deseado. Necesitamos reglas de juego transparentes; de lo contrario esto solo llevará al fortalecimiento de la corrupción. Es cierto que hay muchos problemas con los inmigrantes, pero se están introduciendo normas que en la práctica no se aplican. Por ejemplo, el conocimiento obligatorio de la lengua rusa  por parte de los inmigrantes, entre otras”, opina Alexander Brechalov, director de OPORA Rusia (la Organización Pública de toda Rusia de la Pequeña y Mediana Empresa). 

Artículo publicado originalmente en ruso en RBC Daily. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.