El brote de viruela en el Aral, oculto 30 años

Tuvo lugar en Aralsk,remota ciudad soviética situada actualmente en Kazajistán, en una base de producción de armas biológicas. Fuente: Alamy / Legion Media

Tuvo lugar en Aralsk,remota ciudad soviética situada actualmente en Kazajistán, en una base de producción de armas biológicas. Fuente: Alamy / Legion Media

En la remota localidad de Aralsk, junto al mar de Aral, la Unión Soviética instaló una base para producir armas biológicas que incluía el uso de viruela, lo que provocó la muerte de tres personas en un hecho que se mantuvo oculto durante más de treinta años. En estos días se cumplen 42 años del suceso.

Es el año 1925 y el 17 de junio en Ginebra se firmó un protocolo según el cual los países signatarios se comprometían a erradicar el uso de armas químicas tras los horrores de la Primera Guerra Mundial. La Unión Soviética fue uno de los firmantes, pero en algún momento de la década de 1920 el gobierno soviético, en secreto, comenzó su programa de armamento biológico. Iósif Stalin abandonó momentáneamente este propósito tras la invasión nazi de la Unión Soviética.

La base secreta de Aralsk-7 fue construida en 1954 en la isla Vozrozhdeniya, que en ese momento formaba parte de la República Socialista Soviética de Uzbekistán, pero era una región disputada con Kazajistán. La isla, también conocida como la isla Renacimiento, se ubica en el centro del mar de Aral –entonces el cuarto lago más grande del mundo–, pero posteriormente se convertiría en una península.

En este lugar comenzaron a llevarse a cabo actividades experimentales de tipo biológico con diferentes agentes al aire libre. Aralsk-7 estaba probando los patógenos que causaban ántrax, tularemia, brucelosis, peste, tifus, fiebre Q, viruela, la encefalitis equina venezolana y la toxina botulínica.

Desde ese momento comenzaron a aparecer, como consecuencia de ello, episodios puntuales de muerte masiva de peces en la zona, elevados índices de mortalidad en el saiga –un antílope muy característico de Tartaristán y en las antiguas repúblicas soviéticas de Asia Central– y casos de infecciones en algunos visitantes a las instalaciones de la isla.


Ver mapa más grande

El incidente

Uno de los generales soviéticos responsables de gestionar el programa biológico era Piotr Burgasov, quien reconoció –30 años después– que el brote de viruela se debió a un experimento con 400 gramos de este virus que ocurrió el 30 de julio de 1971.

Burgasov relató que fue informado de una serie de “misteriosos casos de mortalidad” en Aralsk, ciudad portuaria de Kazajistán. El barco de investigación Lev Berg llegó a 15 kilómetros de la isla, cuando estaba prohibido hacerlo a menos de 40, y una joven miembro de la tripulación tomaba pruebas de plancton dos veces al día. Inevitablemente, la mujer contrajo el virus y el 6 de agosto llegó a Aralsk muy enferma.

La joven fue llevada a su hogar, donde fue tratada por su madre y sufrió altas fiebres. Un doctor visitó a la enferma y le recetó antibióticos y aspirina. Pocos días después comenzaron a aparecer en la paciente erupciones en el cuello, la cara y el cuero cabelludo, sin embargo logró recuperarse tras ser vacunada y el 15 de agosto viajó a Alma-Ata (entonces capital de Kazajistán) a casarse.

El 27 de agosto, su hermano de nueve años fue contagiado. El pediatra diagnosticó urticaria al pequeño y le recetó tanto tetraciclina como aspirina. Sin embargo, el uso de aspirina en estos casos no es aconsejado, ya que puede agravar la urticaria. No obstante, se recuperó en dos semanas y el 13 de septiembre acude normalmente al colegio, pero fue puesto en cuarentena por las autoridades tras conocer su contacto con el brote.

En las tres semanas siguientes, seis adultos y dos niños de Aralsk presentan los mismos síntomas. Los dos niños y un adulto de 23 años de edad, todos sin vacunar, fallecen a causa del brote de viruela.

Tras sucederse las primeras muertes humanas directamente relacionadas con las instalaciones de Aralsk-7, Burgasov ordenó suspender el trayecto de ferrocarril que conecta las ciudades de Alma-Ata, en Kazajistán, con la capital Moscú, y se puso en contacto con Yuri Andrópov, futuro Secretario General del Partido Comunista pero en ese momento presidente del KGB, para informarle de la epidemia.

El Gobierno regional y el central guardaron silencio sobre lo que estaba ocurriendo en la isla Renacimiento, pero, al menos, tras suspenderse las conexiones con el resto del país el brote quedaba controlado en la región.

Mientras tanto, el 10 de abril de 1972 la Unión Soviética firmaba la Convención sobre armas biológicas que garantizaba el desarme multilateral de los países signatarios. 

Versión alternativa

No fue hasta 2002 cuando se tuvo noticia de lo ocurrido en el mar de Aral hace más de 30 años. El gobierno kazajo encargó una investigación al doctor Alan P. Zelicoff, quien llegó a entrevistar a las dos primeras personas que contrajeron el virus. La mujer que formó parte de la tripulación del Lev Berg dio su versión de los hechos y difería en algunos asuntos con la versión oficial de las autoridades de ese momento.

Según los oficiales soviéticos, la tripulación se detuvo en las localidades uzbekas de Uyaly, Komsomolsk-on-Ustyurt y Muynak, en la que, en ésta última, la mujer habría comprado algunos suvenires en el mercado local. Sin embargo, la entrevistada negó haberse bajado del barco en esas localidades y aseveró que sólo los hombres podían abandonarlo.

Las autoridades aseguraron que el contagio tuvo lugar en alguna de esas tres localidades a finales de julio. El doctor Zelicoff, en cambio, sostiene que el promedio para la incubación de la viruela es de 13 días por lo que, si la paciente enfermó el 6 de agosto el contagio debió haber sido entre el 23 y 27 de julio, pero no llegaron a Uyaly hasta el 29 de julio, por lo que la versión oficial quedaba contra las cuerdas.

El doctor Zelicoff apuntó el origen del brote a una posible llegada desde Afganistán, ya que el último estallido de viruela en territorio soviético llegó procedente de este país en 1961 dada la intensa actividad comercial en esta zona. De hecho, la Organización Mundial de la Salud registró 482 casos de viruela en Afganistán en los primeros meses de 1971.

Nunca se supo nada del asunto hasta que el 15 de junio de 2002 The New York Times se hizo eco del informe del doctor Zelicoff. En 1979, la Unión Soviética volvió a vivir un episodio similar con un brote de ántrax en Sverdlovsk –actualmente Ekaterimburgo–. El caso de armas biológicas de Aralsk-7 fue llevado a la ficción con el videojuego de 2010 Call of Duty: Black Ops

Por otra parte, la isla Vozrozhdeniya tenía otro nuevo objetivo para el gobierno soviético, que desvió parte del agua de los afluentes que bañaban el mar de Aral en 1960 para regar los terrenos de Asia Central y fomentar el cultivo de algodón, lo que provocó que el mar de Aral se secase por completo y la localidad de Aralsk acabase convirtiéndose en un cementerio de barcos. Por ello, en 2002 la isla acabó uniéndose totalmente al continente formando una península.